Pis­tas des­pa­rra­ma­das du­ran­te 26 días

La Voz del Interior - - Sucesos - Juan Federico En­cru­ci­ja­das jfe­de­ri­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El ca­lu­ro­so jue­ves 19 de enero de 2017, el edi­fi­cio de Tri­bu­na­les 2, en la ciudad de Cór­do­ba, la­tía al rit­mo siem­pre can­sino de las fe­rias ju­di­cia­les. Los pa­si­llos de­sier­tos só­lo traían al­gún su­su­rro de las po­cas fis­ca­lías de turno.

A me­dia ma­ña­na, un hom­bre in­gre­só a pa­so fir­me por el ac­ce­so la­te­ral de ca­lle Ge­ne­ral Ar­ti­gas, el úni­co ha­bi­li­ta­do en enero. Sin de­te­ner­se, subió al se­gun­do pi­so, don­de un fis­cal fue­ra de fe­ria se en­fren­ta­ba a un ve­rano im­pen­sa­do.

Raúl Gar­zón ha­bía sus­pen­di­do sus va­ca­cio­nes. Cuan­do en la ma­dru­ga­da del 24 de di­ciem­bre le avi­sa­ron que un gru­po co­man­do ha­bía eje­cu­ta­do un asal­to de al­to im­pac­to en un do­mi­ci­lio de ba­rrio Co­fi­co, ya na­da fue igual para él. Has­ta en­ton­ces, no pen­sa­ba tra­ba­jar en enero. De­ci­dió can­ce­lar un via­je y se que­dó jun­to a un ex­pe­dien­te que dos años des­pués aún que­ma.

Pa­sa­ron lar­gos 26 días, con de­ma­sia­das des­men­ti­das en el me­dio, has­ta que ese jue­ves de enero el em­pre­sa­rio Her­mann Kars­ten, el real due­ño de Ko­lek­tor (la em­pre­sa en­car­ga­da de la re­cau­da­ción en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, aho­ra con otra de­no­mi­na­ción), lle­gó has­ta el des­pa­cho de Gar­zón y di­jo que él tam­bién ha­bía si­do una de las 23 víc­ti­mas de aquel re­so­nan­te ro­bo.

Vein­ti­séis días en los que no só­lo se ha­bía ne­ga­do la pre­sen­cia de Kars­ten en ese brin­dis, del que tam­bién par­ti­ci­pa­ron po­lí­ti­cos, jue­ces, re­co­no­ci­dos abo­ga­dos y em­pre­sa­rios, sino que ya ha­bía co­rri­do de­ma­sia­da agua tur­bia.

Des­de la mis­ma ma­dru­ga­da del asal­to, un sub­co­mi­sa­rio, Víc­tor Ariel Ba­rrio­nue­vo, per­ma­ne­cía pre­so jun­to con otros cua­tro sos­pe­cho­sos.

Un ministro de Go­bierno (Juan Carlos Mas­sei) era cri­ti­ca­do por una me­sa chi­ca que se creó de ur­gen­cia en el Pa­nal, ya que no re­gre­sa­ba de un via­je en el ex­te­rior.

Al mis­mo tiem­po, y co­mo un efec­to di­rec­to de es­to, un se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na (Die­go Hak), que has­ta en­ton­ces ha­bía per­ma­ne­ci­do bien de­ba­jo del ala de Mas­sei, se un­gía co­mo el hom­bre fuer­te para las po­lí­ti­cas de Se­gu­ri­dad en la Pro­vin­cia, al con­ver­tir­se en la ca­ra pú­bli­ca para pi­lo­tear es­ta tor­men­ta.

Y el Día de Re­yes se ha­bía ge­ne­ra­do un cam­bio sen­si­ble en un área cla­ve de la Policía: el je­fe de In­ves­ti­ga­cio­nes Cri­mi­na­les, Ca­lix­to Lu­na, a car­go del gru­po que de­bía di­lu­ci­dar có­mo se ha­bía pro­du­ci­do aquel asal­to, fue pa­sa­do a re­ti­ro for­zo­so y re­em­pla­za­do por Ale­jan­dro Mer­ca­do, un co­mi­sa­rio en as­cen­so al que ha­bían man­da­do al free­zer. Las ten­sio­nes de siem­pre den­tro de Je­fa­tu­ra tu­vie­ron allí uno de los ca­pí­tu­los de más al­to vol­ta­je en los úl­ti­mos tiem­pos.

¿Por qué un asal­to a pun­ta de pis­to­la, uno más de los tan­tos que ocu­rren en la ciudad de Cór­do­ba, ge­ne­ra­ba tan­to ner­vio­sis­mo y es­pe­cu­la­cio­nes? No ha­bía muer­tos ni he­ri­dos gra­ves; y el bo­tín, se­gún la de­nun­cia, le­jos es­ta­ba de ser mi­llo­na­rio.

¿Qué te­nía es­te ca­so de es­pe­cial para que un fis­cal sus­pen­die­ra sus va­ca­cio­nes y se que­da­ra to­do un ve­rano jun­to al ex­pe­dien­te?

¿Qué ur­gió a de­fi­nir se­me­jan­te des­pla­za­mien­to den­tro de la Policía?

¿Qué con­mo­vió tan­to al Go­bierno co­mo para ver­se an­te la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar una me­sa chi­ca de emer­gen­cia y ter­mi­nar por ele­var a un nue­vo hom­bre fuer­te en el or­ga­ni­gra­ma po­lí­ti­co de la Se­gu­ri­dad? El go­ber­na­dor, el ministro de Jus­ti­cia Luis An­gu­lo y el ase­sor en co­mu­ni­ca­ción Ro­ber­to Spo­set­ti si­guie­ron pa­so a pa­so ca­da al­ter­na­ti­va que se iba ge­ne­ran­do al­re­de­dor de la cau­sa.

Du­ran­te me­ses, to­das las es­pe­cu­la­cio­nes se cen­tra­ron más en los es­cán­da­los po­li­cia­les. Aquel ve­rano se­rá re­cor­da­do co­mo el más de­li­ca­do para la fuer­za azul en lo que res­pec­ta a la úl­ti­ma ges­tión de Juan Schia­ret­ti. Ca­si de ma­ne­ra dia­ria, fue­ron apa­re­cien­do las in­for­ma­cio­nes so­bre po­li­cías acu­sa­dos por di­fe­ren­tes de­li­tos.

Pe­ro 26 días des­pués del asal­to, Kars­ten lle­gó a Tri­bu­na­les 2 y ali­men­tó las otras con­je­tu­ras, las que ja­más se di­si­pa­ron has­ta aho­ra: ¿cuál fue el mo­ti­vo para ne­gar du­ran­te tan­tos días su pre­sen­cia en aque­lla reunión?

La due­ña de ca­sa –la abogada y ex­fun­cio­na­ria ra­di­cal Ma­ría Teresa Pa­net­ta– más de una vez se que­jó del tra­to me­diá­ti­co que tu­vo el ca­so. Su­gi­rió que se ha­cía más fo­co en las víc­ti­mas que en los vic­ti­ma­rios. Y reite­ró que to­do se ha­bía tra­ta­do de una reunión de fa­mi­lia­res y ami­gos.

Sin em­bar­go, me­ses des­pués, otros de los par­ti­ci­pan­tes de aque­lla ve­la­da, fun­cio­na­rios pú­bli­cos de al­gu­nos de los tres po­de­res, re­co­no­cie­ron por lo ba­jo que fue un error ha­ber es­ta­do allí. Que aque­llos víncu­los es­tre­chos no que­da­ban bien vis­tos an­te la opi­nión pú­bli­ca, ya que da­ban lu­gar a di­fe­ren­tes es­pe­cu­la­cio­nes.

Ayer, la cau­sa ju­di­cial se es­tre­lló an­te los jue­ces de la Cá­ma­ra 2ª del Cri­men, quie­nes no só­lo di­je­ron que los la­dro­nes no es­ta­ban en­tre los acu­sa­dos, sino que man­da­ron a in­ves­ti­gar aque­lla ins­truc­ción ini­cial de Gar­zón.

Tal vez des­ci­frar las pis­tas que se fue­ron mos­tran­do du­ran­te esos pri­me­ros 26 días brin­de al­gu­nas res­pues­tas so­bre qué fue lo que aún la Jus­ti­cia no pu­do mi­rar.

DES­DE UN PRIN­CI­PIO, AL­RE­DE­DOR DEL ASAL­TO EN CO­FI­CO SE FUE­RON ALI­MEN­TAN­DO CON­JE­TU­RAS

QUE TAM­BIÉN INVOLUCRABAN A LAS VÍC­TI­MAS.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Echa­do. Pe­se a que ayer fue con­de­na­do por un de­li­to me­nor, el aho­ra ex­sub­co­mi­sa­rio Ba­rrio­nue­vo ya fue exo­ne­ra­do de la Policía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.