Ba­su­ra: la Jus­ti­cia apun­ta ha­cia los en­tes co­mu­na­les

Ayer alla­na­ron ofi­ci­nas de Cre­se y del Esop, y vi­vien­das de fun­cio­na­rios.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Juan Ma­nuel Gon­zá­lez jm­gon­za­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es por una nue­va cau­sa ini­cia­da por Afip.

La Jus­ti­cia fe­de­ral alla­nó ayer las se­des de las de­pen­den­cias mu­ni­ci­pa­les Cre­se y Esop, ade­más de los do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res de cua­tro fun­cio­na­rios, en el mar­co de una cau­sa ini­cia­da por una de­nun­cia de la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de In­gre­sos Pú­bli­cos (Afip).

Es­ta cau­sa es in­de­pen­dien­te de la que ya se sus­tan­cia en el Juz­ga­do Fe­de­ral N° 1, a car­go de Ri­car­do Bus­tos Fierro, por la­va­do de di­ne­ro, aso­cia­ción ilí­ci­ta, usu­ra y de­frau­da­ción, que man­tie­ne en pri­sión a los gre­mia­lis­tas del sin­di­ca­to de re­co­lec­to­res de re­si­duos Mau­ri­cio Sai­llén y Pas­cual Ca­tram­bo­ne.

En es­ta nue­va cau­sa se in­ves­ti­ga una se­rie de sa­li­das no do­cu­men­ta­das de di­ne­ro que reali­zó Cre­se a tra­vés de che­ques con fac­tu­ras apó­cri­fas a pro­vee­do­res inexis­ten­tes. Esa so­cie­dad del Es­ta­do mu­ni­ci­pal era en los he­chos re­gen­tea­da por Ca­tram­bo­ne, quien te­nía el car­go de di­rec­tor obre­ro.

“Sur­gen dos in­te­rro­gan­tes sin una res­pues­ta que se ajus­te a la ló­gi­ca y a la ex­pe­rien­cia: cuál se­ría el mo­ti­vo de que exis­tan tan­tas em­pre­sas pú­bli­cas y pri­va­das crea­das pa­ra pres­tar un mis­mo ser­vi­cio; y có­mo las mis­mas em­pre­sas son di­ri­gi­das por em­plea­dos y je­fes que, a su vez, de­bían ser con­tro­la­dos por ellos mis­mos; to­do an­te la vis­ta del Tri­bu­nal de Cuen­tas mu­ni­ci­pal que de­bió ob­je­tar es­te en­ma­ra­ña­do con­flic­to de in­tere­ses”.

El pá­rra­fo, un ex­trac­to del pro­ce­sa­mien­to dic­ta­do el miér­co­les por el juez fe­de­ral Ri­car­do Bus­tos Fierro con­tra Mau­ri­cio Sai­llén y Pas­cual Ca­tram­bo­ne, pa­re­ce an­ti­ci­par el nue­vo ca­pí­tu­lo ju­di­cial de la cau­sa: la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca en el cre­ci­mien­to de la es­truc­tu­ra del Surrbac.

Ayer, sie­te alla­na­mien­tos a Cre­se y a di­rec­ti­vos de esa fir­ma evi­den­cia­ron que la mi­ra­da de la Jus­ti­cia co­men­zó a in­da­gar en esa tra­ma (ver pá­gi­na 6).

Lo que si­gue es un re­pa­so de los nom­bres pro­pios que du­ran­te los dos man­da­tos de Ra­món Mes­tre tu­vie­ron in­je­ren­cia fun­cio­nal en los ser­vi­cios de hi­gie­ne ur­ba­na; y el de­rro­te­ro que los lle­vó a per­ma­ne­cer ba­jo el pa­ra­guas del Es­ta­do. Pa­ra la re­cons­truc­ción se uti­li­za­ron de­cre­tos, ac­tas de li­ci­ta­cio­nes, ex­pe­dien­tes del Con­ce­jo De­li­be­ran­te y del Tri­bu­nal de Cuen­tas y ac­tas so­cie­ta­rias. No hay erro­res en la cro­no­lo­gía, só­lo que los pro­ta­go­nis­tas de la tra­ma sue­len ir y ve­nir por ella.

Gé­ne­sis

El pri­mer di­rec­to­rio ra­di­cal de Cre­se lo ocu­pa­ron dos his­tó­ri­cos in­te­gran­tes de la es­truc­tu­ra de Ra­món Mes­tre pa­dre: Al­ber­to Cas­tagno y Ores­te Go­dino, pre­si­den­te y di­rec­tor téc­ni­co de la em­pre­sa, res­pec­ti­va­men­te.

Am­bos es­pe­ran la resolución del juez de Con­trol Es­te­ban Díaz Rey­na, quien de­be de­fi­nir si irán a jui­cio, jun­to al lí­der del Surrbac de­te­ni­do Pas­cual Ca­tram­bo­ne, por el pre­sun­to de­li­to de ne­go­cia­cio­nes in­com­pa­ti­bles con la fun­ción pú­bli­ca.

La fis­cal pro­vin­cial Pa­tri­cia Gar­cía Ra­mí­rez les impu­ta ha­ber con­tra­ta­do a la cons­truc­to­ra Kra­tes, que se­ría de Ca­tram­bo­ne aun­que ins­crip­ta a nom­bre de tes­ta­fe­rros, to­dos em­plea­dos de Cre­se en ese mo­men­to y aho­ra en la nó­mi­na del En­te mu­ni­ci­pal de Ser­vi­cios y Obras Pú­bli­cas (Esop), pa­ra la rea­li­za­ción de ta­reas en el pre­dio de en­te­rra­mien­to, que en­ton­ces es­ta­ba ad­mi­nis­tra­do por Cre­se.

Coin­ci­den­te­men­te, Ca­tram­bo­ne era el di­rec­tor obre­ro de la Cre­se, y pa­ra el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia su rol te­nía idén­ti­cas res­pon­sa­bi­li­da­des que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos Cas­tagno y Go­dino.

Es­tos úl­ti­mos com­par­tie­ron mu­chas fun­cio­nes en la lar­ga tra­yec­to­ria por la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, en Cór­do­ba y Co­rrien­tes, cuan­do el mes­tris­mo des­em­bar­có en aque­lla pro­vin­cia. Tam­bién fue­ron fun­cio­na­rios de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San Francisco, don­de se desem­pe­ña­ron co­mo se­cre­ta­rios de Fi­nan­zas y Obras Pú­bli­cas du­ran­te el úl­ti­mo pe­río­do de la ges­tión de Hu­go Ma­do­na, la que an­te­ce­dió a la lle­ga­da de Martín Llar­yo­ra a aquel mu­ni­ci­pio.

Cas­tagno se re­ti­ró de la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca. Go­dino, en cam­bio, es el ac­tual se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas de Río Ce­ba­llos.

En es­te car­go sur­feó otra impu­tación: por de­frau­da­ción ca­li­fi­ca­da. Fue uno de los po­cos fun­cio­na­rios que pa­só por tal trá­mi­te ju­di­cial en la his­to­ria del fue­ro Pe­nal Eco­nó­mi­co, aun­que fi­nal­men­te fue so­bre­seí­do.

Al mis­mo tiem­po, Cre­se con­tra­tó a otra em­pre­sa vin­cu­la­da a la fa­mi­lia Ca­tram­bo­ne, Higy­se, pe­ro la Fis­ca­lía de­ter­mi­nó que esa com­pa­ñía es pro­pie­dad de Agus­tín, el hi­jo del lí­der sin­di­cal, y de otro em­plea­do de Lu­sa, pe­ro no de Pas­cual Ca­tram­bo­ne, por lo que so­li­ci­tó que Agus­tín sea so­bre­seí­do. Lue­go, Higy­se man­tu­vo el víncu­lo co­mer­cial con el En­te mu­ni­ci­pal de Ser­vi­cios y Obras Pú­bli­cas (Esop). El juez Díaz Rey­na tam­bién de­be re­sol­ver si ar­chi­va la cau­sa, co­mo so­li­ci­tó la fis­cal.

