La Voz del Interior

En las calles. Multitudin­aria manifestac­ión en Cuba, esta vez, a favor del Gobierno isleño

CONTUNDENC­IA. Unas 100 mil personas se concentrar­on en La Habana para respaldar al presidente Miguel Díaz-Canel, quien encabezó el acto. También estuvo Raúl Castro.

-

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, llamó ayer a los cubanos a espantar la mentira, la infamia y el odio y los instó a trabajar para alcanzar una prosperida­d posible, durante un acto de reafirmaci­ón revolucion­aria donde participar­on alrededor de 100 mil personas.

“Cesen la mentira, la infamia y el odio. Cuba es profundame­nte alérgica al odio ¡Y jamás será tierra de odio! No se construye nada bueno del odio”, manifestó Díaz-Canel.

“El odio nos roba tiempo para amar y hasta el amor mismo”, destacó el mandatario cubano durante la concentrac­ión realizada en una plaza céntrica de la capital de la isla”, agregó el mandatario.

El acto se desarrolló una semana después de los disturbios ocurridos el 11 de julio en La Habana y en otras ocho ciudades del país, caracteriz­ados por protestas en oposición al Gobierno y actos de vandalismo.

Aunque menos numerosas que las convocadas por el gobierno y las organizaci­ones gubernamen­tales ayer, las manifestac­iones antigubern­amentales sorprendie­ron el domingo anterior por su número -unos miles- y por haberse extendido a varias localidade­s del país. Las protestas, que comenzaron pacíficas, terminaron en violencia, vandalismo, rotura de cristales y hasta el apedreamie­nto de infraestru­ctura civil, como hospitales.

Paz, amor y unidad

Díaz-Canel, que también lidera el Partido Comunista cubano, estuvo acompañado por el expresiden­te Raúl Castro (2008-2018), y miembros del Gobierno y el Estado de la isla.

“Cuba de amor, de paz, de unidad, de solidarida­d. Cuba de todos los cubanos que, estén donde estén, trabajan para verla avanzar con sus propias piernas y brazos hacia un destino de prosperida­d posible”, manifestó Díaz-Canel.

El mandatario llamó a rescatar la obra social de la Revolución, e instó a dar una mayor atención a los sectores vulnerable­s del país, reiterando la consigna de que “Cuba es de todos”.

A su vez, rechazó los intentos de desplegar una guerra no convencion­al contra la isla desde Estados Unidos el fin de derrocar a la Revolución, y las amenazas a la seguridad nacional con la aplicación de estos proyectos desestabil­izadores, según recoge la agencia Sputnik.

También adelantó que se revisarán los posibles errores gubernamen­tales que se han cometido en los dos últimos años, en que el país ha tenido que funcionar bajo intensas presiones. A la vez, reclamó el compromiso de todos para trabajar y exigir por el cumplimien­to del programa de Gobierno aprobado.

Barbas en remojo

A propósito, de las promesas, el economista cubano Mauricio de Miranda opinó que, en la presente “crisis” que vive la isla, “las protestas públicas (de la semana pasada) han sido solo un primer momento si se considera su capacidad de difusión y su masividad”. El analista económico añadió que el Gobierno “debería reconocer públicamen­te sus errores si quiere tratar de recuperar su credibilid­ad”.

Asimismo, dijo que “es cierto que determinad­os sectores radicales del exilio hicieron llamados a la desobedien­cia civil y a la insurrecci­ón”. No obstante, el profesor de la Pontificia Universida­d Javeriana de Cali, Colombia, aclaró que las manifestac­iones actuales “no son el resultado de esos llamados hechos desde canales de YouTube”.

El catedrátic­o consideró que la actual situación económica “es la más terrible desde el llamado Período Especial de los años 90” con la caída de la Unión Soviética, y reseñó que “en 2020, el PIB cayó un 11,3 por ciento y que el crecimient­o promedio anual entre 2015 y 2019 fue de solo 1,7 por ciento”.

Vuelta gradual a la rutina

Talía Linares, una estudiante de 19 años que asistió a la concentrac­ión en apoyo al Gobierno cubano, dijo a AP que “cuando las personas de mentes débiles se dejan influencia­r pasan cosas como las del domingo pasado. Entonces estamos aquí para demostrar que esa no es la juventud cubana’’, manifestó la joven.

Desde el miércoles último, las ciudades cubanas fueron retomando de manera gradual sus rutinas habituales, especialme­nte en La Habana.

Desde el miércoles, el tráfico mejoró y se vio menos policía en las calles. Internet volvió con intermiten­cias y páginas filtradas.

 ?? AP ?? INCONDICIO­NALES. Una multitud se concentró ayer en una plaza de La Habana para manifestar su respaldo al Gobierno cubano.
AP INCONDICIO­NALES. Una multitud se concentró ayer en una plaza de La Habana para manifestar su respaldo al Gobierno cubano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina