La ley an­ti­ba­rras po­dría pa­sar di­rec­to a mar­zo

La Voz del Interior - - Política - Juan Jo­sé Do­mín­guez Co­rres­pon­sa­lía Bue­nos Ai­res

El acuer­do es só­lo de pa­la­bra. No hay na­da más que ga­ran­ti­ce efec­ti­va­men­te que el mar­tes 18 se reali­ce la se­sión ex­tra­or­di­na­ria de Dipu­tados para dar­le me­dia san­ción al pro­yec­to de ley an­ti­ba­rras.

Va­rios dipu­tados con­sul­ta­dos por La Voz di­je­ron que ven un pa­no­ra­ma ne­gro: si no se apro­bó el jue­ves pa­sa­do, es que es­te pro­yec­to, pe­di­do es­pe­cial­men­te por el pre­si­den­te Mauricio Ma­cri, no se vol­ve­rá a tra­tar en la Cá­ma­ra Ba­ja has­ta mar­zo.

Sin em­bar­go, otros re­sal­tan que hay un com­pro­mi­so ex­plí­ci­to del pe­ro­nis­mo, el mas­sis­mo y el kirch­ne­ris­mo de tra­ba­jar en un tex­to de con­sen­so y con­cu­rrir den­tro de dos se­ma­nas al re­cin­to. In­clu­si­ve, in­flan el pe­cho y va­ti­ci­nan una apro­ba­ción por una­ni­mi­dad.

El jue­ves, tras un acuer­do ge­ne­ra­li­za­do, Dipu­tados de­ci­dió no vo­tar el pro­yec­to de ley con­tra los ba­rra­bra­vas, que fi­gu­ra­ba en el te­ma­rio de la se­sión, de­bi­do a nu­me­ro­sas di­fe­ren­cias so­bre la redacción y el con­te­ni­do, y pos­ter­ga­ron el de­ba­te para el día 18.

La de­ter­mi­na­ción de Dipu­tados sig­ni­fi­ca que es­te año no ha­brá ley an­ti­ba­rras: los se­na­do­res ya avi­sa­ron, aun­que Dipu­tados aprue­be el pro­yec­to el mar­tes 18, ellos no tie­nen ni tiem­po ni ga­nas de re­unir­se para tra­tar­lo des­pués del miér­co­les 12, cuan­do ha­rán su pro­pia y úni­ca se­sión de ex­tra­or­di­na­rias, tras la cual ce­rra­rán la per­sia­na y se irán de va­ca­cio­nes.

En Dipu­tados la ley vie­ne sien­do ne­go­cia­da in­ten­sa­men­te des­de ha­ce 72 ho­ras, pe­ro el tex­to aún es­tá en dis­cu­sión.

El éxi­to de­pen­de­rá del tra­ba­jo que reali­cen en los pró­xi­mos días los ase­so­res y los dipu­tados in­vo­lu­cra­dos con es­te asun­to, co­mo la ra­di­cal Gabriela Bur­gos, pre­si­den­ta del ple­na­rio de las co­mi­sio­nes de Le­gis­la­ción Pe­nal y Deportes; las mas­sis­tas Car­la Pi­tiot y Vanesa Mas­se­ta­ni; los kirch­ne­ris­tas Da­niel Scio­li y Adrián Gra­na, y la jus­ti­cia­lis­ta Ca­ro­li­na Moi­sés, en­tre otros.

La ley que en­du­re­ce los cas­ti­gos a los ba­rra­bra­vas no só­lo es pre­ten­di­da por la Ca­sa Ro­sa­da sino tam­bién por la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca y la opi­nión pú­bli­ca.

El dis­pa­ra­dor fue el ata­que al mi­cro que tras­la­da­ba al equi­po de Bo­ca al Mo­nu­men­tal para la fi­nal de la co­pa Li­ber­ta­do­res, co­mo con­se­cuen­cia del cual va­rios ju­ga­do­res xe­nei­zes ter­mi­na­ron he­ri­dos y el par­ti­do se sus­pen­dió dos ve­ces y se ju­ga­rá es­te sá­ba­do en Ma­drid.

El go­bierno de Ma­cri ya ha­bía pre­sen­ta­do la ini­cia­ti­va en agos­to de 2016, pe­ro co­mo el Se­na­do, cá­ma­ra por la cual ha­bía in­gre­sa­do, nun­ca la tra­tó, per­dió es­ta­do par­la­men­ta­rio.

De­por­ta­do

En es­te con­tex­to, la policía es­pa­ño­la re­sol­vió ayer de­por­tar a la Ar­gen­ti­na a Ma­xi­mi­li­ano Maz­za­ro, uno de los más pe­li­gro­sos ba­rra­bra­vas de Bo­ca, lue­go de que ate­rri­zó en el ae­ro­puer­to de Adol­fo Suá­rez Ma­drid-Ba­ra­jas.

La de­por­ta­ción se dis­pu­so de­bi­do a sus “nu­me­ro­sos an­te­ce­den­tes pe­na­les”. A su lle­ga­da a Bue­nos Ai­res, afir­mó que su in­ten­ción no era ir al es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu para pre­sen­ciar la fi­nal Ri­ve­rBo­ca (ver Mundo D), sino que “iba de va­ca­cio­nes a pa­sar la Na­vi­dad a Bar­ce­lo­na” con su fa­mi­lia.

El pro­yec­to en dis­cu­sión en la Cá­ma­ra de Dipu­tados tie­ne por ob­je­to jus­ta­men­te la prevención de he­chos vio­len­tos y la san­ción de de­li­tos co­me­ti­dos con mo­ti­vo o en oca­sión de la rea­li­za­ción de es­pec­tácu­los fut­bo­lís­ti­cos en to­do el te­rri­to­rio nacional.

Cas­ti­ga con dis­tin­tos ti­pos de pe­nas a quie­nes por­ten ar­mas en es­pec­tácu­los de­por­ti­vos; oca­sio­nen ava­lan­chas; eje­cu­ten agre­sio­nes o in­ti­mi­da­cio­nes; obs­tru­yan el trán­si­to; y re­ven­dan en­tra­das; con agra­van­tes si sus per­pe­tra­do­res son ba­rra­bra­vas o di­ri­gen­tes.

“Tra­pi­tos”

Res­pec­to de los cui­da­co­ches, la ini­cia­ti­va es­ta­ble­ce pri­sión de 1 a 6 me­ses a la per­so­na que, cuan­do se desa­rro­llen par­ti­dos de fút­bol, ofrez­ca el ser­vi­cio de cui­da­do de vehícu­los sin au­to­ri­za­ción, con pa­go a vo­lun­tad, en las in­me­dia­cio­nes del es­ta­dio, has­ta 2 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, mien­tras que la pe­na se­rá de pri­sión de 2 a 4 años cuan­do esa ac­ti­vi­dad se desa­rro­lla­re con exi­gen­cia de una su­ma de di­ne­ro, fi­ja o va­ria­ble. La ac­ti­vi­dad de los cui­da­co­ches es una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­so clan­des­tino de los ba­rra­bra­vas.

En es­te sen­ti­do, es­ta semana Va­mos Jun­tos, el ofi­cia­lis­mo de la ciudad de Bue­nos Ai­res, avan­zó en el tra­ta­mien­to de un pro­yec­to que, en­tre otros pun­tos, pre­vé pe­nas de arres­to a los “tra­pi­tos” y con­si­de­ra co­mo un agra­van­te que esa ac­ti­vi­dad sea coor­di­na­da en gru­pos.

Los cam­bios es­tán en­mar­ca­dos en el pro­yec­to de mo­di­fi­ca­ción del Có­di­go Con­tra­ven­cio­nal, que el mar­tes pa­sa­do ha­bía ob­te­ni­do dic­ta­men de co­mi­sión. En con­se­cuen­cia, la ini­cia­ti­va po­drá ser de­ba­ti­da en la Le­gis­la­tu­ra por­te­ña el jue­ves 13 de di­ciem­bre.

El co­mer­cian­te es­tá pa­ra­do al fren­te de su lo­cal en un co­que­to sec­tor de la pea­to­nal cor­do­be­sa. Al­gu­nos es­po­rá­di­cos clien­tes lle­gan al es­ta­ble­ci­mien­to. “La realidad es com­ple­ja y com­pli­ca­da”, es­bo­za, co­mo una síntesis de la si­tua­ción del país.

Tie­ne ra­zón. Es com­ple­ja por­que Eli­sa Ca­rrió, una de las ge­ne­ra­do­ras de la fuer­za go­ber­nan­te Cam­bie­mos, le qui­tó la son­ri­sa al pre­si­den­te Mauricio Ma­cri por los bue­nos re­sul­ta­dos que le ha­bía de­ja­do el G-20. Ex­ce­len­te or­ga­ni­za­ción, una pues­ta de la Ar­gen­ti­na an­he­la­da en el Tea­tro Co­lón y el com­pro­mi­so de in­ver­sio­nes por par­te de or­ga­nis­mos de Es­ta­dos Uni­dos y de Chi­na por más de ocho mil millones de dó­la­res.

La tem­pe­ra­men­tal le­gis­la­do­ra per­dió la pe­lea in­ter­na para ser de­sig­na­da al fren­te de una co­mi­sión de Dipu­tados que de­be con­tro­lar a los fis­ca­les. Y dis­pa­ró a man­sal­va. Ata­có por “fas­cis­ta” el pro­to­co­lo de se­gu­ri­dad de su exa­lia­da Pa­tri­cia Bull­rich y de­nun­ció que la Jus­ti­cia pro­te­ge a los po­de­ro­sos por inac­ción en más de 100 de­nun­cias for­mu­la­das por su agru­pa­ción.

La ac­ti­tud de Ca­rrió no es una bue­na se­ñal para quie­nes de­ben de­ci­dir si co­lo­can su di­ne­ro en la Ar­gen­ti­na. En las ho­ras pre­vias al G-20, Ni­co­lás Dujovne re­co­no­ció que los in­ver­so­res pre­gun­tan más por el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de 2019 que por los da­tos ma­cro.

