Par­ti­ci­par, apren­der y pro­yec­tar­se

La Voz del Pueblo - - PORTADA -

Su ex­pe­rien­cia de par­ti­ci­par en Cos­quín en la Mues­tra de Ar­te­sa­nías sur­gió al que­dar se­lec­cio­na­do en­tre cin­cuen­ta y pi­co de ar­te­sa­nos en 2017. “Me lle­gó la in­vi­ta­ción pe­ro co­mo es­te año han cam­bia­do tan­to los ges­to­res tam­bién los va­lo­res, apar­te del cam­bio de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Ima­gi­na­te que el año pa­sa­do pa­gá­ba­mos 5000 de ca­non y es­te año 12 lu­cas. Yo vi ar­te­sa­nos de pri­mer ni­vel co­mo un ce­ra­mis­ta de Ju­juy, apar­te lo quie­ren ha­cer du­ran­te 26 días que siem­pre fue­ron 15. Tam­bién es muy al­to el cos­to eco­nó­mi­co no só­lo del tras­la­do sino de la per­ma­nen­cia su­ma­do al stock que te­nés que lle­var. Por eso se­gu­ra­men­te no va­mos a ir”.

“Es­te año re­ci­bí una in­vi­ta­ción pa­ra con­cu­rrir a un cur­so in­ten­si­vo de or­fe­bre­ría de dos días que se dic­ta en la Es­cue­la de Pú­bli­ca de Or­fe­bre­ría de Ca­ta­mar­ca, de la cual es ase­sor Emilio Pa­tar­ca, un grosso to­tal de es­to pe­ro en­tre la ins­crip­ción, el tras­la­do y la es­ta­día son co­mo 15 a 16 mil pe­sos pe­ro no los ten­go”. ha­ce unos días me ha­bía pues­to muy mal por­que te­nía­mos ar­ma­do un pe­di­do muy gran­de y cuan­do lo fui­mos a co­brar ni pa­ra el gas al­can­za­ba… por­que el cos­to de los ma­te­ria­les se ha­bía ido por las nu­bes. Yo sé que la si­tua­ción es­tá difícil pa­ra to­dos pe­ro es­to de la­bu­rar en fa­mi­lia es lo que te da fuer­zas pa­ra se­guir. Ca­mi­lo me ayu­da en el ta­ller, Flor es la que tam­bién co­la­bo­ra por­que es la que ta­lla los man­gos de los cu­chi­llos y le po­ne in­crus­ta­cio­nes”.

Las ho­jas que usa pa­ra rea­li­zar los cu­chi­llos las com­pra a un im­por­ta­dor, en tan­to los ca­bos de los mis­mos son de ma­de­ras du­ras o el as­ta de cier­vo axis. Pe­ro las di­fe­ren­cias se no­tan por­que se­gún él cuan­do cor­tás la ma­de­ra pa­ra ha­cer un ca­bo ca­da uno es di­fe­ren­te al otro por la ve­ta o los nu­dos. “A mí me en­can­ta fun­dir los me­ta­les co­mo pla­ta y oro, tam­bién mez­clo en tres ca­pas al­pa­ca, ace­ro y co­bre es­to pa­ra mí es un dis­fru­te”.

“Yo mu­chas ve­ces he que­ri­do ba­jar los bra­zos pe­ro si no fue­se por ella...” y mi­ra a Flo­ren­cia co­mo lo que es en su vi­da el pi­lar que sos­tie­ne y lo em­pu­ja. “Ha­ce 11 años que es­ta­mos jun­tos. No sa­bés lo que es; cuan­do via­já­ba­mos pa­ra ven­der ella me ma­ne­ja­ba cua­tro mil ki­ló­me­tros, los ne­nes chi­qui­tos, ha­cién­do­les la ma­ma­de­ra... El no ba­jar los bra­zos es­to le re­su­me, má­xi­me que en mi ca­so es uno de mis hi­jos quien me si­gue. En es­tos tiem­pos en el que apren­der un ofi­cio es tan difícil y ra­ro. Por eso ver­lo a él me­ti­do en es­to me ha­ce pen­sar que no ten­go que aban­do­nar...”.

Pa­ra ellos no só­lo es una for­ma sino un estilo de vi­da por­que se­gún Flo­ren­cia “no­so­tros nos adap­ta­mos bien, ha­ce­mos to­do jun­tos, nos mo­ve­mos en ma­sa. El que uno es­té sin el otro es por­que el otro es­tá ha­cien­do al­go muy im­por­tan­te, uno tie­ne que ha­cer al­go y el res­to acom­pa­ña. La gran di­fe­ren­cia que te­ne­mos es que yo soy muy op­ti­mis­ta, apar­te de ser es­cor­pia­na -di­ce gol­pean­do la me­sa-” de­mos­tran­do que pa­ra los dos la fa­mi­lia es el pro­yec­to de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.