En­nio Mo­rri­co­ne, el pa­dre mu­si­cal del “spag­het­ti wes­tern”, cum­ple 90

El au­tor de la le­gen­da­ria mú­si­ca de “Il buono, il brut­to, il cat­ti­vo” ten­drá gran­des ho­me­na­jes en su día

La Voz del Pueblo - - SOCIEDAD -

AEn­nio Mo­rri­co­ne no le gus­ta res­pon­der pre­gun­tas so­bre su cum­plea­ños. Sus 90 años, que ce­le­bra hoy, los pa­sa­rá en fa­mi­lia. Sin em­bar­go, no po­drá es­ca­par a los gran­des ho­me­na­jes.

Y es que sin Mo­rri­co­ne, mu­chas pe­lí­cu­las no ten­drían al­ma. El com­po­si­tor ita­liano no só­lo lo­gró po­ner­le mú­si­ca al llan­to de los co­yo­tes, las colts hu­mean­tes y los ca­ba­llos ga­lo­pan­tes, aun­que fue una pie­za cla­ve de los “spag­het­ti wes­tern”, un sub­gé­ne­ro de wes­terns eu­ro­peos de mo­da en los años 60 y 70 y pro­du­ci­dos por paí­ses co­mo Ita­lia y Es­pa­ña. Su mú­si­ca nun­ca fue un sim­ple acom­pa­ña­mien­to de las pe­lí­cu­las, sino una obra de ar­te en sí mis­ma.

Com­pu­so la mú­si­ca de “spag­het­ti wes­tern” co­mo “Il buono, il brut­to, il cat­ti­vo” (1966) y “Per un pugno di do­lla­ri” (1965), pro­ta­go­ni­za­das por Clint East­wood, y “C’era una vol­ta il West” (1968), to­das de Ser­gio Leo­ne, con­ver­ti­das en le­yen­das.

Mo­rri­co­ne y Leo­ne es­tu­dia­ron jun­tos en la es­cue­la pri­ma­ria en Ro­ma, pe­ro lue­go per­die­ron con­tac­to. Fue una gran suer­te pa­ra la his­to­ria del ci­ne que se re­en­con­tra­ran en los años 60. “No éra­mos ami­gos en la es­cue­la, pe­ro lo fui­mos a par­tir de ese mo­men­to”, con­tó Mo­rri­co­ne en un nue­vo li­bro de en­tre­vis­tas.

El com­po­si­tor es con­si­de­ra­do un per­fec­cio­nis­ta, aun­que al­gu­nos creen más bien que es un ob­se­si­vo. “La me­lo­día se tra­ba­ja. Mu­chas ve­ces es­cri­bí y lue­go cam­bié una no­ta por­que me pa­re­cía in­so­por­ta­ble”, con­tó. De­bi­do a lo mu­cho que tra­ba­jó en las úl­ti­mas dé­ca­das, de­jó de la­do a su es­po­sa. “Me da mu­cha pe­na no ha­ber pa­sa­do más tiem­po con María”, con­fe­só. La ma­yor par­te de su tiem­po se lo dio a or­ques­tas y di­rec­to­res.

Se di­ce que Mo­rri­co­ne em­pe­zó a com­po­ner a los seis años. Su pa­dre to­ca­ba la trom­pe­ta y es así co­mo él tam­bién co­men­zó a to­car­la. Com­pu­so mú­si­ca de cá­ma­ra y pie­zas pa­ra co­ros. Pe­ro las ban­das de so­ni­do eran su ver­da­de­ra pa­sión. En su ca­rre­ra de 60 años, com­pu­so la mú­si­ca de al­re­de­dor de 450 pe­lí­cu­las y tra­ba­jó jun­to a los más im­por­tan­tes ci­neas­tas, des­de Brian De Pal­ma (“The Un­tou­cha­bles”), Ro­man Po­lans­ki (“Fran­tic”) y Barry Le­vin­son (“Bugsy”) has­ta Giu­sep­pe Tor­na­to­re (“Ci­ne­ma Pa­ra­di­so”). Tam­bién com­pu­so la re­cor­da­da ban­da so­no­ra de “La mi­sión” de Ro­land Jof­fé.

Ga­nó va­rios Glo­bos de Oro, Baf­tas y pre­mios Grammy. Pe­ro tar­dó al­go más en al­zar el Os­car, que se­gún su opi­nión de­be­ría ha­ber re­ci­bi­do an­tes. Ha­bía es­ta­do no­mi­na­do cin­co ve­ces y nun­ca ha­bía ga­na­do. En 2007 ob­tu­vo el Os­car ho­no­ra­rio y en 2016 el pri­me­ro por una de sus obras, la ban­da de so­ni­do de “The Ha­te­ful Eight” (2015), de Quen­tin Tarantino.

Mo­rri­co­ne re­cuer­da bien la sen­sa­ción que tu­vo cuan­do no ga­nó la pre­cia­da es­ta­tui­lla, con­tó a dpa ha­ce po­co. “Siem­pre pen­sé que lo me­re­cía. To­dos sa­bían que me lo ha­bía ga­na­do”. A pe­sar de sus con­tac­tos con los gran­des di­rec­to­res de Holly­wood, nun­ca se mu­dó a Es­ta­dos Uni­dos. Tam­po­co apren­dió nun­ca in­glés. Y tam­po­co lo apren­de­rá aho­ra, bro­mea.

En tan­to, Mo­rri­co­ne ya no com­po­ne mú­si­ca pa­ra pe­lí­cu­las. Vi­ve en su ciu­dad na­tal, Ro­ma, en el ba­rrio de cla­se me­dia EUR, en un áti­co con vis­tas a la ciu­dad. Se tra­ta de un ba­rrio con bas­tan­tes zo­nas ver­des, más tran­qui­lo que el cen­tro de la ciu­dad. En el sa­lón hay un piano jun­to a in­nu­me­ra­bles flo­re­ros, va­si­jas y mue­bles an­ti­guos. El maes­tro de los an­te­ojos de mar­co os­cu­ro si­gue te­nien­do un ai­re vi­tal, com­pro­me­ti­do.

Aun­que ya no com­pon­ga mú­si­ca de pe­lí­cu­las, da mu­chos con­cier­tos en vi­vo. El pú­bli­co res­pon­de de for­ma en­tu­sias­ta cuan­do lo ve so­bre el es­ce­na­rio. Mo­rri­co­ne con­fie­sa que se si­gue po­nien­do un po­co ner­vio­so cuan­do di­ri­ge en vi­vo, ya que no le gus­ta co­me­ter erro­res. Sin em­bar­go, lo si­gue ha­cien­do: tres días an­tes de su 90 cum­plea­ños se pre­sen­tó en el Krem­lin en Mos­cú.

- Dpa -

Maes­tro. El com­po­si­tor ita­liano es con­si­de­ra­do un per­fec­cio­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.