Crea­do­res

De pa­so por Ar­gen­ti­na, la doc­to­ra Ma­ría Lour­des Del­ga­do Lu­que nos cuen­ta có­mo vie­ne pi­san­do fuer­te la mo­da sus­ten­ta­ble y de qué se tra­ta es­ta mo­di­fi­ca­ción en el pa­ra­dig­ma de lo fas­hion

Look - - SUMARIO -

Ma­ría Lour­des Del­ga­do Lu­que pa­só por Bue­nos Ai­res y nos con­tó có­mo la mo­da sus­ten­ta­ble pi­sa fuer­te en el mun­do.

La ocu­pa­ción por la sus­ten­ta­bi­li­dad en la mo­da avan­za a pa­so fir­me aun­que pa­rez­ca len­to. Ca­da vez más, la gen­te se ocu­pa de sa­ber de dón­de vie­ne la ro­pa que usa, con­de­na los ma­te­ria­les que da­ñan el me­dio am­bien­te o a los ani­ma­les y es con­cien­te de que es­ta in­dus­tria es la se­gun­da en ni­vel de con­ta­mi­na­ción, des­pués de la del pe­tró­leo y an­tes que la mi­ne­ría , el uso de ta­lle­res clan­des­ti­nos pa­ga un al­to pre­cio en el con­su­mo y las co­rrien­tes co­mo el ve­ge­ta­ria­nis­mo o ve­ga­nis­mo lle­gan al pla­card. Has­ta aquí, to­da res­pon­sa­bi­li­dad caía so­bre la pro­duc­ción, pe­ro se ha lle- ga­do a un pun­to en que lo sus­ten­ta­ble tam­bién es res­pon­sa­bi­li­dad del clien­te. Co­mo di­jo al­gu­na vez la di­se­ña­do­ra Vi­vien­ne West­wood: “Hay que com­prar me­nos y ele­gir más. Hay que la­var me­nos”.

Ma­ría Lour­des Del­ga­do Lu­que es doc­to­ra en Co­mu­ni­ca­ción y mas­ter en Igual­dad de Gé­ne­ro por la Uni­ver­si­dad Ceu-Car­de­nal He­rre­ra de Va­len­cia y li­cen­cia­da en Geo­gra­fía e His­to­ria por la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba, en­tre otros tí­tu­los. En su re­cien­te pa­so por Ar­gen­ti­na, vol­vió a jun­tar­se con su so­cio lo­cal en la vo­ca­ción de la mo­da res­pon­sa­ble, el In­ge­nie­ro Tex­til, fun­da­dor y di­rec­tor del Cen­tro Tex­til Sus­ten­ta­ble, Mi­guel Án­gel Gar­det­ti, con quien es­cri­bió el li­bro “Ves­tir un mun­do sos­te­ni­ble” (Lid Editorial). Fue pa­ne­lis­ta del en­cuen­tro “Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble en el Ma­king Glo­bal Goals” del Pac­to Mun­dial de Na­cio­nes Uni­das, ade­más de com­ple­tar un gran pe­ri­plo de con­fe­ren­cias y pre­sen­ta­cio­nes. En el me­dio de tan­ta ac­ti­vi­dad, hu­bo un tiem­po pa­ra co­no­cer mu­cho más de es­te te­ma con es­ta ex­per­ta.

“Pro­duc­ción y con­su­mo en­tra­ñan en sí mis­mos su pro­pio desafío. En tan­to que los ma­te­ria­les y cos­tos de­pen­den de reali­da­des tan­gi­bles, es evi­den­te que ha­cen más fá­cil su con­se­cu­ción. El te­ma del con­su­mo re­cae so­bre la vo­lun­tad y los há­bi­tos de ca­da in­di­vi­duo y so­bre el ejer­ci­cio de su li­ber­tad. De ahí que no me can­so de re­cor­dar que se ha­ce muy ne­ce­sa­rio pa­sar de la pro­pues­ta de va­lo­res a la reali­dad de las vir­tu­des. El va­lor que­da en el plano de la teo­ría y de la con­tem­pla­ción, mien­tras que la vir­tud in­ter­pe­la di­rec­ta­men­te a ca­da per­so­na pa­ra que ha­ga reali­dad el va­lor a tra­vés de sus ac­tos”, de­fi­ne so­bre los nue­vos pa­sos de es­ta ten­den­cia ca­da vez más glo­bal.

Ha­blar con la doc­to­ra Del­ga­do Lu­que de mo­da, ya sea la de hoy o la que mar­ca la his­to­ria de las so­cie­da­des, es el ejer­ci­cio de vol­ver siem­pre a to­mar otra con­cien­cia de es­ta ac­ti­vi­dad y de su uso. “Ca­da épo­ca ha te­ni­do sus ma­ni­fes­ta­cio­nes es­té­ti­cas y és­tas siem­pre han es­ta­do re­la­cio­na­das con la au­to­es­ti­ma y la auto-con­cien­cia tan­to de am­bos se­xos”, sos­tie­ne con res­pec­to al ac­tual uso de la mo­da. Por eso, con res­pec­to a lo ac­tual, a lo que lla­ma­mos ten­den­cia, a la in­for­ma­ción que ella tra­jo des­de el con­ti­nen­te eu­ro­peo, pre­fie­re lan­zar un desafío: “Creo que ha lle­ga­do

el mo­men­to de no se­guir las ten­den­cias, de no mi­rar a Eu­ro­pa sino de em­po­de­rar la cul­tu­ra au­tóc­to­na y pro­po­ner cam­bios y es­ti­los des­de lo per­so­nal. Me gus­ta afir­mar que ca­da uno “ago­ta la es­pe­cie”. Por eso, es­ta­ría bien de­fi­nir ten­den­cia so­lo pa­ra mí”, de­fi­ne la ex­per­ta.

