Cre­cen las con­sul­tas vir­tua­les a psi­có­lo­gos por el te­mor al vi­rus

Se mul­ti­pli­can las con­sul­tas vir­tua­les a psi­có­lo­gos. La an­gus­tia y el ma­les­tar es­tán vin­cu­la­dos al te­mor al coronaviru­s. Los pa­cien­tes tienen in­cer­ti­dum­bre y se plan­tean la im­po­si­bi­li­dad de vi­vir con li­ber­tad.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ma­ria­na Ote­ro mo­te­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La pan­de­mia que azo­ta al mun­do co­mien­za a te­ner con­se­cuen­cias en la sa­lud men­tal de al­gu­nas per­so­nas que, ade­más del te­mor al coronaviru­s, sien­ten los efec­tos ne­ga­ti­vos del en­cie­rro obli­ga­to­rio por la cua­ren­te­na. Los psi­có­lo­gos ad­vier­ten que se mul­ti­pli­can las con­sul­tas por an­gus­tias y ma­les­ta­res vin­cu­la­dos no só­lo a la ex­pan­sión de la en­fer­me­dad, sino tam­bién a la in­cer­ti­dum­bre por lo que ven­drá y a la im­po­si­bi­li­dad de planificar y de vi­vir con li­ber­tad.

La psi­có­lo­ga Clau­dia Tor­co­mian sos­tie­ne que el coronaviru­s nos en­fren­ta a “un ex­ce­so de las tres fuen­tes de ma­les­tar” de las que ha­bla Sig­mund Freud y que to­dos in­ten­ta­mos con­tro­lar pa­ra lo­grar la fe­li­ci­dad. Estas son: la hi­per­po­ten­cia de la na­tu­ra­le­za, la fra­gi­li­dad del cuerpo y la in­su­fi­cien­cia de las nor­mas que re­gu­lan los víncu­los en­tre los hom­bres y la fa­mi­lia, el Es­ta­do y la so­cie­dad.

“Es­to des­cri­be la com­ple­ji­dad del fe­nó­meno. Nos re­cuer­da nues­tra na­tu­ra­le­za frá­gil, la hi­per­po­ten­cia de la na­tu­ra­le­za (tra­du­ci­da en un vi­rus que la cien­cia por aho­ra no pue­de con­tro­lar) y las di­fi­cul­ta­des que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos pa­ra con­vi­vir (ne­ce­si­ta­mos encontrar res­pon­sa­bles: los chi­nos, los ita­lia­nos, los via­je­ros, los im­pru­den­tes, la fal­ta del pre­su­pues­to en sa­lud). Es­te ex­ce­so pro­du­ce an­gus­tia en unos; y pa­ra otros, es un mo­tor pa­ra pro­du­cir al­go nue­vo: por ejem­plo, la va­cu­na, bar­bi­jos, vi­deos”, enu­me­ra.

Cris­ti­na Gon­zá­lez, coor­di­na­do­ra del ser­vi­cio de con­ten­ción vir­tual, con­fir­ma que estas si­tua­cio­nes sue­len des­per­tar emo­cio­nes si­mi­la­res a las vi­vi­das en otros mo­men­tos crí­ti­cos: mie­do, ansiedad, an­gus­tia. “Hoy he­mos per­di­do las cer­te­zas que nos per­mi­ten cier­ta con­fian­za en lo pre­de­ci­ble. Por eso, las reac­cio­nes emo­cio­na­les pueden ser se­me­jan­tes a las de tran­si­tar un due­lo: la ne­ga­ción (‘eso no es cier­to’ o ‘acá no va a pa­sar’). Y cuan­do no es po­si­ble man­te­ner la ne­ga­ción por­que la reali­dad nos con­fron­ta, sue­le apa­re­cer el enojo, la ira (‘el cul­pa­ble es el sistema, las au­to­ri­da­des, el otro’); lue­go, el mie­do (‘qué nos va a pa­sar’)”, sos­tie­ne Gon­zá­lez.

La ex­per­ta ase­gu­ra que el mie­do es sa­lu­da­ble por­que es una aler­ta al cui­da­do, siempre y cuan­do no des­en­ca­de­ne el pá­ni­co, que en vez de cui­dar­nos nos ex­po­ne. Tam­bién pue­de pro­vo­car tris­te­za al “re­co­no­cer nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad y por la conciencia de que no está en nues­tras ma­nos el con­trol de mu­chas co­sas”, agre­ga Gon­zá­lez. Sí está en nues­tro con­trol “cuidar y cui­dar­nos”.

La an­gus­tia, apun­ta Tor­co­mian, pue­de ex­pre­sar­se de dis­tin­tas for­mas, y es tan sin­gu­lar co­mo los se­res hu­ma­nos, sus his­to­rias y re­cur­sos. Pa­ra algunos, es una so­bre­car­ga; y eso ge­ne­ra in­tran­qui­li­dad, di­fi­cul­tad pa­ra dor­mir, de­ses­pe­ra­ción o in­cer­ti­dum­bre.

Pa­ra otros, re­mar­ca, es una opor­tu­ni­dad de des­can­sar, de tra­ba­jar re­la­ja­dos, “ser li­bres en­ce­rra­dos”.

