Ce­lia Krit­ha­rio­ti y la his­to­ria de su mí­ti­ca Mai­son grie­ga, en su pa­so por Bue­nos Ai­res.

De pa­so por Ar­gen­ti­na, co­no­ci­mos a Ce­lia Krit­ha­rio­ti, una gran di­se­ña­do­ra grie­ga que di­ri­ge la Ma­sion que creó su fa­mi­lia ha­ce 112 años

Look - - SUMARIO -

Ha­cer his­to­ria en Gre­cia no es un de­sa­fío sen­ci­llo, por eso, Ce­lia Krit­ha­rio­ti es mu­cho más que una di­se­ña­do­ra ele­gi­da por ce­le­bri­ties mun­dia­les, ella ya es par­te de Ate­nas: “Ce­lia Krit­ha­rio­ti Al­ta Cos­tu­ra es­tá ubi­ca­da en el co­ra­zón de Ate­nas, fue fun­da­da por mis an­te­ce­so­res y man­tu­vo su pres­ti­gio des­de 1906. Son 112 años de o cio, tra­ba o ma­nual, ten­den­cia y ar­te­sa­nos que aman lo que ha­cen. Es par­te de la his­to­ria de la ciu­dad”, nos di­ce la di­se­ña­do­ra a la que co­no­ci­mos en el des le Si cloc ea 2018 al que fue es­pe­cial­men­te in­vi­ta­da.

E per­ta en ves­ti­dos de no­via y la pre­fe­ri­da de Nao­mi Camp­bell, Gi­se­lle Bund­chen, Clau­dia Schif­fer, Elle Macp­her­son y Ka­ro­li­na Kur ova en­tre otras, Ce­lia re­ci­bió una he­ren­cia de su abue­la y su ma­dre que se em­pe­ño eh na­cer cre­cer: “No hay gran­des se­cre­tos, no se tra­ta de ha­cer el ves­ti­do per­fec­to sino fe­liz a una mu er. a cos­tu­ra es un o cio de al­ta de­man­da de tiem­po y re­cur­sos. Es una oda al tra­ba o ar­te­sa­nal, a la de­li­ca­de­za de las ma­nos co­sien­do se­das y en­ca es, bor­dan­do pie­dras du­ran­te ho­ras y ho­ras. Prue­ba tras prue­ba, se crea al­go que una mu er va a po­ner­se y con lo que va a sen­tir­se úni­ca, que le va a mos­trar en el es­pe o la me or ver­sión de sí mis­ma”, de ne con pa­sión el o cio que pri­me­ro he­re­dó y, lue­go, amó.

En nom­bre de la ma­dre

Es­te año, la di­se­ña­do­ra le de­di­có su colección pri­ma­ve­ra­ve­rano, “Psy­ché”, a su ma­dre y no so­lo por­que ella ama­ba “el ne­gro, las per­las y Pa­rís” sino pa­ra re­cor­dar sus pro­pios orí­ge­nes: “Des­de que era una ni­ña, via aba con mi ma­dre a Pa­rís, en las va­ca­cio­nes, pa­ra ver des les. Así, ter­mi­né im­po­nien­do en mi ate­lier las mis­mas re­glas que en los pa­ri­si­nos. Mi ma­dre me edu­có, me inspiró e hi­zo que cre­ye­ra en mí mis­ma”.

Tam­bién de ella le lle­ga su pre­fe­ren­cia en di­se­ños y ma­te­ria­les co­mo se­da, ta­fe­ta, tu­les y or­gan­za, se­gún di­ce, “te­las que trans­for­man un di­se­ño en al­go úni­co, igual que los bor­da­dos y bri­llos a los que amo”.

Co­mo ca­si siem­pre, la his­to­ria, es­pe­cial­men­te la que se ha­ce en me­dio de la his­to­ria, tien­de a re­pe­tir­se y dos de los hi­jos de Ce­lia, me­lli­zas ado­les­cen­tes, ya se su­ma­ron a la Ca­sa de Al­ta Cos­tu­ra por aho­ra, co­mo mo­de­los pa­ra las co­lec­cio­nes y pre­sen­ta­cio­nes. El fu­tu­ro de Krit­ha­rio­ti pa­re­ce es­tar ase­gu­ra­do en las ma­nos de Ce­lia, el ti­món ad­mi­nis­tra­ti­vo que lle­va su her­mano y las ni­ñas que aso­man. La ma­dre, de cual­quier mo­do, lo de­ja abier­to: “Es­toy con­ven­ci­da de que las chi­cas ha­rán lo que deseen, lo que quie­ran que amen. Me en­can­ta tra­ba­jar con ellas pe­ro el fu­tu­ro lo van a de­ci­dir ellas”.

So­lo res­ta, en­ton­ces, sa­ber có­mo cree la di­se­ña­do­ra que con­ti­nua­rá es­ta his­to­ria vi­va que cre­ce en el co­ra­zón de Ate­nas y que des­de ha­ce 112 años lle­na de fe­li­ci­dad y be­lle­za a las mu­je­res de to­do el mun­do sin per­der la iden­ti­dad grie­ga. Más allá de ne­go­cios o ins­pi­ra­ción, Ce­lia brin­da por un so­lo de­seo: “Se­guir ha­cien­do fe­li­ces a las mu­jers con crea­cio­nes úni­cas”.

La colección 2018 se lla­mó “Psy­ché” y es­tu­vo de­di­ca­da a su ma­dre.

La di­se­ña­do­ra jun­to a la top mo­del Na­ta­lia Vo­dia­no­va en el cie­rre de la pre­sen­ta­ción de su colección 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.