Vidal trans­fie­re ajus­te pa­ra ne­go­ciar

La es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de la go­ber­na­do­ra de­trás del di­se­ño del pre­su­pues­to, úl­ti­ma ne­go­cia­ción im­por­tan­te del año PA­NO­RA­MA PO­LI­TI­CO BO­NAE­REN­SE

La Voz del Pueblo - - LA REGIÓN -

de lo que, con cier­to re­go­deo, en un sec­tor del ofi­cia­lis­mo des­cri­ben co­mo una es­pe­cie de “de­vo­lu­ción del fa­vo­res”: ha­cer­les sen­tir a los in­ten­den­tes pe­ro­nis­tas el mis­mo ri­gor que los go­ber­na­do­res de ese signo po­lí­ti­co le im­pu­sie­ron a Vidal.

La eva­lua­ción pre­li­mi­nar del pro­yec­to que, el jue­ves, hi­cie­ron los dipu­tados y se­na­do­res que in­te­gran los blo­ques que res­pon­den di­rec­ta­men­te a los in­ten­den­tes “dia­lo­guis­tas” pa­re­ce es­tar en lí­nea con las in­ten­cio­nes de la Go­ber­na­do­ra de po­ner­los a la de­fen­si­va. Allí se ha­bló de atem­pe­rar el im­pac­to de las trans­fe­ren­cias co­mo una prio­ri­dad de las ne­go­cia­cio­nes y, tam­bién, de cam­biar el ar­tícu­lo que obli­ga a los al­cal­des del Co­nur­bano a usar el to­tal del Fon­do Edu­ca­ti­vo pa­ra rea­li­zar obras de in­fra­es­truc­tu­ra es­co­lar. Esa úl­ti­ma cláu­su­la les im­pi­de fi­nan­ciar suel­dos pa­ra ac­ti­vi­da­des que for­man par­te de su es­que­ma de con­ten­ción so­cial, ade­más de ser una res­pues­ta de la Go­ber­na­do­ra a las crí­ti­cas por la tra­ge­dia de Moreno.

El mar­tes, en Ave­lla­ne­da, esos le­gis­la­do­res eva­lua­rán más a fon­do el pro­yec­to y la es­tra­te­gia que des­ple­ga­rán du­ran­te su tra­ta­mien­to par­la­men­ta­rio, en una reunión de la que for­ma­rá par­te el in­ten­den­te de Lo­mas, Martín In­sau­rral­de, que lle­va el diá­lo­go po­lí­ti­co con el je­fe de Ga­bi­ne­te, Fe­de­ri­co Sal­vai y su par de La Cos­ta, Juan De Je­sús, in­ter­lo­cu­tor con el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Her­nán La­cun­za pa­ra los as­pec­tos téc­ni­cos. Co­mo la elec­ción de la se­de de­ja en­tre­ver, de ese en­cuen­tro par­ti­ci­pa­rán no so­lo el lo­cal Jorge Fe­rra­re­si, sino tam­bién al­gu­nos otros re­fe­ren­tes del kirch­ne­ris­mo “puro”, en­tre los que ha­bría re­pre­sen­tan­tes del in­te­rior pro­vin­cial y re­fe­ren­tes co­mo Ve­ró­ni­ca Ma­ga­rio o Ma­rio Sec­co.

En­mar­ca­da por una mul­ti­pli­ci­dad de en­cuen­tros que el pe­ro­nis­mo lle­va ade­lan­te por es­tas ho­ras, esa reunión tie­ne una sig­ni­fi­ca­ción especial por­que per­mi­ti­rá que in­ter­na­men­te se mi­da has­ta qué pun­to la “vo­lun­tad ne­go­cia­do­ra” que di­cen te­ner los dia­lo­guis­tas se­rá acom­pa­ña­da por sus pa­res K. La mi­ra­da es­tá pues­ta en quie­nes go­bier­nan te­rri­to­rios, por­que más allá del fue­go re­tó­ri­co que des­ple­ga­rá en torno al ajus­te y la deu­da, exis­ten al­gu­nas se­ña­les in­ter­nas que in­di­can que exis­ti­ría cier­ta dis­po­si­ción a con­ver­sar. Esa in­cli­na­ción, si exis­te, no pue­de des­li­gar­se de las ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res del pro­yec­to de pre­su­pues­to, aun­que al­gu­nos ano­tan al­gu­nas otras se­ña­les que ex­ce­den es­ta dis­cu­sión.

En ese úl­ti­mo plano, en el blo­que dia­lo­guis­ta se es­pe­ran­zan con cier­ta vo­lun­tad de aper­tu­ra que creen vis­lum­brar en un ac­tor cla­ve: Má­xi­mo Kirch­ner. Po­nen co­mo ejem­plo una reunión de dos ho­ras que man­tu­vo con un re­fe­ren­te del pe­ro­nis­mo his­tó­ri­co del in­te­rior tan po­co li­ga­do a la iz­quier­da par­ti­da­ria co­mo Dá­ma­so La­rra­bu­ru, ope­ra­dor his­tó­ri­co de Bahía Blan­ca. Creen que son in­di­cios de que es­ta vez la ló­gi­ca de pre­sio­nar con ar­ma­dos elec­to­ra­les lo­ca­les pa­ra ob­tu­rar la ne­go­cia­ción po­dría no co­rrer. Aún así, esos mis­mos le­gis­la­do­res des­con­fían de cier­tos pa­res K, a quie­nes li­gan con re­fe­ren­tes gre­mia­les en la in­ten­ción de re­edi­tar en La Pla­ta el es­ce­na­rio de ten­sión que ro­deó al tra­ta­mien­to del Pre­su­pues­to na­cio­nal en Dipu­tados.

Pe­ro ese jue­go en­tre K du­ros y pe­ro­nis­tas dia­lo­guis­tas –que pue­de leer­se co­mo una es­pe­cie de pre­via a la dis­cu­sión por la uni­fi­ca­ción o no de ese cam­pono es la úni­ca ten­sión que ge­ne­ró la es­tra­te­gia de Vidal. Tam­bién los al­cal­des de Cam­bie­mos es­tán alar­ma­dos, co­mo de­mues­tran las ad­ver­ten­cias pú­bli­cas so­bre la im­po­si­bi­li­dad de afron­tar los nue­vos gas­tos que for­mu­la­ron el de La Pla­ta, Julio Ga­rro y el de Pi­lar, Ni­co­lás Do­cu­té. Sus ad­ver­ten­cias no hi­cie­ron más que ex­pli­ci­tar un ex­ten­di­do ma­les­tar sub­te­rrá­neo que cun­de en­tre sus pa­res, que lo se di­si­pó pe­se a los ges­tos de apo­yo pú­bli­co al pro­yec­to que al­gu­nos de ellos de­bie­ron ha­cer.

Ese des­con­ten­to obli­gó a l Eje­cu­ti­vo a ex­pli­ci­tar a los pro­pios un ar­gu­men­to que tam­bién es su­su­rra­do a la opo­si­ción. Por to­do con­cep­to, di­cen, las co­mu­nas re­ci­bi­rán en 2019 tras­fe­ren­cias por $120 mil mi­llo­nes, una ci­fra que ex­ce­de en un 35% el mon­to que les ha­bía si­do gi­ra­do en 2015, aún si se lo in­de­xa por la in­fla­ción que hu­bo des­de en­ton­ces. Pe­ro los ne­go­cia­do­res par­la­men­ta­rios de Cam­bie­mos sa­ben que aún así, es in­su­fi­cien­te. Por eso, agre­gan que –co­mo se ade­lan­tó aquí- par­te de las trans­fe­ren­cias pue­den ser eli­mi­na­das. Co­men­zan­do por la de CEAMSE, que ame­na­za con que­brar el blo­que de Dipu­tados ofi­cia­lis­tas.

Ca­ra a ca­ra

Al mis­mo tiem­po que dan por he­cho que el ajus­te a las co­mu­nas se­rá mo­ri­ge­ra­do en el cur­so de las ne­go­cia­cio­nes, en Cam­bie­mos es­tán con­ven­ci­dos de que par­te de esas trans­fe­ren­cias se­rán man­te­ni­das y de­be­rán ser ab­sor­bi­das por los al­cal­des, pro­pios y ex­tra­ños. Eso re­con­du­ce la mi­ra­da al otro eje de las ne­go­cia­cio­nes, que el go­bierno vie­ne des­ple­gan­do con el mas­sis­mo y que se ri­ge por una ló­gi­ca di­fe­ren­te: si bien tam­bién in­tere­san las obras, los car­gos (al igual que le res­to del pe­ro­nis­mo en el FR ar­gu­men­tan que los del Tri­bu­nal de Cuen­tas y el Ban­co co­rres­pon­den a la ne­go­cia­ción del año pa­sa­do), aquí lo que pri­ma es el pe­di­do de una ley pa­ra ade­lan­tar las elec­cio­nes a in­ten­den­te.

Con­tra lo que se co­mu­ni­ca ofi­cial­men­te, la ne­go­cia­ción la lle­van ex­clu­si­va­men­te Ser­gio Mas­sa y Vidal, quie­nes po­drían vol­ver a en­con­trar­se ca­ra a ca­ra la se­ma­na en­tran­te. Her­mé­ti­co has­ta con su pro­pia tro­pa, al tri­gren­se le co­mu­ni­ca­ron un vis­to bueno a su pe­di­do que pro­vino del co­ra­zón de la jus­ti­cia elec­to­ral de la ca­pi­tal bo­nae­ren­se. Se ba­sa en la ar­gu­men­ta­ción cen­tra­da en la au­to­no­mía mu­ni­ci­pal re­co­no­ci­da en la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal so­bre la que pi­vo­tea el pro­yec­to pa­ra des­do­blar los co­mi­cios, que ya fue pre­sen­ta­do. Y en el an­te­ce­den­te de Pi­na­mar, mu­ni­ci­pio que lla­mó a elec­cio­nes por su cuen­ta, an­ti­ci­pa­das res­pec­to del res­to, si bien por un ca­so de ace­fa­lía de­ri­va­do de una cau­sa por co­rrup­ción.

De lo que se tra­ta pa­ra los re­no­va­do­res es de en­con­trar ata­jos que per­mi­tan sor­tear la cues­tión de la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, que blan­de el Eje­cu­ti­vo pa­ra re­sis­tir el pe­di­do. Pe­ro no so­lo pa­ra ellos, En las úl­ti­mas ho­ras, un le­gis­la­dor de Cam­bie­mos su­gi­rió a Mas­sa aun plan B que pa­ra des­tra­bar la cues­tión: le­gis­lar una “prue­ba pi­lo­to” de bo­le­ta úni­ca pa­ra al­gu­nos mu­ni­ci­pios en 2019, ba­jo el mo­de­lo san­ta­fe­sino. Co­mo ese es­que­ma pre­vé una so­la bo­le­ta por ca­te­go­ría elec­to­ral, que­da­ría sal­va­da la cues­tión del “arras­tre” del tra­mo na­cio­nal que es­tá en el cen­tro del plan­teo del lí­der re­no­va­dor. - DIB -

- Ar­chi­vo -

Pun­to de par­ti­da. La se­sión del Se­na­do que mar­có el arran­que de la dis­cu­sión por el pre­su­pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.