La pri­me­ra es­truc­tu­ra

En el ini­cio de la ges­tión Mes­tre, cuan­do la re­co­lec­ción fue ter­ce­ri­za­da en Co­tre­co y Lu­sa, Ga­brie­la Faus­ti­ne­lli ocu­pa­ba la Se­cre­ta­ría de Am­bien­te y Ser­vi­cios Pú­bli­cos; car­go al que re­nun­ció el 10 de di­ciem­bre de 2015, cuan­do Mes­tre co­men­zó su se­gun­do man­da­to. Des­de en­ton­ces se desem­pe­ña co­mo ase­so­ra de hi­gie­ne ur­ba­na, ta­rea por la que co­bra 87.900 pe­sos.

En fe­bre­ro de 2014 se con­for­mó la em­pre­sa Cor­me­cor. Te­nía co­mo mi­sión cons­truir una plan­ta pa­ra el tra­ta­mien­to de re­si­duos só­li­dos, con el cual, se pro­me­tió, la ciu­dad de­ja­ría de en­te­rrar la ba­su­ra en el co­lap­sa­do pre­dio de Pie­dra Blan­ca.

El es­que­ma de po­der que se con­so­li­da­ría con los años des­em­bar­có en la pri­me­ra asam­blea de ac­cio­nis­tas, con una fuer­te pre­sen­cia del Surrbac: los gre­mia­lis­tas Ca­tram­bo­ne y Daniel Ayer­be, Mar­ce­lo Urre­ta (abo­ga­do del gre­mio y apo­de­ra­do del par­ti­do Ac­ción pa­ra el Cam­bio, se­llo con el que com­pi­tió To­más Mén­dez en las elec­cio­nes de 2015) y el con­ta­dor Juan Ma­nuel Ri­ba, impu­tado en la cau­sa de la­va­do de di­ne­ro que ins­tru­ye la Jus­ti­cia fe­de­ral, fir­ma­ron el ac­ta cons­ti­tu­ti­va.

De los ra­di­ca­les que con­for­ma­ron Cor­me­cor, dos so­bre­vi­vi­rían has­ta es­tos días: su ac­tual pre­si­den­te, Jo­sé Aias­sa, y Mar­ce­lo Am­brog­gio, vi­ce­pre­si­den­te. Un ter­ce­ro se su­ma­ría co­mo sín­di­co: Eu­ge­nio Már­quez, quien fue apo­de­ra­do de Ma­rio Ne­gri du­ran­te la pe­lea de los ra­di­ca­les a prin­ci­pio de es­te año, cuan­do es­ta­lló Cam­bie­mos.

Aias­sa era por en­ton­ces ge­ren­te de la Lo­te­ría de Cór­do­ba. Du­ran­te va­rios años, in­clu­so, ejer­ció am­bos car­gos y co­bró sen­dos sa­la­rios, pe­ro en fe­bre­ro de 2017, en me­dio de una tor­men­ta, de­bió re­nun­ciar a la Lo­te­ría: ha­bía au­to­ri­za­do el jue­go elec­tró­ni­co ins­tan­tá­neo Qui­nie­la Ya, lo que desató fuer­tes crí­ti­cas de Ra­món Mes­tre, quien or­de­nó a los ins­pec­to­res mu­ni­ci­pa­les que clau­su­ra­ran las agen­cias. Aias­sa se fue de la Lo­te­ría, don­de te­nía una ex­ten­sa ca­rre­ra, pe­ro se que­dó en Cor­me­cor co­mo cus­to­dio de las ac­cio­nes de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba, a ins­tan­cias de Mes­tre.

Epi­so­dio dos

En el se­gun­do pe­río­do de Mes­tre, la Se­cre­ta­ría de Am­bien­te se re­ci­cló en Ser­vi­cios Pú­bli­cos. Allí des­em­bar­có Ju­lio Wais­man. No pe­só en su con­tra la fa­lli­da ges­tión, años atrás, co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Es­pa­cios Ver­des de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, en­tre di­ciem­bre de 2007 y ma­yo de 2009, du­ran­te el man­da­to de Mau­ri­cio Ma­cri co­mo je­fe de Go­bierno.

Tam­po­co lo in­va­li­dó ha­ber in­te­gra­do la con­duc­ción de Cre­se du­ran­te la ges­tión de Daniel Gia­co­mino. Re­cuer­da la me­mo­ria 2012 de la em­pre­sa que tras el fra­ca­so de In­vi­ron Cor­po­ra­tion, Wais­man y los otros dos directores re­nun­cia­ron. El exin­ten­den­te in­ten­tó pri­va­ti­zar el destino fi­nal de la ba­su­ra en In­vi­ron, una com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se que pro­me­tía crear gas de la ba­su­ra. Fi­nal de la his­to­ria: la ba­su­ra se si­gue en­te­rran­do.

