Un Piaz­za au­tén­ti­co

Em­pie­za una nue­va tem­po­ra­da y el gran di­se­ña­dor es­tá fe­liz por­que lo que se ve­rá se­rá un re­torno de la fe­mi­nei­dad, te­las su­ti­les, to­nos fuer­tes y es­tam­pa­dos que re­sal­ten la be­lle­za de las mu­je­res

Look - - SUMARIO - Fotos: QUIFF - Pro­duc­cio­nes Au­dio­vi­sua­les.

Los tips de la nue­va tem­po­ra­da y la re­afir­ma­ción de vo­tos ma­tri­mo­nia­les en una so­ña­da pla­ya de Ma­li­bú.

Ha­ce mu­chos años, cuan­do yo era muy chi­co, es­ta­ba enamo­ra­do de mi ma­má. ¿Qué hi­jo no lo es­tá, igual que cuál hi­ja no se enamo­ra de su pa­dre? La mi­ra­ba em­be­le­sa­do cuan­do se ma­qui­lla­ba, se pei­na­ba y se arre­gla­ba, des­de un rincón y en si­len­cio.

Una de las co­sas que más me lla­ma­ban la aten­ción era cuan­do usa­ba esas po­lle­ras cam­pa­nas que vo­la­ban de un la­do a otro o esos ves­ti­dos lle­nos de flo­res o es­tam­pa­dos, en co­lo­res que re­sal­ta­ban su fe­mi­nei­dad. Eso me que­dó en la me­mo­ria pa­ra siem­pre, por eso, eter­na­men­te amo esas te­las, esos mo­vi­mien­tos y no pue­do de­jar de pa­rar­me a mi­rar cuan­do pa­sa una mu­jer con su ves­ti­do es­tam­pa­do, lleno de vue­lo, así sea de ga­sa, chi­fón, sa­tén, se­da u or­gan­za.

Por suer­te, en es­ta nue­va tem­po­ra­da pri­ma­ve­ra-ve­rano se­rá ca­si una obli­ga­ción que las mu­je­res de to­das las eda­des usen ves­ti­dos con flo­res, ro­sas, pá­ja­ros y ma­ri­po­sas por­que se­rá la má­xi­ma ten­den­cia. Se im­po­ne que mues­tren su se­duc­ción al ca­mi­nar sin im­por­tar la edad o la fi­gu­ra. So­lo van a ne­ce­si­tar vol­ver a ser más fe­me­ni­nas pa­ra es­tar a la mo­da, al­go que se fue per­dien­do con el tiem­po. Es­ta tem­po­ra­da y tam­bién la pró­xi­ma in­ver­nal man­da­rán los es­tam­pa­dos, con pai­lle­tes o cris­ta­les, las ro­sas tan tí­pi­cas de mis co­lec­cio­nes, las mu­je­res fe­me­ni­nas al 100 por 100. Los co­lo­res se­rán los ama­ri­llos co­mo el sol y ver­de co­mo los cam­pos re­cién des­pier­tos tras el in­vierno.

¿Qué van a ne­ce­si­tar es­te ve­rano, en­ton­ces? No te­mer ser mu­je­res muy mu­je­res, ahí es­tá el se­cre­to. Ser mu­jer es el don más di­vino que Dios les dio y so­lo ne­ce­si­tan 6 me­tros de te­la pa­ra se­du­cir al mun­do y te­ner­lo to­do a sus pies. Lo de­más ¡se arre­gla so­lo!

¡Fe­liz pri­ma­ve­ra lle­na de co­lo­res y brin­do con us­te­des por una vi­da lle­na de flo­res!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.