El tes­ti­mo­nio de la jue­za que asu­mió en Ga­ran­tías

Co­mo in­te­gran­te del Cuer­po de Ma­gis­tra­dos Suplentes, Ma­ría Ele­na Ba­que­dano fue de­sig­na­da pa­ra re­em­pla­zar co­mo juez de Ga­ran­tías del Jo­ven a Al­ber­to Da­niel Ga­llar­do, quien se va a ju­bi­lar, y su­bro­ga tam­bién a Ra­fael Olea­ga. Es do­cen­te des­de 1983 y le gus­ta

La Voz del Pueblo - - PORTADA - Ma­ría Ba­que­dano

Ma­ría Ele­na Ba­que­dano in­te­gra des­de 2009 el Cuer­po de Ma­gis­tra­dos Suplentes y la Su­pre­ma Cor­te de­ci­dió que des­de ini­cios del año reem­pla­ce a Al­ber­to Da­niel Ga­llar­do, quien se va a ju­bi­lar co­mo juez de Ga­ran­tías del Jo­ven de Tres Arro­yos. Tam­bién es­tá su­bro­gan­do a Ra­fael Olea­ga, en el Juz­ga­do de Ga­ran­tías.

Ca­be re­cor­dar que Olea­ga se­rá so­me­ti­do a un jury, a raíz de de­nun­cias por mal­tra­tos al per­so­nal a su car­go y a un pres­ta­dor de ser­vi­cios in­for­má­ti­cos de la Cor­te de la Jus­ti­cia pro­vin­cial. Ade­más so­li­ci­tó me­ses atrás una li­cen­cia, apa­ren­te­men­te por mo­ti­vos de sa­lud.

Ba­que­dano re­ci­bió a LA VOZ DEL PUE­BLO en la se­de ju­di­cial de Sar­mien­to y 1810. Ade­más de ha­ber­se desem­pe­ña­do en di­ver­sos ám­bi­tos del Po­der Ju­di­cial, y en for­ma pre­via tam­bién en el Po­der Le­gis­la­ti­vo en La Pla­ta y en el Eje­cu­ti­vo de Mar del Pla­ta, se sien­te muy iden­ti­fi­ca­da con la ta­rea do­cen­te.

Es de la ciu­dad de 9 de Ju­lio y re­cuer­da que fue a es­tu­diar De­re­cho a La Pla­ta cua­tro días des­pués del gol­pe de Es­ta­do de 1976. “Ha­bía vis­to muy po­cas ve­ces mi­li­ta­res en mi vi­da, en 9 de Ju­lio no hay ba­ses. Re­si­día en una pen­sión que es­ta­ba en ca­lle 44, en­tre 5 y 6, jus­to en­fren­te del edi­fi­cio de los mi­li­ta­res. Era una pen­sión de chi­cas y dos por tres in­gre­sa­ban a ha­cer alla­na­mien­tos, sin or­den, sin na­da. To­do eso uno lo cuen­ta y pa­re­ce que se vi­vió ha­ce mu­chí­si­mos años, en tiem­pos his­tó­ri­cos no es tan­to. Se los sue­lo co­men­tar a mis alum­nos en la uni­ver­si­dad”, se­ña­la. De los re­cuer­dos de esa eta­pa, in­di­ca a mo­do de ejem­plo que “a me­dia cua­dra es­ta­ba la UOCRA, en­tra­ban, sa­ca­ban en­vuel­tos en fra­za­das… su­po­nía­mos por en­ton­ces que era al­gún ma­te­rial, co­sas ho­rri­bles”.

Su fa­mi­lia no que­ría que fue­ra a es­tu­diar en me­dio de tan­ta vio­len­cia. Pe­ro la vo­ca­ción le dio im­pul­so, por­que “era co­mo una co­sa que te­nía des­de chi­qui­ta, ju­ga­ba a ser abo­ga­da”.

