Con­trol bio­ló­gi­co, una es­tra­te­gia tan sos­te­ni­ble co­mo ren­ta­ble

La Voz del Pueblo - - LA REGION -

A la som­bra de los sis­te­mas pro­duc­ti­vos sim­pli­fi­ca­dos y de­pen­dien­tes de los in­su­mos sin­té­ti­cos que se ex­pan­den e in­ten­si­fi­can, cre­ce y se for­ta­le­ce la con­vic­ción de que exis­ten al­ter­na­ti­vas de ma­ne­jo más sus­ten­ta­bles e, in­clu­so, ren­ta­bles. Los es­pe­cia­lis­tas re­co­no­cen un vi­ra­je ex­ten­di­do so­cial­men­te ha­cia la to­ma de con­cien­cia que im­pul­sa un cam­bio de pa­ra­dig­ma en los sis­te­mas pro­duc­ti­vos.

Es­te gi­ro ha­cia la sus­ten­ta­bi­li­dad es im­pul­sa­do, en gran par­te, por la so­cie­dad y sus con­su­mi­do­res que, ca­da vez con más con­cien­cia eco­ló­gi­ca y so­cial, exi­gen una ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad en los pro­ce­sos y de­no­tan su preo­cu­pa­ción por el cui­da­do del am­bien­te, de los re­cur­sos na­tu­ra­les y de la sa­lud.

Con la sus­ten­ta­bi­li­dad co­mo me­ta, re­sur­gen al­ter­na­ti­vas, co­mo el con­trol bio­ló­gi­co de pla­gas, que es­tre­chan la re­la­ción de la hu­ma­ni­dad con la na­tu­ra­le­za, al pun­to de co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas de am­bien­tes, cul­ti­vos e in­ter­ac­cio­nes bio­ló­gi­cas y com­pren­der los ci­clos pro­duc­ti­vos.

Se tra­ta de un mé­to­do de con­trol que me­dian­te el uso de los con­tro­la­do­res na­tu­ra­les se lo­gra dis­mi­nuir y has­ta anu­lar el im­pac­to de las pla­gas y en­fer­me­da­des en las plan­tas y sue­los. Si bien es­ta es­tra­te­gia no es una téc­ni­ca in­no­va­do­ra ni mo­der­na, los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que se tra­ta de una al­ter­na­ti­va be­ne­fi­cio­sa y en au­ge que per­mi­te re­du­cir el uso de in­su­mos quí­mi­cos y ba­jar, así, la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal.

En es­te sen­ti­do, Juan Car­los Ga­mun­di, en­to­mó­lo­go del INTA Oli­ve­ros, San­ta Fe, des­ta­có las nu­me­ro­sas ven­ta­jas de la es­tra­te­gia de con­trol: “Por lo ge­ne­ral, no tie­ne nin­gún efec­to co­la­te­ral so­bre otros enemi­gos na­tu­ra­les, no ge­ne­ra re­sis­ten­cia, evi­ta la apa­ri­ción de pla­gas se­cun­da­rias o su re­sur­gi­mien­to –al­go que sue­le su­ce­der con los ma­ne­jos pre­ven­ti­vos y tem­pra­nos tra­di­cio­na­les– y no pro­du­ce des­equi­li­brios en los eco­sis­te­mas”.

Co­mo si con es­to no fue­ra su­fi­cien­te pa­ra des­ta­car las nu­me­ro­sas ven­ta­jas, el in­ves­ti­ga­dor agre­gó: “Me­dian­te el con­trol bio­ló­gi­co, en al­gu­nas pro­duc­cio­nes, se al­can­zan los mis­mos ren­di­mien­tos que con los in­sec­ti­ci­das quí­mi­cos, pe­ro con tres ve­ces me­nos de prin­ci­pios ac­ti­vos y de im­pac­to am­bien­tal, ade­más de un cos­to re­du­ci­do”.

A su vez, la re­la­ción cos­to be­ne­fi­cio es muy fa­vo­ra­ble. “Se han he­cho es­tu­dios a es­ca­la mun­dial en los que se mues­tra que el re­torno con téc­ni­cas de con­trol bio­ló­gi­co es de 30 a 1, co­sa que no su­ce­de con los in­sec­ti­ci­das quí­mi­cos”, in­di­có el en­to­mó­lo­go.

Pa­ra Laura Ga­so­ni, es­pe­cia­lis­ta en con­trol bio­ló­gi­co de INTA que es­tu­dia el te­ma des­de ha­ce ya dos dé­ca­das, “el pro­gre­so en la im­ple­men­ta­ción de me­to­do­lo­gías de con­trol bio­ló­gi­co re­ve­la las nu­me­ro­sas fun­cio­nes de los an­ta­go­nis­tas pa­ra re­du­cir el ni­vel de inócu­lo pa­to­gé­ni­co, pro­te­ger a los cul­ti­vos de la in­va­sión de pa­tó­ge­nos o es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to ve­ge­tal”.

Pe­ro, no es una téc­ni­ca in­fa­li­ble. Así lo sos­tie­ne Vi­via­na Ba­rre­ra, es­pe­cia­lis­ta en mi­co­lo­gía del Ins­ti­tu­to de Mi­cro­bio­lo­gía y Zoo­lo­gía Agrí­co­la (IM­yZA) del INTA Cas­te­lar, quien ex­pli­có: “No es un con­trol ab­so­lu­to, co­mo el quí­mi­co”. A pe­sar de ello, “per­mi­te ju­gar con mu­chas va­ria­bles, al­go que con una sus­tan­cia quí­mi­ca es im­po­si­ble por­que hay una úni­ca fór­mu­la que se apli­ca a to­do por igual”.

Ga­mun­di, por su par­te, agre­gó que se tra­ta de una téc­ni­ca “con li­mi­ta­cio­nes” y su apli­ca­ción prác­ti­ca no es tan efec­ti­va ni sir­ve pa­ra con­tro­lar a las pla­gas cuan­do su­pe­ran el ni­vel de da­ño.

A mo­do de ejem­plo, el en­to­mó­lo­go se re­fi­rió a los in­sec­tos pla­ga co­mo las oru­gas en so­ja o las chin­ches que co­lo­ni­zan muy rá­pi­do el cul­ti­vo. “En es­tos ca­sos es­pe­cí­fi­cos, las téc­ni­cas de con­trol bio­ló­gi­co no son efi­cien­tes”, re­co­no­ció.

“No hay se­cre­tos pa­ra adop­tar­la”, in­sis­tió el en­to­mó­lo­go quien no du­dó en sub­ra­yar que el con­trol bio­ló­gi­co, a di­fe­ren­cia del con­trol quí­mi­co tra­di­cio­nal, re­quie­re un am­plio co­no­ci­mien­to de to­das las va­ria­bles que in­flu­yen en el agroe­co­sis­te­ma.

Ba­rre­ra fue más allá al ase­gu­rar que “se pue­den se­lec­cio­nar las ce­pas de mi­cro­or­ga­nis­mos más efi­cien­tes pa­ra com­ba­tir cier­tas en­fer­me­da­des en ve­ge­ta­les, o bien com­bi­nar­las con otras ce­pas. A su vez, se las pue­de com­ple­men­tar con otras es­tra­te­gias co­mo la so­la­ri­za­ción, en­mien­das o ro­ta­cio­nes. “El con­trol quí­mi­co, en cam­bio, tie­ne una úni­ca fór­mu­la pa­ra to­do”, es­pe­ci­fi­có la téc­ni­ca del IM­yZA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.