No­ta de ta­pa:

Look - - SUMARIO - Por Ma­ria­na Co­mo­lli Pro­duc­ción: Pa­tri­cia Mog­ni Fotos: Nés­tor Gras­si

Na­ta­lia Bot­ti nos muestra es­ti­los y co­lo­res del ve­rano y nos ha­bla de su vi­da a prue­ba de cam­bios.

Acos­tum­bra­da des­de muy chi­ca a dar­le ba­ta­lla a los cam­bios, Na­ta­lia Bot­ti pa­só de mo­de­lo a con­sul­to­ra psi­co­ló­gi­ca, de ma­má ado­les­cen­te a ma­dre de un ado­les­cen­te y de es­tar siem­pre en pa­re­ja a te­ner una so­le­dad ele­gi­da. Aho­ra re­pa­sa esos vai­ve­nes y sien­te que le pa­sa­ron si­glos por su vi­da

Na­ta­lia Bot­ti siem­pre fue dis­tin­ta. Lo era de ni­ña, cuan­do su be­lle­za lla­ma­ba lo su­fi­cien­te la aten­ción co­mo pa­ra ser co­ro­na­da rei­na de la pri­ma­ve­ra de la es­cue­la. Lo fue tam­bién cuan­do, a po­co de ha­ber egre­sa­do del se­cun­da­rio, se con­vir­tió en ma­má. Vol­vió a ser­lo en la dé­ca­da del 90 abi­rén­do­se ca­mino en el mo­de­la­je cuan­do el mer­ca­do pa­re­cía so­lo dar­le lu­gar a ru­bias de ojos cla­ros. A los 37 años, si­gue sien­do dis­tin­ta. Mien­tras tra­ba­ja co­mo con­duc­to­ra de un pro­gra­ma de po­lo por ESPN y co­mo mo­de­lo del staff de Mul­ti­ta­lent, es­tá por re­ci­bir­se de con­sul­to­ra psi­co­ló­gi­ca mien­tras co­rre de­trás de un hi­jo ado­les­cen­te y una ni­ña que va al jar­dín de in­fan­tes.

-¿Fue un shock ha­ber si­do ma­dre a los 21?

-Sí. A esa edad, no bus­cás un hi­jo, no pen­sás en ser ma­dre. Pe­ro lle­gó Bau­tis­ta, fru­to de la re­la­ción con el por en­ton­ces mi no­vio, en­tre los 16 y los 23 años. No sé si se ha­brá de­bi­do a la in­cons­cien­cia de la ju­ven­tud, pe­ro en ese mo­men­to no tu­ve mie­do. Re­cuer­do que ha­cía to­do con mi hi­jo, de he­cho em­pe­cé mi ca­rre­ra co­mo mo­de­lo con un bebé de 5 me­ses. Si bien via­ja­ba mu­chí­si­mo por tra­ba­jo, siem­pre fui una ma­dre sú­per or­ga­ni­za­da y pre­sen­te. Hoy ten­go otra hi­ja, Fran­ca, de 4 años (de una pa­re­ja pos­te­rior) y aun­que ten­go ex­pe­rien­cia y ha­go me­nos co­sas, ¡to­do me pa­re­ce más com­pli­ca­do!

-¿Qué sen­tís com­pli­ca­do hoy de la ma­ter­ni­dad?

-Mis dos hi­jos es­tán en eta­pas muy dis­tin­tas. De la chi­qui­ta ten­go mu­cha demanda fí­si­ca y del ado­les­cen­te, de otro ti­po. Él quie­re ir a bai­lar, sa­le con sus ami­gos y hay que acom­pa­ñar eso. Siem­pre di­go que nin­gún pa­dre es­tá pre­pa­ra­do pa­ra te­ner un hi­jo ado­les­cen­te.

-¿Por qué?

-Son mu­chos cam­bios, los de tu hi­jo y tam­bién los pro­pios y hay que asu­mir que el hi­jo es co­mo un adul­to en tran­si­ción. Es la eta­pa en la que los ado­les­cen­tes de­jan de idea­li­zar a los pa­dres y, de gol­pe, el mis­mo

chico que te ado­ra­ba, aho­ra te ve co­mo un que­mo. ¡Un ho­rror! Me veo en el lu­gar en el que al­gu­na vez pu­se a mis pa­dres, di­cien­do “avi­sa­me cuan­do lle­gás a tal la­do” y, lue­go, re­cla­man­do “¡no me avi­sas­te!”. Es la vi­da. Hay que sur­fear la ola.

-¿Cuál fue tu due­lo más di­fí­cil has­ta acá?

-Tu­ve va­rios, pe­ro lo más com­pli­ca­do fue una cri­sis que atra­ve­sé ha­ce un par de años. Un día, no sa­bía quién era, qué que­ría real­men­te, dón­de es­ta­ba pa­ra­da. Has­ta sen­tía que mi pro­fe­sión le ha­bía pa­sa­do a otra per­so­na. Se mo­vie­ron to­das las es­truc­tu­ras. Fue una cri­sis in­tere­san­te, pe­ro tam­bién lo me­jor que me pu­do pa­sar por­que fue una opor­tu­ni­dad pa­ra re­pen­sar. Me sen­tía vie­ja has­ta pa­ra es­tu­diar.