An­tes de ser de­sig­na­do sub­se­cre­ta­rio de Hi­gie­ne Ur­ba­na, Francisco Guz­mán tu­vo un acto de leal­tad extrema con Ra­món Mes­tre: en fe­bre­ro de 2014 asu­mió du­ran­te sie­te mi­nu­tos su ban­ca de con­ce­jal pa­ra vo­tar el au­men­to del bo­le­to ur­bano. En di­ciem­bre del año si­guien­te, se­ría de­sig­na­do en el car­go con el que se re­ti­ra­rá el pró­xi­mo 9 de di­ciem­bre.

Las de­sig­na­cio­nes en el es­que­ma de hi­gie­ne ur­ba­na fue­ron tam­bién par­te de la ros­ca en el Fo­ro de In­ten­den­tes de la UCR: dos in­ten­den­tes tu­vie­ron car­gos des­pués de aban­do­nar sen­das co­mu­nas en di­ciem­bre de 2015: Car­los Tas­si, de La Fran­cia, y Nor­ber­to Ber­ga­mi, de Ge­ne­ral Ro­ca, fue­ron de­sig­na­dos, res­pec­ti­va­men­te, di­rec­ti­vos de

Cor­me­cor y Cre­se.

Ca­si to­do lo importante en el mar­co de la ges­tión de la ba­su­ra ocu­rrió, du­ran­te la ges­tión Mes­tre, en ve­rano. El 18 de enero de 2016 se po­nía en mar­cha el Esop, úl­ti­mo or­ga­nis­mo crea­do por el in­ten­den­te, en­car­ga­do del ba­rri­do y de la ope­ra­ción del pre­dio de en­te­rra­mien­to de Pie­dra Blan­ca.

Esop, la úl­ti­ma fi­cha

En el Esop re­ca­la­ría la con­duc­ción y di­ri­gen­cia del Surrbac. Al ab­sor­ber la ma­yo­ría de los em­plea­dos del sis­te­ma, des­pe­jó el ca­mino de la pri­va­ti­za­ción del ser­vi­cio de re­co­lec­ción.

El pri­mer pre­si­den­te del Esop fue Luis Bro­wer de Ko­ning, y lo se­cun­da­ron Armando Gua­dal­ber­to Ma­yor y Cé­sar Fe­rrey­ra. Lue­go, Ma­yor de­ja­ría el en­te mu­ni­ci­pal pa­ra re­gre­sar al Tri­bu­nal de Fal­tas Mu­ni­ci­pal, don­de se desem­pe­ña co­mo pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes.

Brou­wer de Ko­ning re­nun­ció en oc­tu­bre de ese 2016. Lo re­em­pla­zó Cé­sar Fe­rrey­ra, se­cun­da­do por En­ri­que Im­ber­ti, ex­fun­cio­na­rio de Cre­se. Im­ber­ti es el úni­co de aquel triun­vi­ra­to que so­bre­vi­vió a los vai­ve­nes y aún es par­te del en­te.

Otra vez en enero, pe­ro de 2019, Mes­tre mo­ve­ría las fi­chas al des­pla­zar a Fe­rrey­ra, quien se con­ver­ti­ría en ase­sor del in­ten­den­te, ta­rea por la que co­bra 91.600 pe­sos. Su sa­li­da se pro­du­jo lue­go de que La Voz pu­bli­ca­ra que la cú­pu­la del Surrbac co­bra­ba del Esop sin ir a tra­ba­jar. Lo re­em­pla­zó Al­fre­do Sapp, quien ano­che re­ci­bió su di­plo­ma de con­ce­jal de la ciu­dad.

(LA VOZ)

Alla­na­mien­tos. Ayer la Jus­ti­cia fe­de­ral hi­zo sie­te ope­ra­ti­vos en la se­de de Cre­se y Esop, y en do­mi­ci­lios de cua­tro di­rec­ti­vos de esa fir­ma mu­ni­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.