Los arre­ba­tos de la le­gis­la­do­ra le res­tan em­pu­je a una coa­li­ción que nun­ca fun­cio­nó co­mo un equi­po de go­bierno.

Pe­ro Ma­cri tie­ne suer­te: el pe­ro­nis­mo tam­po­co es un ejem­plo de cohe­ren­cia. Na­die sa­be con cer­te­za si el PJ quie­re ser es­ta­tis­ta, pro­tec­cio­nis­ta, li­be­ral, con eco­no­mía de mer­ca­do o no, apli­car “mano du­ra” o no con­tra la de­lin­cuen­cia, et­cé­te­ra. Sus prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes son un cam­ba­la­che de po­si­cio­nes. Bas­ta leer sus de­cla­ra­cio­nes.

¡Ay, la eco­no­mía!

Tie­ne ra­zón el co­mer­cian­te en que la realidad es com­pli­ca­da. La eco­no­mía es­tá su­mer­gi­da en una de las peo­res cri­sis des­de 2002.

Va­rios bo­to­nes de mues­tra: en oc­tu­bre, la cons­truc­ción ca­yó 6,4 por cien­to, y la in­dus­tria, 6,8, en re­la­ción con igual mes de 2017, in­for­mó el Indec.

En Cór­do­ba, la Fe­de­ra­ción Co­mer­cial anun­ció que las ven­tas mi­no­ris­tas ce­rra­ron no­viem­bre con una ba­ja de 12,1 por cien­to; las de in­mue­bles re­tro­ce­die­ron 38,8 por cien­to, se­gún la cá­ma­ra desa­rro­llis­ta (Ce­duc). A ni­vel país, en no­viem­bre, la ven­ta de au­to­mó­vi­les se des­plo­mó 46 por cien­to (Acara) y la pro­duc­ción de vehícu­los ca­si 19 por cien­to (Ade­fa).

La no­ti­cia es­pe­ran­za­do­ra es que el mes an­te­rior ha­bría con­clui­do con una in­fla­ción me­nor al tres por cien­to, se­gún con­sul­to­ras pri­va­das. En sep­tiem­bre fue de

6,5 y en oc­tu­bre, de 5,4. El re­le­va­mien­to de ex­pec­ta­ti­vas de mer­ca­do (REM) del Ban­co Cen­tral pre­vé una suba de pre­cios de 47,5 por cien­to es­te año, con una caí­da al 29 por cien­to en 2019.

Esos in­di­ca­do­res lle­va­ron al en­te mo­ne­ta­rio a per­fo­rar el pi­so del 60 por cien­to de la ta­sa de las le­tras de li­qui­dez (Le­liq), que mi­de el ren­di­mien­to de las co­lo­ca­cio­nes en el Ban­co Cen­tral. Los ope­ra­do­res fi­nan­cie­ros pre­vén una ta­sa de

55 por cien­to para enero; 46 por cien­to para ma­yo y 35 por cien­to re­cién en un año. ¿El dó­lar? La ban­da de flo­ta­ción para mar­zo se­rá de en­tre 39,4 y 51 pe­sos.

Un vía cru­cis de­ma­sia­do lar­go para las Py­me, que de­nun­cian el cie­rre de 35 es­ta­ble­ci­mien­tos por día.

No a to­dos los sec­to­res les va igual y aun en ca­da ac­ti­vi­dad, hay bue­nos y ma­los re­sul­ta­dos.

Los que tie­nen la ca­be­za fue­ra del agua para co­men­zar 2019 son el cam­po, la mi­ne­ría, el pe­tró­leo y el tu­ris­mo in­terno, ade­más de cier­tas ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das con Bra­sil, co­mo au­tos, agroin­dus­tria y plás­ti­cos.

Leo­nar­do Chial­va (Delp­hos In­vest­ment) su­gi­rió en Cór­do­ba “po­ner­le va­rias fi­chas” a Bra­sil por su po­ten­cial desa­rro­llo.

Allí es­ta­rá Ma­cri el 1° de enero, en la asun­ción de Jair Bol­so­na­ro, otro po­lí­ti­co im­pre­de­ci­ble en cuan­to a cuá­les se­rán sus reales alian­zas eco­nó­mi­cas. Que nos im­por­tan, y mu­cho. La Ar­gen­ti­na tie­ne desafíos in­ter­nos y ex­ter­nos.

DUJOVNE RE­CO­NO­CIÓ QUE LOS IN­VER­SO­RES PRE­GUN­TAN MÁS POR LAS ELEC­CIO­NES DE 2019 QUE POR LA ECO­NO­MÍA. CA­RRIÓ HOY RES­TA.

(IMA­GEN DE TV)

Pie­dras. El ata­que al mi­cro de Bo­ca y la pos­te­rior sus­pen­sión del clá­si­co re­ins­ta­la­ron el te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.