Los la­dro­nes “se ce­ba­ron” en la can­ti­na de la pi­le­ta de Cos­ta Sud

DOS TEN­TA­TI­VAS DE RO­BO DU­RAN­TE EL FIN DE SE­MA­NA El vier­nes, un gru­po ape­dreó el cuar­to del se­reno y, al mis­mo tiem­po, otro cor­ta­ba can­da­dos con una amo­la­do­ra. El sá­ba­do, la llu­via fue el man­to que tu­vie­ron pa­ra ac­tuar. Pa­blo Dec­ce­chis, di­jo que el club es

La Voz del Pueblo - - PORTADA -

Des­pués de su­frir dos atí­pi­cas ten­ta­ti­vas de ro­bo du­ran­te el fin de se­ma­na, a Pa­blo Dec­ce­chis lo que más le preo­cu­pa es “la ce­ba­da” de los la­dro­nes que pug­nan por va­ciar­le el de­pó­si­to de su fuen­te de tra­ba­jo.

La dra­má­ti­ca se­gui­di­lla de epi­so­dios em­pe­zó el vier­nes. Des­pués de cua­tro años de tra­ba­jar sin pro­ble­mas, a Chi­qui­to (co­mo lo co­no­cen to­dos en el club y la ciu­dad) lo ata­ca­ron sin éxi­to el vier­nes y el sá­ba­do. En am­bos ca­sos, los de­lin­cuen­tes de­mos­tra­ron es­tar muy de­ci­di­dos a ro­bar.

Tal co­mo el pro­pio dam­ni­fi­ca­do le co­men­tó a LA VOZ DE PUE­BLO, el vier­nes le cor­ta­ron los can­da­dos de la puer­ta de ac­ce­so que exis­te por afue­ra del pre­dio don­de fun­cio­na la pi­le­ta, pe­ro no pu­die­ron en­trar por­que lle­gó la po­li­cía. Pre­vio a eso, el se­reno su­frió el ac­cio­nar or­ga­ni­za­do de los la­dro­nes. Pa­ra sa­ber si ha­bía al­guien ha­cien­do se­gu­ri­dad, le arro­ja­ron pie­dras des­de la ve­re­da al te­cho de su re­cin­to, por en­ci­ma del co­rra­lón que pa­sa por la ca­lle Fa­lu­cho. Mien­tras tan­to, otros cóm­pli­ces, apro­ve­cha­ron a cor­tar los can­da­dos del pri­mer ac­ce­so, apa­ren­te­men­te, va­lién­do­se de una amo­la­do­ra con ba­te­rías, se­gún es­ti­mó el ce­rra­je­ro que lue­go re­pa­ró los da­ños.

La in­ten­si­dad de la pe­dra­da, hi­zo que el se­reno lla­me a la po­li­cía. La lle­ga­da del pa­tru­lle­ro ha­bría si­do el fac­tor que hi­zo aban­do­nar a los la­dro­nes. Su plan só­lo de­jó da­ños pa­ra el club.

“La pi­le­ta ter­mi­nó lle­na de tos­cas, al pun­to tal, que la gen­te de man­te­ni­mien­to de­bió me­ter­se y sa­car­las ma­nual­men­te, ya que si se po­nía en fun­cio­na­mien­to en ba­rre­fon­do, co­rrían el ries­go de rom­per las tur­bi­nas. Ese tiem­po (cuan­do ti­ra­ron pie­dras), fue el que apro­ve­cha­ron pa­ra cor­tar los can­da­dos”, co­men­tó Dec­ce­chis

Pe­ro no to­do que­da­ría ahí. Al día si­guien­te, le ba­rre­tea­ron el ac­ce­so a la can­ti­na que va por el ac­ce­so que fun­cio­na en el in­te­rior del pre­dio. En es­ta opor­tu­ni­dad, los de­lin­cuen­tes de­mos­tra­ron es­tar muy pen­dien­tes y aten­tos, ya que apro­ve­cha­ron el tem­po­ral de llu­via y vien­to pa­ra ha­cer va­ler su im­pu­ni­dad.

“Ope­ra­ron con in­te­li­gen­cia”, coin­ci­dió Dec­ce­chis an­tes de re­cor­dar que, “ayer (por el sá­ba­do), el pi­le­te­ro lle­gó tar­de por­que no con­se­guía re­mis por la llu­via. Pe­ro los la­dro­nes apro­ve­cha­ron eso (el es­ta­do del tiem­po) pa­ra ba­rre­tear la re­ja que es­tá ubi­ca­da den­tro del pre­dio”, y agre­gó, “co­mo (el se­reno) tam­po­co po­día ve­nir en bi­ci­cle­ta, lle­gó 45 mi­nu­tos más tar­de. Él cal­cu­ló que ese tiem­po fue apro­ve­cha­do pa­ra ba­rre­tear la re­ja”. Una fa­lla en la ce­rra­du­ra, les im­pi­dió fran­quear­se el pa­so y el ro­bo vol­vió a frus­trar­se por se­gun­da vez en dos días.

Mu­chas de las sos­pe­chas que se ma­ne­jan en el club, afir­man que es­tos ac­tos na­cie­ron ha­ce años con la prác­ti­ca de una tra­ve­su­ra co­mo me­ter­se a la pi­le­ta por la no­che. Con el tiem­po, las con­duc­tas de esos in­tru­sos, se con­vir­tie­ron en los da­ños que hoy su­fre la ins­ti­tu­ción, y no gol­pean úni­ca­men­te en el em­pren­di­mien­to de Chi­qui­to.

Se­gún re­cor­dó Dec­ce­chis, lo su­fri­do en los dos úl­ti­mos días no son he­chos ais­la­dos. “Rom­pen, ha­cen da­ño. Es­te año, tam­bién ti­ra­ron en la can­cha de te­nis, la lle­na­ron de pie­dras. Y el año pa­sa­do, qui­sie­ron que­mar la tribuna vie­ja. Siem­pre hay co­sas asi”, re­mar­có.

Des­pués de mos­trar­se preo­cu­pa­do por­que los he­chos con­ti­núan, in­clu­so des­pués de ha­ber acor­da­do un per­mi­so con la po­li­cía pa­ra in­gre­sar y re­co­rrer el pre­dio, ce­rró el con­tac­to con la re­fle­xión que le ha­ce pen­sar en que­dar­se a dor­mir en la can­ti­na y cui­dar lo su­yo, “lo úni­co que me preo­cu­pa es que los no­to ce­ba­dos y no creo que se cal­men de un día pa­ra otro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.