¿Nos ha­ce­mos res­pon­sa­bles de nues­tras vi­das?

La Voz del Pueblo - - PORTADA -

Si no con­tro­lo la si­tua­ción, en­ton­ces no ten­go que ser res­pon­sa­ble de lo que me pa­sa. Si yo di­go,” no pue­do de­jar a mi pa­re­ja aun­que ya no la quie­ro” no es que no pue­da, si no que es­toy eli­gien­do ex­pre­sa­men­te no de­jar­la, es­toy ne­gan­do el con­trol de mis sen­ti­mien­tos y eva­dien­do la res­pon­sa­bi­li­dad de to­mar la de­ci­sión de ter­mi­nar la re­la­ción. Si real­men­te qui­sie­ra, po­dría de­ci­dir se­pa­rar­me, por­que soy res­pon­sa­ble de mis de­ci­sio­nes y pue­do ges­tio­nar ade­cua­da­men­te mis emo­cio­nes.

La res­pon­sa­bi­li­dad, es en­ten­di­da co­mo la ca­pa­ci­dad pa­ra res­pon­der con ha­bi­li­dad an­te una de­ter­mi­na­da si­tua­ción. Las per­so­nas res­pon­sa­bles, por tan­to, son las que tie­nen el ta­len­to o la su­fi­cien­cia de ac­tuar ade­cua­da­men­te an­te cier­tos acon­te­ci­mien­tos.

Pe­ro, ¿qué sig­ni­fi­ca asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad emo­cio­nal de nues­tra vi­da? A ve­ces, nues­tras emo­cio­nes de­pen­den más de lo que opi­nen los de­más de no­so­tros que de nues­tra pro­pia va­lo­ra­ción, en es­te ca­so, ha­ce­mos a los otros no so­lo res­pon­sa­bles de nues­tras emo­cio­nes, sino ade­más cul­pa­bles de nues­tro su­fri­mien­to; em­pe­za­mos a de­pen­der emo­cio­nal­men­te, nos enoja­mos con ellos cuan­do lo pa­sa­mos mal. Asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad emo­cio­nal de nues­tra vi­da sig­ni­fi­ca ser cons­cien­te de que mis emo­cio­nes de­pen­den de mí y de lo que pien­so so­bre las si­tua­cio­nes y so­bre lo que ha­cen los de­más, que real­men­te la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar mis reac­cio­nes emo­cio­na­les es­tá en mi in­te­rior y la pue­do desa­rro­llar.

Si de­ci­mos “no quie­ro ha­cer­lo” en vez de “no pue­do ha­cer­lo”, pa­sa­mos a acep­tar que es una elec­ción per­so­nal que asu­mi­mos, y que has­ta aho­ra no ha­bía­mos po­di­do re­co­no­cer.

Ese pue­de ser el pri­mer pa­so pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar en un po­si­ble pro­ble­ma real que po­dría ser: el mie­do a es­tar so­lo en el ca­so de quien no quie­re de­jar a su pa­re­ja ac­tual o el te­mor an­te la po­si­bi­li­dad de no en­con­trar otro tra­ba­jo, o la inseguridad per­so­nal de ca­da uno, en el ca­so de no ver­se ca­paz de lle­var a ca­bo cier­tas ac­cio­nes.

El to­mar con­cien­cia pue­de lle­gar a ser do­lo­ro­so al prin­ci­pio, pe­ro tam­bién es el pri­mer pa­so pa­ra re­co­no­cer lo que hay en el fon­do de aque­llo que, nos pue­de lle­gar a frus­trar y no nos per­mi­te avan­zar pa­ra ha­cer otras co­sas.

Tam­bién, el re­co­no­cer que en reali­dad no que­re­mos ha­cer­lo, pue­de dar­nos la opor­tu­ni­dad de en­con­trar nue­vas al­ter­na­ti­vas pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma que nos de­tie­ne o bien, asu­mir que, de­fi­ni­ti­va­men­te, no que­re­mos en­fren­tar aque­llo, de­jar de pen­sar que no lo ha­ce­mos por­que no po­de­mos sino por­que no lo desea­mos por la ra­zón que sea, asu­mir las con­se­cuen­cias de eso y de­jar de lu­char con­tra no­so­tros y con­tra nues­tras cir­cuns­tan­cias.

Tal vez al re­co­no­cer las ver­da­de­ras ra­zo­nes por las que he­mos ele­gi­do que no que­re­mos al­go, po­da­mos en­con­trar la so­lu­ción a esos pro­ble­mas que nos han per­se­gui­do des­de ha­ce tan­to tiem­po y po­ner­nos en ac­ción pa­ra de­ci­dir lo que real­men­te que­re­mos ha­cer de una ma­ne­ra más au­tén­ti­ca y más res­pon­sa­ble.

Pue­de su­ce­der que en mu­chas oca­sio­nes, cuan­do nos cues­ta asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad emo­cio­nal de nues­tra vi­da, vi­vi­mos el con­flic­to in­terno de cul­par a los de­más o de cul­par­nos a no­so­tros. Es de­cir, sen­tir ira ha­cia los de­más o si no, ha­cia uno mis­mo. El cul­par a los de­más nos ha­rá sen­tir­nos so­los y des­co­nec­ta­dos del mun­do y si nos cul­pa­mos a no­so­tros, nues­tra au­to­es­ti­ma lo su­fri­rá. La so­lu­ción de es­te con­flic­to po­dría lle­gar a es­tar al cam­biar la pre­gun­ta de ¿Quién tie­ne la cul­pa? por ¿Quién es res­pon­sa­ble y de qué?... de es­ta for­ma no nos an­cla­re­mos en el pa­sa­do sino que nos di­ri­gi­re­mos ha­cia un fu­tu­ro en el que los pro­ble­mas sí se re­suel­ven.

Aho­ra bien, po­de­mos ha­cer­nos la si­guien­te pre­gun­ta ¿Me res­pon­sa­bi­li­zo o me cul­pa­bi­li­zo?

Mu­chas ve­ces con­fun­di­mos es­tos dos con­cep­tos. Cul­pa­bi­li­zar­nos de nues­tra si­tua­ción, só­lo nos ha­ce acen­tuar nues­tra mo­chi­la de pro­ble­mas, y es al­go que no nos ayu­da. Cul­pa­bi­li­zar­nos de to­do lo que nos pa­sa, so­lo nos lle­va, a se­guir es­tan­do en la po­si­ción de víc­ti­ma y de po­bre­ci­to de mí. Lo que ayu­da es, po­der res­pon­sa­bi­li­zar­nos de nues­tros pro­pios ac­tos. Si so­mos res­pon­sa­bles de nues­tros ac­tos, tam­bién nos ha­re­mos car­go de las con­se­cuen­cias de los mis­mos. La cues­tión por tan­to se­ría des­pe­na­li­zar­nos, adop­tan­do una ac­ti­tud más com­pren­si­va y cons­truc­ti­va ha­cia no­so­tros mis­mos.

Un ac­to de ma­du­rez emo­cio­nal se­ría, sin du­das, lle­gar a re­co­no­cer las de­ci­sio­nes per­so­na­les, asu­mir nues­tra pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad y las con­se­cuen­cias de las elec­cio­nes per­so­na­les que rea­li­za­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.