-Aho­ra ya es­tás por re­ci­bir­te...

-Sí, me rear­mé. Es­toy por gra­duar­me de con­sul­to­ra psi­co­ló­gi­ca y eso me po­ne fe­liz. Me en­can­ta la ca­rre­ra de coun­se­ling y me veo ejer­cien­do el res­to de mi vi­da, ya sea dan­do ta­lle­res o con te­ra­pias.

-Des­pués de tu tra­yec­to­ria co­mo mo­de­lo: ¿qué­con­di­cio­nes­creés­quees­ne­ce­sa­rio­reu­nir pa­ra ser una pro­fe­sio­nal hoy?

-Creo que la ver­da­de­ra pro­fe­sión de una mo­de­lo tie­ne que ver con la mo­da, no con lo me­diá­ti­co. Hoy se lla­ma “mo­de­lo” a un mon­tón de chi­cas di­vi­nas que tal vez ha­cen una ca­rre­ra pe­ro no en la mo­da. Yo las lla­ma­ría ce­le­bri­ties. Es­tas chi­cas ter­mi­nan sien­do co­no­ci­das me­diá­ti­ca­men­te por otras co­sas y no di­go que eso es­té mal, so­lo que es al­go dis­tin­to a ser mo­de­lo.

-¿Te­nés pa­re­ja?

-Has­ta que me se­pa­ré del pa­pá de Fran­ca, siem­pre ha­bía es­ta­do en pa­re­ja. Ter­mi­na­ba una re­la­ción y, al po­co tiem­po, em­pe­za­ba otra y siem­pre muy lar­gas: con el pa­pá de Bau­ti fui­mos no­vios 7 años, con Willy (Gar­cía Na­va­rro) es­tu­vi­mos más de 10 años jun­tos y has­ta nos ca­sa­mos, con el pa­pá de Fran­ca tam­bién es­tu­ve va­rios años. Aho­ra no ten­go pa­re­ja y no es ca­sual, tie­ne que ver en reali­dad con to­do un pro­ce­so de cam­bio, una mu­ta­ción.

-¿Te gus­ta­ría enamo­rar­te en me­dio de es­te cam­bio?

-Es­toy bien so­la. Ob­via­men­te que si lle­ga el amor, se­rá bien­ve­ni­do, pe­ro aho­ra ten­go mu­chas con­di­cio­nes. Con los años, me fui po­nien­do más exi­gen­te. Es­te mo­men­to es de pro­yec­ción. A ve­ces me sien­to co­mo si tu­vie­ra 60 años por la in­ten­si­dad de ha­ber atra­ve­sa­do mu­chas co­sas des­de muy jo­ven.

-¿Qué sig­ni­fi­ca el dia­man­te que te­nés ta­tua­do?

-La du­re­za de la pie­dra, la fuer­za.Ten­go otro, una flor de lo­to, que tie­ne que ver con lo mis­mo por­que cre­ce en el ba­rro. Es la con­tra­dic­ción que muestra que de al­go os­cu­ro, de re­pen­te, pue­de flo­re­cer be­lle­za.

Blu­sa a lu­na­res y mi­ni (to­do de Las Pe­pas), con san­da­lias man­te­ca con pla­ta­for­mas (Via­mo) y aros (Lu­na Gar­zón). Moldes 1 al 3 Blu­sa Ta­lles 40 - 44 - 48 Moldes 4 al 6 Fal­da Ta­lles 40 - 44 - 48

Im­pac­tan­te top glo­bo en ver­de sú­per de mo­da con pan­ta­lón de­por­ti­vo con ra­yas la­te­ra­les $1100 (to­do de La Em­ba­ja­da). Pa­ra com­ple­tar el look tro­pi­cal, co­lla­res de acrí­li­co y pul­se­ras (Lu­na Gar­zón). Mol­de 7 - Blu­sa - Ta­lle 46 Moldes 8 al 10 - Cal­zas - Ta­lles 38 - 42 - 46

Moldes 11 al 14 - Ves­ti­do - Ta­lles 40 - 44 - 48 Pa­ra que su­mes al es­pe­cial de ves­ti­dos de es­ta edi­ción, un muy ori­gi­nal lí­nea A a ga­jos en una de las com­bi­na­cio­nes cro­má­ti­cas top de la tem­po­ra­da (Las Pe­pas). San­da­lias nu­de (The Bag Belt) y collar ama­ri­llo (Lu­na Gar­zón),

Di­vino, fres­co y sen­ta­dor mono en ga­sa com­bi­na­da, es­tam­pa­da y li­sa (La Em­ba­ja­da) pa­ra com­ple­tar con san­da­lias bri­llan­tes (Via­mo) y el to­que orien­tal de la gar­gan­ti­llas y bra­za­le­te de me­tal (Lu­na Gar­zón).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.