En una mi­ra­da so­bre el ca­mino re­co­rri­do en su pro­fe­sión, ob­ser­va con gra­ti­tud que “a ve­ces he tra­ba­ja­do en co­sas que no me re­sul­ta­ban muy in­tere­san­tes, uno cuan­do se re­ci­be tra­ta de em­pe­zar a so­bre­vi­vir con un tra­ba­jo, con otro. Pe­ro en ge­ne­ral, la ver­dad es que agra­dez­co a to­das las per­so­nas que me han da­do una mano pa­ra po­der desem­pe­ñar­se en di­fe­ren­tes as­pec­tos del De­re­cho”.

Co­men­zó “con la par­te con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­va”. Tra­ba­jó en la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la pro­vin­cia, en La Pla­ta; in­te­gró lue­go el equi­po de la ase­so­ría ge­ne­ral mu­ni­ci­pal de Mar del Pla­ta; y re­gre­só pos­te­rior­men­te pa­ra ejer­cer la pro­fe­sión en la ca­pi­tal pro­vin­cial. Nun­ca de­jó de ser do­cen­te, ac­ti­vi­dad que ini­ció en 1983; “fui je­fa de tra­ba­jos prác­ti­cos, ad­jun­ta in­te­ri­na y pro­fe­so­ra ad­jun­ta de De­re­cho In­ter­na­cio­nal. Es un po­co lo que me lle­vó a mu­dar­me a Bahía Blan­ca en ma­yo de 1999”.

Su ami­ga, Gil­da Stemp­he­let, le pro­pu­so in­gre­sar al Po­der Ju­di­cial de la men­cio­na­da ciu­dad y se su­mó co­mo pro­se­cre­ta­ria. No obs­tan­te, ex­pli­ca que “el mo­ti­vo fun­da­men­tal de la mu­dan­za es que se abría el con­cur­so pa­ra la cá­te­dra de De­re­cho In­ter­na­cio­nal en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur. Por­que la ca­rre­ra es re­la­ti­va­men­te nue­va”.

Por en­ton­ces, te­nía la es­pe­cia­li­za­ción en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y, ex­pli­ca, “hi­ce otra en De­re­cho Pe­nal en la Uni­ver­si­dad del Sur. Con­cur­sé pa­ra un Juz­ga­do de Ga­ran­tías, pe­se a te­ner el plie­go en el Se­na­do lue­go vol­vió ha­cia atrás, fi­nal­men­te en el año 2009 asu­mí co­mo juez del Cuer­po de Ma­gis­tra­dos Suplentes en el fue­ro pe­nal y pe­nal ju­ve­nil”.

Una de las par­ti­cu­la­ri­da­des que tie­ne el car­go es “an­dar un po­co con la ca­sa a cues­tas”. Du­ran­te un año, es­tu­vo a car­go del Juz­ga­do de Ga­ran­tías de Ne­co­chea, de­bi­do a que Héc­tor Ge­rar­do Mo­reno de­jó su lu­gar pa­ra asu­mir co­mo ti­tu­lar de la De­fen­so­ría Ge­ne­ral. For­mó par­te del Tri­bu­nal Cri­mi­nal 3 y del Tri­bu­nal 1 de Bahía Blan­ca; ade­más por “una si­tua­ción muy con­yun­tu­ral” la Su­pre­ma Cor­te la nom­bró co­mo jue­za la­bo­ral en Ne­co­chea. Du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te nue­ve me­ses se in­cor­po­ró al Tri­bu­nal Oral Cri­mi­nal de Tres Arro­yos, an­te la par­ti­da de Ber­nar­do Bi­bel pa­ra ser juez fe­de­ral. En ta­les cir­cuns­tan­cias, cu­brió tam­bién “du­ran­te al­gún tiem­po” al juez Olea­ga en Ga­ran­tías.

Re­tor­nó a Bahía Blan­ca en 2012, don­de “úl­ti­ma­men­te es­ta­ba cu­brien­do el Tri­bu­nal Cri­mi­nal 2, por la ju­bi­la­ción de la doc­to­ra Ma­ría Eloi­sa Errea, y el Tri­bu­nal 3, por la ju­bi­la­ción de Gui­ller­mo Ló­pez Ca­me­lo”.

