Crea­do­res

Gap­si Piz­zo­leo nos cuen­ta el de­trás de es­ce­na de la crea­ción de “Au­ro­ra Al­fon­so”, su lí­nea de ba­lle­ri­nas, un cal­za­do sú­per clá­si­co que ya su­ma más de 60 años de vi­gen­cia en el guar­da­rro­pas y el es­ti­lo de las mu­je­res

Look - - SUMARIO -

Gap­si Piz­zo­leo y el de­trás de es­ce­na de Au­ro­ra Al­fon­so, su nue­va mar­ca de ba­lle­ri­nas.

Se lla­ma Pa­me­la pe­ro co­mo des­de siem­pre la lla­ma­ron Gap­si to­mó ese nom­bre pa­ra su ver­sión pro­fe­sio­nal. Al úl­ti­mo de sus em­pren­di­mien­tos, di­vi­nas ba­lle­ri­nas de au­tor, les pu­so Au­ro­ra Al­fon­so: “Au­ro­ra vie­ne de al­ba, esa lí­nea lu­mi­no­sa que se es­con­de tras el ama­ne­cer, he­cho que con­di­ce con el mo­men­to per­so­nal en el que se pre­sen­ta es­te pro­yec­to. Ade­más, es el nom­bre de la pro­ta­go­nis­ta de “La be­lla dur­mien­te”, que es mi fa­vo­ri­ta, y jus­ta­men­te es­te cal­za­do en par­ti­cu­lar me re­mi­te a un es­ta­do de prin­ce­sa. Al­fon­so es el ape­lli­do de mi abue­la”, ex­pli­ca Gap­si Piz­zo­leo, una ver­da­de­ra ex­per­ta, an­tes que na­da, en crear nom­bres per­fec­tos y con mu­cha on­da.

Des­pués de ha­ber es­tu­dia­do Ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, se ra­di­có unos años en Es­ta­dos Uni­dos don­de hi­zo un mas­ter en Mar­ke­ting de Mo­da y desa­rro­lló su web Miss little touch, don­de has­ta aho­ra sube fotos y con­te­ni­dos de es­ti­lo. Des­de en­ton­ces, se con­vir­tió en una ex­per­ta en co­mu­ni­ca­ción y mar­ke­ting di­gi­tal. Tras una es­ta­día pro­lon­ga­da en Chi­le, en la que re­gen­teó Cran­berry Chic, un ma­ga­zi­ne web de mo­da, vol­vió a su país, ya re­co­no­ci­da y ma­má de dos va­ro­nes.

Ins­ta­la­da en la ofi­ci­na de su casa en Bue­nos Ai­res, lle­gó su ter­ce­ra hi­ja y la idea de crear Au­ro­ra Al­fon­so, con una cla­ra ins­pi­ra­ción en Au­drey Hep­burn (ver re­cua­dro) y una vuel­ta al detalle que le da a es­te za­pa­to su con­di­ción de ado­ra­do: “La esen­cia de “Aa” (Au­ro­ra Al­fon­so) es la ter­mi­na­ción con he­rra­je de strass en dis­tin­tas for­mas. Nun­ca la idea se­rá re­car­gar un mo­de­lo con ac­ce­so­rios, por el con­tra­rio, el le­ma “me­nos es más” se­ría el leiv mo­tiv de la mar­ca. Po­cos de­ta­lles de al­to im­pac­to”, sos­tie­ne Gap­si. De al­tu­ras y otros es­ti­los

No hay mu­jer al­ta que no sue­ñe con su­bir­se a unos sti­let­tos ni ba­ja que an­he­le más que na­da en la vi­da cal­zar­se unas cha­ti­tas con un pan­ta­lón Ca­pri. A ve­ces, hay que cum­plir los sue­ños aun­que no pa­rez­can pa­ra una, por eso, Gap­si es­tá con­ven­ci­da de que las ba­lle­ri­nas son un za­pa­to que no tie­ne lí­mi­tes: “Exis­te esa idea de que las cha­ti­tas no son pa­ra per­so­nas un po­co más ba­jas, lo cual no creo que sea así. To­das de­be­ría­mos usar lo que nos ha­ce fe­liz y que­da có­mo­do. Por eso es un desafío y

no so­lo ha­ce­mos mo­de­los en pun­ta que, por lo ge­ne­ral, son los más com­pli­ca­dos pa­ra ba­jas. La pun­ta cha­ta o re­don­da es una bue­na al­ter­na­ti­va y de­fi­ni­ti­va­men­te sa­le mu­cho más en nú­me­ros chi­cos. Fi­nal­men­te, la ter­mi­na­ción del he­rra­je ha­ce que cual­quier mo­de­lo de las cha­ti­tas es­ti­li­ce y so­fis­ti­que a cual­quier al­tu­ra”, de­fi­ne, cla­ra­men­te, la crea­do­ra.

Lan­zar “Aa” no so­lo es una apues­ta fuer­te da­do el mo­men­to del país sino tam­bién te­nien­do en cuen­ta los cam­bios de la mo­da y la tem­po­ra­da. Gap­si ad­mi­te que co­men­zó su pro­yec­to con un dó­lar a $20 y lo lan­zó en me­dio de una co­ti­za­ción de $40 sino que mu­chos de los ac­ce­so­rios que ha­bía ele­gi­do, ha­bían de­ja­do de exis­tir ni bien sus za­pa­tos es­tu­vie­ron a la ven­ta. Sin em­bar­go, de­ci­dió se­guir ade­lan­te.

Más fá­cil le pa­re­ce lo de las mo­das y ten­den­cias: “Las tem­po­ra­das van y vie­nen. Hoy es­tán de mo­da las za­pa­ti­llas con pla­ta­for­ma, co­mo la tem­po­ra­da pa­sa­da hi­cie­ron furor las Bir­kens­tock. “Au­ro­ra Al­fon­so” sur­ge ba­jo la pre­mi­sa de un pro­duc­to atem­po- ral, eterno, que for­me par­te del fon­do de pla­card, de esas pren­das que tras­pa­san y per­du­ran tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da. Es por ello que la ca­li­dad es un fac­tor muy im­por­tan­te pa­ra la mar­ca”, acep­ta que es su fi­lo­so­fía.

La di­se­ña­do­ra tam­bién adop­tó es­te cal­za­do co­mo pro­pio des­de ha­ce tiem­po y, sin du­da, la ha lle­va­do a cier­to cam­bio de es­ti­lo. ¿Cuál la de­fi­ne ac­tual­men­te?: “Sim­pli­fi­car to­do, un look sim­ple y re­la­ja­do que se ter­mi­ne de com­ple­tar con un par de “Aa” que ter­mi­na sien­do el detalle de im­pac­to. Mis out­fits ca­da día es­tán más mi­ni­ma­lis­tas, con me­nos ac­ce­so­rios: jean, ca­mi­sa y un buen par de za­pa­tos”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.