Se fue, pe­ro de­jó miles de his­to­rias

El pa­sa­do mar­tes fa­lle­ció En­ri­que Cons­tan­tino, quien tra­ba­jó 42 años en la Hi­dro­eléc­tri­ca del Sud y fue la mano de­re­cha del re­cor­da­do Ro­ber­to Bru­nand

La Voz del Pueblo - - LA VOZ DE ORIENTE -

El úl­ti­mo mar­tes se apa­gó la vi­da de En­ri­que Cons­tan­tino, a los 91 años. Con su fa­lle­ci­mien­to, Orien­te per­dió a un ve­cino que unió el pa­sa­do y el pre­sen­te del pue­blo con sus ri­cos re­la­tos.

Si bien se lo co­no­ce co­mo “la mano de­re­cha” de Don Ro­ber­to Bru­nand, el le­gen­da­rio due­ño de la Hi­dro­eléc­tri­ca del Sud, En­ri­que tu­vo di­ver­si­dad de si­tua­cio­nes que son dig­nas de na­rrar. Na­ci­do en la po­bre­za, en una en­tre­vis­ta en el pro­gra­ma “Des­de el Puen­te”, emi­ti­do en el Ca­nal 4 de la Coope­ra­ti­va de Agua de Orien­te, en no­viem­bre de 2015, re­cor­da­ba las pe­nu­rias que se vi­vían en los años 30, tiem­po de cri­sis eco­nó­mi­ca, pe­ro tam­bién de es­ca­sos ser­vi­cios pú­bli­cos para los ha­bi­tan­tes.

Vi­vía en una quin­ta jun­to a su ma­má y a su abue­la. “Pa­sá­ba­mos una mi­se­ria bár­ba­ra. Iba a la es­cue­la con al­par­ga­tas y lle­ga­ba to­do mo­ja­do. An­tes no ha­bía ca­le­fac­ción, no ha­bía na­da. La maes­tra nos de­cía: ‘Chi­cos, aplau­dan y za­pa­teen para ca­len­tar­se un po­co. Era muy bra­vo, so­bre to­do en in­vierno”.

Su me­jor re­cuer­do del co­le­gio fue cuan­do en se­gun­do gra­do lo man­da­ron jun­to a otro com­pa­ñe­ro a bus­car el pan a la pa­na­de­ría del pue­blo. “El me­jor mo­men­to fue cuan­do nos die­ron un fe­li­pe ca­len­ti­to re­cién he­cho. No sa­bés lo ri­co que era”, se­ña­la­ba, mien­tras sus ojos bri­lla­ban re­cor­dan­do al ni­ño que ha­bía si­do, lleno de ne­ce­si­da­des pe­ro tam­bién de fe­li­ci­dad por las co­sas sim­ples.

“Mu­chas no­ches me tu­ve que acos­tar con arroz con le­che o ma­te co­ci­do y ga­lle­ta du­ra en la pan­za”, re­cor­da­ba. Y agre­ga­ba: “con mis tíos traía­mos las cha­tas lle­nas de bos­ta de los mé­da­nos, que era bue­na para usar co­mo le­ña. Con eso pa­sá­ba­mos to­do el in­vierno”.

“Ho­la, soy Ro­ber­to Bru­nand”

Su pri­mer tra­ba­jo fue en el cam­po de Juan Lar­sen. “Fui con­tra­ta­do por dos me­ses para or­de­ñar 10 va­cas, des­na­tar a la ma­ña­na, dar­le de co­mer a los chan­chos, echar los ca­ba­llos para los cha­te­ros y ayu­dar­le al quin­te­ro”.

Sin em­bar­go, por su duc­ti­li­dad y res­pon­sa­bi­li­dad a pe­sar de te­ner so­lo 16 años, esos 2 me­ses se trans­for­ma­ron en 7 años. Lar­sen le dio la opor­tu­ni­dad de ser trac­to­ris­ta, en épo­cas en que muy po­cos em­plea­dos de cam­po sa­bían ma­ne­jar.