Ad­mi­te que la sor­pren­dió el nom­bra­mien­to en Tres Arro­yos. “Uno a ve­ces en­fras­ca­do en su tra­ba­jo no tie­ne mu­chas no­ti­cias, in­clu­so en lo que pa­sa aún en el pro­pio De­par­ta­men­to Ju­di­cial, por­que es­to es des­cen­tra­li­za­do. Aquí son pro­ble­mas mé­di­cos, uno nun­ca sa­be cuál es la gra­ve­dad de las co­sas. Fue pa­ra cu­brir una ne­ce­si­dad mu­cho más ur­gen­te qui­zás de la que hay en Bahía Blan­ca”, con­si­de­ra.

Des­cri­be que los car­gos por cu­brir de jue­ces en tri­bu­na­les bahien­ses afec­ta­rán los tiem­pos y se­rá un obs­tácu­lo an­te la as­pi­ra­ción de “te­ner jui­cios to­dos los días. Con­ta­mos con pla­zos por cum­plir. Es­tán los jui­cios pro­pios del Tri­bu­nal en cau­sas gra­ves, otros que son uni­per­so­na­les y tam­bién jui­cio por ju­ra­dos, más allá de los que op­tan por el pro­ce­di­mien­to abreviado. Hay mu­cho tra­ba­jo”.

Las cir­cuns­tan­cias

Por ra­zo­nes de sa­lud, el juez de Ga­ran­tías del Jo­ven Al­ber­to Da­niel Ga­llar­do se en­con­tra­ba de li­cen­cia des­de me­dia­dos de 2018. Era su­bro­ga­do por Ra­fael Olea­ga, juez de Ga­ran­tías. Pe­ro de­bi­do a que Olea­ga tam­bién so­li­ci­tó li­cen­cia me­ses más tar­de, la Jus­ti­cia per­ci­bió la ne­ce­si­dad de con­vo­car a Ma­ría Ele­na Ba­que­dano. Es­tá cu­brien­do am­bas fun­cio­nes.

Per­ma­ne­ce­rá en nues­tra ciu­dad “mien­tras du­re la su­bro­gan­cia en Ga­ran­tías. El Juz­ga­do de Ga­ran­tías exi­ge dis­po­si­ción per­ma­nen­te, no se pue­de via­jar”. En tan­to, una vez que Ga­llar­do se ju­bi­le su car­go sal­drá a con­cur­so, con to­do el pro­ce­di­mien­to de exá­me­nes has­ta la con­for­ma­ción de ter­nas, la elec­ción por par­te del Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial y el aval del Le­gis­la­ti­vo.

Ha­ce re­fe­ren­cia a la di­men­sión de Tres Arro­yos y al ín­di­ce de pro­ce­sos ju­di­cia­les, re­la­cio­na­do con su po­bla­ción. “El Juz­ga­do de Ga­ran­tías pa­ra ser uno so­lo, po­see bas­tan­te tra­ba­jo y es­tá en for­ma per­ma­nen­te de turno. En Bahía hay cua­tro y ca­da uno tie­ne su turno, que­da un tiem­po en que se pue­de te­ner la men­te un po­co más li­bre pa­ra ac­tua­li­zar­se, leer, con­sul­tar ju­ris­pru­den­cia”, afir­ma.

Mien­tras tan­to, aun­que sus des­ti­nos la­bo­ra­les la lle­van a re­si­dir tem­po­ral­men­te en dis­tin­tas ciu­da­des, quie­re dar con­ti­nui­dad a la ac­ti­vi­dad do­cen­te. “Me en­can­ta. Y me gus­ta mu­cho el de­re­cho in­ter­na­cio­nal. Es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción y trans­for­ma­ción”, con­clu­ye.

Su ta­rea en Tres Arro­yos es tem­po­ral. Se es­ta­ba desem­pe­ñan­do en los tri­bu­na­les cri­mi­na­les 2 y 3 de Bahía Blan­ca

El vier­nes por la ma­ña­na, Ma­ría Ele­na Ba­que­dano dia­lo­gó con es­te dia­rio en el Juz­ga­do de Ga­ran­tías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.