No­ta de ta­pa:

Pa­re­ja swin­ger en el tea­tro, atrac­ción gay en “100 días pa­ra enamo­rar­se” y mi­li­tan­cia pro Ley de Abor­to Le­gal, Se­gu­ro y Gra­tui­to, a Ju­lie­ta Zyl­ber­berg no le da ni un po­qui­to de vér­ti­go to­dos los gran­des cam­bios so­cia­les que es­tá ac­tuan­do y vi­vien­do. Ella

Look - - SUMARIO - Por Gabriela Bru­zos Pro­duc­ción: Pa­tri­cia Mog­ni Fo­tos: Jo­sé Tolomei

Ju­lie­ta Zyl­ber­berg, la chi­ca de los gran­des cam­bios.

AJu­lie­ta Zyl­ber­berg los gran­des cam­bios so­cia­les de la ac­tua­li­dad la tie­nen ocu­pa­da en el tra­ba­jo y la vi­da. O sea, to­do el res­to de día que le que­da des­pués de ocu­par­se de la crian­za de su hi­ji­to Luis, aco­mo­dar­se tras su se­pa­ra­ción de Es­te­ban La­mot­he y dis­fru­tar de su nue­va re­la­ción con Da­niel Katz.

Mien­tras es­pe­ra el es­treno de dos pe­lí­cu­las ya fil­ma­das, “Ai­re” y “All in­clu­si­ve”, la actriz co­men­zó 2018 lle­van­do al tea­tro al per­so­na­je que hi­cie­ra Car­la Petersen en el ci­ne. En “Dos más dos” (tea­tro El Na­cio­nal), com­par­te es­ce­na con Lu­ciano Cá­ce­res (su pa­re­ja de esa fic­ción), Eleo­no­ra Wex­ler y Fer­nán Mi­rás pa­ra dar­le vi­da a la his­to­ria de la pa­re­ja que se acer­ca a sus ami­gos pa­ra in­vi­tar­los a una ex­pe­rien­cia de in­ter­cam­bio de pa­re­jas, swin­ger en in­glés.

Tam­bién mien­tras es­pe­ra que la con­vo­quen pa­ra la se­gun­da tem­po­ra­da de “Otros pe­ca­dos”, el uni­ta­rio de Pol­ka que pro­ta­go­ni­zó jun­to a Ra­fa Ferro y Pao­la Ba­rrien­tos, le en­can­tó que la lla­ma­ran pa­ra “Cien día enamo­rar­se” so­bre to­do por­que hay “un gru­po de gen­te tan lin­da y que­ri­da”. Es que en el elen­co se reencontró con Ma­ri­na Be­llat­ti con quien fil­mó “All in­clu­si­ve” y pu­do com­par­tir con Car­la Petersen su per­so­na­je tea­tral. Tam­bién acá, Ju­lie­ta en­fren­tó el desafío de ser una en­tre­na­do­ra de gym que se­du­ce a Car­la Petersen (Laura) y has­ta tie­ne es­ce­nas apa­sio­na­das con la abo­ga­da se­pa­ra­da de Juan Mi­nu­jín.

Mien­tras se in­ter­cam­bian opi­nio­nes so­bre los abri­gos que se usa­rían en la pro­duc­ción, la char­la con Ju­lie­ta fue des­gra­nan­do el gran com­pro­mi­so de la actriz con los cam­bios y el pre­sen­te, más allá de esos per­so­na­jes desafian­tes a los que no les tu­vo ni un po­qui­to de te­mor.

-¿Opi­nás que apor­ta a la reflexión del pú­bli­co to­car en las ta­blas un te­ma com­pli­ca­do co­mo el del in­ter­cam­bio de pa­re­jas?

-En prin­ci­pio, me re­sul­ta ra­ro con­si­de­rar al­go com­pli­ca­do a una de­ci­sión de pa­re­ja. En reali­dad, la obra no tra­ta de los swin­ger sino de las fan­ta­sías se­xua­les, de qué le pa­sa a la se­xua­li­dad en una pa­re­ja de mu­cho tiem­po y

creo que eso es un te­ma bas­tan­te uni­ver­sal. In­clu­so, en es­ta his­to­ria, la tra­ma se ar­ma cuan­do se co­rren un po­co las cláu­su­las que arman el con­tra­to en­tre esas pa­re­jas pa­ra ha­cer swin­ger.

-La fic­ción sue­le per­mi­tir­se si­tua­cio­nes que a la vi­da real to­da­vía le cues­ta. ¿Te ani­ma­rías a prac­ti­car swin­ger con tu pa­re­ja?

-No lo hi­ce, pe­ro no me pa­re­ce de­li­ran­te y tam­po­co al­go que ha­ga a la va­len­tía. Ca­da pa­re­ja es un mun­do y no ca­be so­lo lo per­so­nal por­que to­do se ar­ma de a dos. En­ton­ces, ca­da de­ci­sión de­pen­de con quién y con qué nos cir­cu­le. Sí creo que la se­xua­li­dad de­be ser al­go en per­ma­nen­te mo­vi­mien­to den­tro de uno por­que pre­ci­sa­men­te se tra­ta de la co­ne­xión con otra per­so­na.

-Que obras y pro­gra­mas ha­blen de swin­ger, ho­mo­se­xua­li­dad o de­re­cho a la iden­ti­dad ¿ha­bla bien de la fic­ción o de la so­cie­dad?

-Las so­cie­da­des van cam­bian­do. Cuan­do yo era chi­ca, la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar era muy dis­tin­ta a lo que es aho­ra. Tam­bién lo era la pa­re­ja. Hay un avan­ce in­dis­cu­ti­ble y ab­so­lu­to. Mi hi­jo ve a la ho­mo­se­xua­li­dad de otra ma­ne­ra a la que yo la veía. A mí me lla­ma­ba la aten­ción ver be­sar­se a dos chi­cas o chi­cos y mi hi­jo me pre­gun­ta si soy la no­via de una ami­ga. Es­to tam­bién se apli­ca a los mo­de­los fa­mi­lia­res.

-¿Có­mo lle­va su agen­da una ma­má jo­ven y ac­tual co­mo vos de tra­ba­jo, crian­za, di­vor­cio, nue­va pa­re­ja?

-Es un con­flic­to co­mo an­tes. Tra­to de or­ga­ni­zar­me mu­cho pa­ra que el tra­ba­jo no mue­va mis mo­men­tos con mi hi­jo. An­tes de ser ma-

dre, te­nía una ca­pa­ci­dad la­bo­ral mu­cho más gran­de y hoy ne­ce­si­to esa can­ti­dad de tiem­po pa­ra es­tar en la reunión de pa­dres de la es­cue­la y a la ho­ra de ju­gar. No me plan­teo eso de pe­dir fle­xi­bi­li­dad so­lo por­que es­tá en­fer­mo o con­si­de­rar que es­toy pi­dien­do al­go que no me co­rres­pon­de. Si es­tá en­fer­mo, ten­go que fal­tar aun­que ha­ya pe­di­do un ho­ra­rio es­pe­cial pa­ra la reunión del co­le­gio. ¡Y sí! Es­toy crian­do a una per­so­na. Aún cuan­do ten­go un pa­dre muy pre­sen­te pa­ra mi hi­jo, que se ocu­pa de un mon­tón de cosas y con el que nos di­vi­di­mos las ta­reas.

-Sos par­te de las ac­tri­ces mi­li­tan­tes por la san­ción de la Ley de Abor­to Le­gal, Se­gu­ro y Gra­tui­to ¿có­mo es­tás vi­vien­do el nue­vo de­ba­te en Se­na­do­res?

-Me dio una emo­ción muy gran­de la me­dia san­ción y si­go trabajando pa­ra sea Ley.

-¿Hay una grie­ta en­tre ac­tri­ces de di­fe­ren­tes pos­tu­ras?

-Creo que es­ta­mos to­das a fa­vor y las que no lo es­tán, a mí no se me acer­ca­ron. No pue­do con­ce­bir que una mu­jer es­té en con­tra de es­ta ley.

Un ta­pa­do con to­do lo que hay que te­ner pa­ra ser trendy. Over­si­ze en ma­te­la­sée ce­les­te y con pu­ños de piel ($ 9.990, Las Pe­pas). De­ba­jo, un con­jun­to so­ña­do de remera de cue­llo al­to sin man­gas ($ 2.100) y fal­da tu­bo de chi­fón azul ($ 2.800, to­do de Black­mam­ba) y za­pa­tos are­na ($ 2.900, Mary & Joe).

Pa­ra las cin­tu­ras al­tas tan de mo­da, bu­zo cor­to con gran ca­pu­cha y man­gas campana ($ 2.500) con pan­ta­lón­de vi­ni­lo ($ 3.200, to­do de Black­mam­ba).

La me­jor ma­ne­ra de ag­gior­nar lo clá­si­co es un buen ta­pa­do lar­go, en es­co­cés tra­di­cio­nal y de buen pa­ño por­que se pue­de lle­var con to­do ($ 5.200, Black­mam­ba). Bo­tas de ca­ña arru­ga­da ($ 6.000, Jus­ta Osa­día). Mol­des 12 y 14 - Ta­pa­do - Ta­lles 42 y 46

Un con­jun­to sú­per can­che­ro de cam­pe­ra bom­ber es­tam­pa­da re­ver­si­ble ($ 4.200) y pan­ta­lón de­por­ti­vo ($ 2.600, to­do de Black­mam­ba) más bor­ce­guíes de cha­rol ($ 2.800, Don­né).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.