Cri­men a ba­la­zos en Las Vio­le­tas

La Voz del Interior - - Sucesos - Ma­rie­la Mar­tí­nez Co­rres­pon­sa­lía

Un pie­dra­zo mor­tal en la ca­be­za le arre­ba­tó la vi­da a Ra­món Acos­ta (66), cuan­do una tar­de es­ta­ba arre­glan­do una pir­ca en un cam­po asen­ta­do en la zo­na se­rra­na de Vi­lla Ca­ña­da El Ta­la, en cer­ca­nías de la lo­ca­li­dad se­rra­na de La Cruz, un pe­que­ño sec­tor en­cla­va­do en un pai­sa­je úni­co en el Va­lle de Ca­la­mu­chi­ta.

Acos­ta re­ci­bió aquel pie­dra­zo el pa­sa­do 14 de se­tiem­bre de 2014. Es­tu­vo in­ter­na­do más de 10 me­ses, has­ta que fa­lle­ció el 17 de ju­lio de

2015.

La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial lle­vó a la impu­tación de Luis Ti­ce­ra, un jo­ven de 22 años que aho­ra lle­gó a jui­cio y ter­mi­nó con­de­na­do.

El juez Jo­sé Ar­güe­llo, de la Cá­ma­ra del Cri­men de Río Ter­ce­ro, le im­pu­so la pe­na de tres años de pri­sión en for­ma de eje­cu­ción con­di­cio­nal, es de­cir, que con­ti­nua­rá en libertad.

En­tre las con­di­cio­nes im­pues­tas se des­ta­ca la obli­ga­ción de que el con­de­na­do cul­mi­ne sus es­tu­dios pri­ma­rios. To­dos los me­ses de­be­rá ren­dir cuen­tas al tri­bu­nal de có­mo avan­za en el cum­pli­mien­to de su ci­clo lec­ti­vo.

El ma­gis­tra­do en­ten­dió que Ti­ce­ra no tu­vo in­ten­cio­nes de ma­tar a Acos­ta. Si bien los fun­da­men­tos se co­no­ce­rán el 23 de es­te mes, de acuer­do a fuen­tes ju­di­cia­les se pue­de in­fe­rir que en el dic­ta­men pe­só que el au­tor só­lo qui­so le­sio­nar a la víc­ti­ma, pe­ro no oca­sio­nar su muer­te.

A su vez, por el ar­tícu­lo 81 del Có­di­go Pe­nal, que se in­vo­ca en la sen­ten­cia, el me­dio em­plea­do, en es­te ca­so la pie­dra, tam­bién in­ci­dió en la pe­na me­nor que se apli­có.

La cau­sa se ele­vó a jui­cio con la ca­rá­tu­la de ho­mi­ci­dio sim­ple, pe­na que os­ci­la en­tre los ocho y los 25 años de pri­sión. En esa lí­nea, el fis­cal de Cá­ma­ra, Gustavo Mar­tin, pi­dió en los ale­ga­tos ocho años y seis me­ses de pri­sión para Ti­ce­ra. Mien­tras que la que­re­lla re­qui­rió nue­ve años de cár­cel.

Pe­ro cuan­do el pa­no­ra­ma pa­re­cía com­pli­ca­do para el jo­ven acu­sa­do, fi­nal­men­te se apli­có la fi­gu­ra de ho­mi­ci­dio pre­te­ri­n­ten­cio­nal que es­ta­ble­ce una pe­na me­nor, de tres a seis años de re­clu­sión o de uno a tres años de pri­sión.

De acuer­do al ex­pe­dien­te de la cau­sa, pre­vio al pie­dra­zo, Ti­ce­ra,

La vio­len­cia ur­ba­na en la ciudad de Cór­do­ba se co­bró una nue­va vi­da jo­ven.

Un mu­cha­cho de 23 años fue ase­si­na­do a ba­la­zos ayer a la sies­ta en ba­rrio Las Vio­le­tas, en el oes­te de la ca­pi­tal cor­do­be­sa.

Se­gún in­for­mó la Policía, el jo­ven al­can­zó a ser tras­la­da­do ha­cia el Hos­pi­tal de Ur­gen­cias, pe­ro ya los mé­di­cos no pu­die­ron ha­cer na­da para sal­var­le la vi­da. Su de­ce­so se ha­bía cons­ta­ta­do po­co an­tes de ha­ber si­do in­gre­sa­do en la te­ra­pia in­ten­si­va.

A sim­ple vis­ta, la víc­ti­ma pre­sen­ta­ba al me­nos una he­ri­da de ar­ma de fue­go.

Se­gún tras­cen­dió a par­tir de fuen­tes po­li­cia­les, to­do se co­no­ció po­co des­pués de las 14.30, cuan­do al­guien lla­mó al 101 de la Policía y aler­tó que en ca­lle Avia­dor Pet­ti­ros­si y Ma­nuel So­lá, de Las Vio­le­tas, se es­ta­ba desa­rro­llan­do una pe­lea en­tre dos gru­pos.

Cuan­do el pri­mer mó­vil lle­gó al lu­gar mar­ca­do, ya el en­fren­ta­mien­to ha­bía fi­na­li­za­do y la ma­yo­ría de los par­ti­ci­pan­tes se ha­bían dis­per­sa­dos. Pe­ro en el sue­lo, in­cons­cien­te, y con al me­nos un im­pac­to de ar­ma de fue­go, es­ta­ba el jo­ven, iden­ti­fi­ca­do co­mo An­to­nio Iriar­te o Mar­tí­nez (23).

An­te la pre­mu­ra que im­po­nía el ca­so, los po­li­cías car­ga­ron al mu­cha­cho mal­he­ri­do en el mis­mo pa­tru­lle­ro y co­men­za­ron a tras­la­dar­lo ha­cia un cen­tro de sa­lud.

En el ca­mino, se cru­za­ron con una am­bu­lan­cia del ser­vi­cio mu­ni­ci­pal 107, que se di­ri­gía a Las Vio­le­tas por el mis­mo ca­so, por lo que el mu­cha­cho fue cam­bia­do de vehícu­lo.

Sin em­bar­go, jus­to an­tes de lle­gar al Ur­gen­cias, el mé­di­co que lo iba aten­dien­do den­tro de la am­bu­lan­cia cons­ta­tó su de­ce­so.

De in­me­dia­to, una co­mi­ti­va de la di­vi­sión Ho­mi­ci­dios co­men­zó a tra­ba­jar en el sec­tor don­de se pro­du­jo la pe­lea. De es­ta ma­ne­ra, ya hay un sos­pe­cho­so iden­ti­fi­ca­do, aun­que pró­fu­go. Se­gún re­la­ta­ron los pri­me­ros tes­ti­gos, se ha­bría tra­ta­do de una an­ti­gua bron­ca en­tre dos ban­das, que es­ta vez se de­fi­nió de la peor ma­ne­ra.

(PE­DRO CAS­TI­LLO / ARCHIVO)

Juez. Jo­sé Ar­güe­llo, de los Tri­bu­na­les de Río Ter­ce­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.