La psi­có­lo­ga Ara­ce­li Mon­to­ya coin­ci­de en que cada persona reac­cio­na del mo­do en que his­tó­ri­ca­men­te lo ha he­cho an­te si­tua­cio­nes de ame­na­zas. “Hay quie­nes se asus­tan y aca­tan al pie de la le­tra las nor­ma­ti­vas im­pues­tas; otros des­con­fían, pe­ro aceptan; y hay quie­nes fun­cio­nan con un al­to ni­vel de ne­ga­ción (‘a mí no me va a pa­sar’) y si­guen su vi­da nor­mal o creen que pueden con­si­de­rar es­te tiem­po co­mo una ex­ten­sión de las va­ca­cio­nes. Es­tos úl­ti­mos ma­ni­fies­tan un fun­cio­na­mien­to ado­les­cen­te, con gran­des ries­gos pa­ra sí y pa­ra ter­ce­ros”, re­mar­ca.

In­cer­ti­dum­bre

En las con­sul­tas, los pro­fe­sio­na­les de sa­lud men­tal ad­vier­ten la in­cer­ti­dum­bre. ¿Qué pa­sa­rá con el trabajo? ¿Y con el año es­co­lar? ¿Que­bra­rá mi ne­go­cio? ¿Cuán­to va a du­rar es­ta si­tua­ción? ¿Cuán­do abra­za­ré a mis hi­jos que vi­ven en el ex­te­rior?

“El mie­do a mo­rir, a ha­cer da­ño, a que co­lap­sen los sis­te­mas de sa­lud. Apa­re­ce la ten­sión en­tre la pul­sión de so­bre­vi­ven­cia ver­sus en sen­ti­mien­to de li­ber­tad. El mie­do a la muer­te se es­fu­ma fren­te al mie­do a lo in­cier­to”, apun­ta Tor­co­mian. En muchos, la cua­ren­te­na irrum­pe co­mo un tsu­na­mi.

“La cua­ren­te­na es per­ci­bi­da por algunos co­mo ‘in­va­sión to­tal’. In­va­de y arra­sa pro­yec­tos, pla­nes de vi­da, via­jes, due­los. To­do queda en sus­pen­so por de­ci­sión ex­ter­na, in­clu­so des­pe­dir a un ser que­ri­do. La per­cep­ción es que se ata­ca el sen­ti­mien­to de li­ber­tad”, plan­tea.

Los es­pe­cia­lis­tas in­di­can que si el en­cie­rro obli­ga­to­rio se ex­tien­de, pueden emer­gen sín­to­mas dis­tin­tos, se­gún los sec­to­res so­cia­les. No es lo mis­mo vi­vir en una ca­sa con lu­ga­res am­plios y jar­dín que en un de­par­ta­men­to, o bien ha­ci­na­dos en una ha­bi­ta­ción. Es­tar so­lo o acom­pa­ña­do. Te­ner 20 años o 90.

Tor­co­mian ad­vier­te que el vi­rus va en contra de la ne­ce­si­dad gre­ga­ria de los hu­ma­nos. “Lo que te re­tie­ne no es el te­mor a la muer­te, sino a ser causa del con­ta­gio de los se­res que­ri­dos: el amor al otro”, re­mar­ca la psi­có­lo­ga.

La tec­no­lo­gía es fun­da­men­tal pa­ra el en­cuen­tro. Cada si­tua­ción es dis­tin­ta: las fa­mi­lias se­pa­ra­das, los padres preo­cu­pa­dos por sus hi­jos, e hi­jos preo­cu­pa­dos por sus padres. Pa­ra las per­so­nas so­las es fun­da­men­tal la con­ver­sa­ción dia­ria a tra­vés de vi­deo­lla­ma­das. “Apren­der a es­pe­rar, sin nin­gu­na du­da, va a fa­vo­re­cer la ca­li­dad del en­cuen­tro. Es in­tere­san­te ob­ser­var por es­tos días la ale­gría que nos pro­du­ce vol­ver a ver a tra­vés de una pan­ta­lla a las per­so­nas que­ri­das”, re­mar­ca Mon­to­ya.

Mo­ver­se y co­mu­ni­car­se

“La me­jor ma­ne­ra de con­tra­rres­tar el ma­les­tar es in­yec­tan­do piz­cas de bie­nes­tar. Hay que bus­car cuá­les son pa­ra cada uno: bus­car que emer­ja la li­ber­tad en el en­cie­rro. Es de­jar que sur­jan la crea­ti­vi­dad y la au­to­no­mía. Hay que pro­du­cir, su­bli­mar, ima­gi­nar más allá de es­tos lí­mi­tes. Po­ner en marcha el mo­tor y que la iner­cia no ga­ne”, apun­ta Tor­co­mian.

“Es una gue­rra en la que el enemi­go está en el con­tac­to so­cial; por ello es ne­ce­sa­rio bus­car pun­tos de en­cuen­tro on line que nos ayu­den a tran­si­tar el en­cie­rro”, sub­ra­ya la ex­per­ta. To­do de­pen­de­rá de las po­si­bi­li­da­des y de las cir­cuns­tan­cias, que no son igua­les pa­ra to­dos.

(LA VOZ)

Ais­la­dos. Pa­ra mu­chas per­so­nas, el en­cie­rro ge­ne­ra an­gus­tia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.