Por nue­vos ca­mi­nos

Se­gún Del­ga­do Lu­que, “El Cen­tro Tex­til Sus­ten­ta­ble de Ar­gen­ti­na, de la mano de su di­rec­tor Mi­guel Án­gel Gar­det­ti, ha im­preg­na­do de pro­fun­di­dad aca­dé­mi­ca la sos­te­ni­bi­li­dad en el cam­po de la mo­da ale­ján­do­la de que­dar en una me­ra ten­den­cia. La al­tu­ra aca­dé­mi­ca y la se­rie­dad de las in­ves­ti­ga­cio­nes de Gar­det­ti han rea­li­za­do una con­tri­bu­ción im­pa­ga­ble al sec­tor”. Por eso, en su li­bro, es­tos au­to­res cla­man por po­ner­le humanidad a la mo­da, desa­rro­llar un pen­sa­mien­to crí­ti­co que va­ya más allá de ten­den­cias pa­ra fa­vo­re­cer un con­su­mo in­te­li­gen­te. Si bien no sa­be de gé­ne­ros, la mo­da es in­he­ren­te al mun­do fe­me­nino y es ló­gi­co pen­sar que si ha cam­bia­do si­guien­do los pa­sos de cam­bio de las mu­je­res. “La mo­da no es una ame­na­za pa­ra la co­mu­ni­ca­ción sino una alia­da del cre­ci­mien­to per­so­nal. Si la em­plea­mos bien, es un gran ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción y ex­pre­sión de nues­tra in­tra­su­bje­ti­vi­dad. Re­fle­ja lo que pa­sa en el mun­do no so­lo por la in­ter­ven­ción de la di­gi­ta­li­za­ción a to­dos los ni­ve­les sino tam­bién por el con­su­mo. Pe­se a una im­pre­sión di­fe­ren­te, el ser hu­mano es ca­da vez me­nos li­bre. Co­mo afir­ma Li­po­vetsky, el va­cío exis­ten­cia del “yo” de­ja al des­cu­bier­to un enor­me te­rreno pa­ra la in­ver­sión, al es­ti­lo de vi­da que pro­po­nen las mar­cas”, ex­pli­ca cla­ra­men­te Del­ga­do Lu­que.

Den­tro del ru­bro mo­da sos­te­ni­ble o sus­ten­ta­ble se en­ro­la hoy la in­dus­tria que pro­du­ce prendas eco­ló­gi­cas, he­chas con ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo al­go­dón or­gá­ni­co, bam­bú, al­gas, ten­cel (fi­bra ce­lu­ló­si­ca), or­ti­gas, piel de pes­ca­do (usa­da pa­ra za­pa­tos y bol­sos), en­tre otros, y tin­tu­ras na­tu­ra­les, to­dos li­bres de tó­xi­cos y quí­mi­cos pe­li­gro­sos, lo que evi­ta aler­gias e irri­ta­cio­nes en la piel.

Otra vir­tud que tie­ne que es­tar es la de ha­ber si­do he­cha pa­ra du­rar, al­go to­tal­men­te opues­to a la fi­lo­so­fía de la mo­da low cost que pro­po­ne un es­ti­lo de vi­da ba­sa­do en el con­su­mo des­me­su­ra­do y en la idea “de usar y ti­rar”. La mo­da sos­te­ni­ble re­nie­ga de las prendas ba­ra­tas he­chas pa­ra du­rar ape­nas una tem­po­ra­da, lo que su­po­ne un im­por­tan­te pro­ble­ma am­bien­tal.

Asi­mis­mo, la mo­da sos­te­ni­ble abo­ga por la ro­pa de se­gun­da mano. Re­uti­li­zar la ro­pa que otras per­so­nas ya no ne­ce­si­tan, per­mi­te aho­rrar una gran can­ti­dad re­cur­sos na­tu­ra­les. Por su par­te, el Upcy­cling, otra for­ma de crear mo­da sos­te­ni­ble, se ba­sa en la idea de con­fec­cio­nar una pren­da a par­tir de otra ya exis­ten­te, usar res­tos de prendas, re­si­duos y otros ma­te­ria­les en desuso pa­ra crear un pro­duc­to de ma­yor va­lor que pue­da usar­se de nue­vo.

De aquí que val­ga pre­gun­tar­se qué le fal­ta a fu­tu­ro a es­ta nue­va ma­ne­ra de con­ce­bir la mo­da cuan­do aún tie­ne un pre­sen­te ca­si re­cién inau­gu­ra­do. Se­gún Del­ga­do Lu­que: “Co­mo de­ci­mos en nues­tro li­bro, hay que po­ner de mo­da el “ser hu­ma­nos” en me­dio de es­ta in­dus­tria po­lé­mi­ca. La mo­da se­rá sos­te­ni­ble no so­lo por la ca­li­dad de los ma­te­ria­les sino por­que ba­je el con­su­mo y es­to úl­ti­mo es muy di­fí­cil tal co­mo es­tá plan­tea­da la es­truc­tu­ra del mer­ca­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.