La Voz del Pueblo

En junio, una familia tipo necesitó $ 66.488 para no ser pobre

La canasta básica total registró una suba de 3,2%. En el primer semestre trepó 22,7%

-

El costo de la Canasta Básica Total (CBT), que determina la línea de pobreza, se aceleró un 3,2% en junio según informó ayer el Indec. De esta manera, una familia tipo de dos adultos y dos niños necesitó $ 66.488 para no ser considerad­a pobre.

La CBT trepó más que en mayo, cuando había subido 2,4%. Asimismo, el incremento durante el sexto mes del año fue idéntico al que arrojó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) oficial.

Por su parte, la Canasta Básica Alimentari­a (CBA), que marca la línea de indigencia, trepó 3,6%, por encima del aumento de los precios a nivel general. Por lo tanto, una familia tipo requirió $ 28.414 para no ser considerad­a indigente.

Vale recordar que actualment­e el Salario Mínimo Vital y Móvil es de $ 27.216, inferior al costo de la CBA para una familia. Paralelame­nte, si los dos adultos de la familia ganan ese monto, no llegan a cubrir el costo de la CBT.

En términos interanual­es, el valor de la canasta total registró un alza del 51,8% mientras que el de la alimentari­a se disparó 57,6%. En el mismo período, el IPC exhibió un aumento del 50,2%.

Mientras tanto, en el primer semestre de 2021 la inflación fue del 25,3%, mismo avance que el arrojado por la CBA. La CBT creció en una menor cuantía, un 22,7%.

Cabe remarcar que la Canasta Básica Total no contempla, por ejemplo, el costo de un alquiler. Según datos del Indec, casi el 20% de los habitantes del país son inquilinos mientras que en la Ciudad de Buenos Aires ese número es superior al 35% según relevamien­to de 2018. Según lo informado la semana pasada, los precios subieron en promedio un 3,2% en junio. Si bien la cifra mensual de junio fue la más baja desde octubre del año pasado, apenas se desaceleró 0,1 puntos porcentual­es respecto de mayo y esto se debió fundamenta­lmente a factores estacional­es y una menor suba en precios regulados por el Gobierno.

Los precios en Alimentos y bebidas, la división de mayor incidencia en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), tuvieron una leve aceleració­n (3,2% vs 3,1% en mayo). Al interior de este segmento se verificaro­n mayores subas en casi todos los productos, parcialmen­te compensada­s por bajas en frutas y verduras.

Entre los alimentos que más subieron se encontraro­n bienes de primera necesidad como carnes, lácteos y panes, lo cual de mantenerse podría seguir impactando de manera negativa en el salario real, que ya acumula tres años consecutiv­os con caídas. En este marco, el Gobierno ya aseguró que pretende que el salario real cierre el año con una recuperaci­ón luego de los constantes golpes recibidos desde 2018. - DIB / TÉLAM -

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina