El PRO co­que­tea con la de­ma­go­gia sin de­jar de cri­ti­car­la, pe­ro ten­ta­do de uti­li­zar­la, sin en­ten­der­la, y así le va. Mu­chos in­te­gran­tes del Go­bierno nun­ca la ne­ce­si­ta­ron por sus con­di­cio­nes per­so­na­les eco­nó­mi­cas

La Voz del Pueblo - - OPINIONES -

por ello fa­lla­ron en el diag­nós­ti­co.

Re­sol­vie­ron to­mar al Es­ta­do con las ca­rac­te­rís­ti­cas de una em­pre­sa pri­va­da, sin ad­ver­tir, por fal­ta de pre­pa­ra­ción pre­via, las di­fe­ren­cias con­tun­den­tes que las se­pa­ran. El ám­bi­to ofi­cial es mu­cho más am­plio, por su he­te­ro­ge­nei­dad, y por ello difícil. Cons­ti­tui­do por

El ma­cris­mo re­cu­rrió a me­di­das teó­ri­cas de ma­nua­les téc­ni­cos, que des­co­no­cen las reali­da­des con­cre­tas. No se pre­pa­ra­ron es­tu­dian­do la reali­dad de la so­cie­dad que les to­ca go­ber­nar. Nun­ca ne­ce­si­ta­ron pa­ra vi­vir de la de­ma­go­gia, la des­cu­brie­ron ver­da­de­ra­men­te sin bus­car­la, cuan­do co­men­za­ron a anun­ciar soluciones y re­sul­ta­dos fu­tu­ros, que no se con­cre­ta­ron y fue­ron de­rrum­ba­dos por la reali­dad, a la que ac­tual­men­te en­fren­tan con un plan de ajus­te.

Ha­cen y prac­ti­can de­ma­go­gia, mal ma­ne­ja­da, mien­tras sus pro­me­sas y pro­nós­ti­cos anun­cia­dos se van con­vir­tien­do en “pom­pas de ja­bón”. Las mis­mas de los an­te­rio­res, con igua­les re­sul­ta­dos, y la­men­ta­ble­men­te co­mo los que ven­drán si las co­sas no cambian.

La de­ma­go­gia, co­mo atri­bu­to po­lí­ti­co, siem­pre hay que “dis­fra­zar­la” y pa­ra que ayu­de es ne­ce­sa­ria la ex­pe­rien­cia de mu­chos “car­na­va­les elec­to­ra­les”. El se­ñor pre­si­den­te en el te­ma del en­cuen­tro de fútbol Ri­ver – Bo­ca por la Co­pa Li­ber­ta­do­res, pa­re­ció co­me­ter de­ma­go­gia pa­ra apro­ve­char po­lí­ti­ca­men­te el su­ce­so na­cio­nal del en­fren­ta­mien­to de­por­ti­vo.

No voy a reite­rar el epi­so­dio ocu­rri­do y pos­te­rio­res si­tua­cio­nes so­bre el mis­mo te­ma, po­co gra­tas. Una si­tua­ción in­só­li­ta e inex­pli­ca­ble des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, que el tiem­po se ocu­pa­rá de di­sol­ver en una anéc­do­ta de frus­tra­da de­ma­go­gia.

Lo que si pue­de de­jar co­mo co­ro­la­rio, que la de­ma­go­gia co­mo ele­men­to de la po­lí­ti­ca, de­be ins­tru­men­tar­se con co­no­ci­mien­to pa­ra prac­ti­car­la con efi­ca­cia.

“Un ar­ma de do­ble fi­lo”, “só­lo pa­ra ex­per­tos, nun­ca pa­ra im­pro­vi­sa­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.