Tam­bién tra­ba­jó de ca­mio­ne­ro, al­ba­ñil, tan­te­ro y has­ta pa­só pe­lí­cu­las en el ex cine del Orien­te Fút­bol Club. Has­ta que un día le to­can la puer­ta de su ca­sa, era Ro­ber­to Bru­nand, quien lo in­vi­ta­ba a ma­ne­jar una mo­to­ni­ve­la­do­ra para el mu­ni­ci­pio. “Es­tu­ve un año, pe­ro después me sa­ca­ron por­que era pe­ro­nis­ta y ha­bía que dar­le tra­ba­jo a un ra­di­cal. Cuan­do se en­te­ró Bru­nand, me di­jo que te­nía que ir­me a tra­ba­jar con él a la usi­na”. En­ri­que le di­jo que no sa­bía na­da de elec­tri­ci­dad, pe­ro Bru­nand in­sis­tió y le di­jo: “ya vas a apren­der”.

Y va­ya si apren­dió. En­ri­que tra­ba­jó 42 años en la usi­na Hi­dro­eléc­tri­ca del Sud, co­men­zó ha­cien­do los ho­yos para le­van­tar los palos de luz, más tar­de le to­có tra­ba­jar en la pro­pia usi­na, don­de vi­vió to­dos los cam­bios que se fue­ron pro­du­cien­do, tam­bién su­frió gra­ves inun­da­cio­nes, que lle­va­ron a reha­cer en un par de oca­sio­nes el di­que de con­ten­ción de la mis­ma.

“Bru­nand era exi­gen­te, pe­ro te­nía buen co­ra­zón”, ase­ve­ra­ba En­ri­que, que con una sa­bro­sa anéc­do­ta pin­tó de cuer­po en­te­ro de uno de los per­so­na­jes de Orien­te, co­mo tam­bién a su pro­pia per­so­na. “Me pi­dió que le va­ya a cor­tar la luz a un abo­na­do que de­bía un año y me­dio, pe­ro yo le di­je: ‘cor­tar­le la luz a una per­so­na de Orien­te, sa­bés lo di­fí­cil que es para mí”, re­cor­da­ba. “De­ci­le que te man­do yo’, me di­jo Bru­nand. Cuan­do fui a cor­tar la luz, el abo­na­do me re­pro­chó que te­nía dos chi­cas en­fer­mas y po­co tra­ba­jo”.

“Lo man­dé a que ha­ble con Bru­nand: te­nés que ce­rrar to­do, que no se vea que te­nés luz, de­ci­le que yo te cor­té la luz. Al­gún arreglo te va a ha­cer. Fi­nal­men­te lo fue a ver, Bru­nand, que se hi­zo el de­sen­ten­di­do, an­te la in­sis­ten­cia del abo­na­do, le di­jo: pe­ro ‘qué ge­nio tan po­dri­do tie­ne En­ri­que, có­mo te va a cor­tar la luz’, en­ton­ces me­tió su mano en el bol­si­llo y le di­jo: ‘to­má la pla­ta, pá­ga­le a En­ri­que, así ya no le de­bés na­da a la Hi­dro­eléc­tri­ca del Sud, aho­ra le de­bés a Ro­ber­to Bru­nand’”.

Due­ño de una me­mo­ria pro­di­gio­sa, has­ta úl­ti­mo mo­men­to En­ri­que re­gó de re­cuer­dos con mi­nu­cio­so de­ta­lle ca­da his­to­ria de su rica vi­da de tra­ba­jo y sa­cri­fi­cio, al tiem­po que pin­ta­ba con sus des­crip­cio­nes a per­so­na­jes y a una for­ma de vi­da ca­si ol­vi­da­da en la lo­ca­li­dad.

En­ri­que Cons­tan­tino que­da­rá en el re­cuer­do de to­do Orien­te

Cuan­do los fes­te­jos del cen­te­na­rio, Don En­ri­que reali­zó el en­cen­di­do sim­bó­li­co de lu­ces

Jun­to a otros em­plea­dos de la Hi­dro­eléc­tri­ca del Sud y Ro­ber­to Bru­nand

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.