Mu­cho más que cien­cia

Ade­más de ser un com­pen­dio de co­no­ci­mien­tos y mé­to­dos, sir­ve pa­ra ser mejores per­so­nas.

Los Andes - Rumbos - - FUTURO IMPERFECTO - POR VICTOR T. LAURENCENA

En 1543, Ni­co­lás Co­pér­ni­co pu­bli­có su obra más fa­mo­sa: So­bre las re­vo­lu­cio­nes de las es­fe­ras ce­les­tes. Allí, me­dian­te el po­der de la ob­ser­va­ción y la in­va­lua­ble asis­ten­cia de las ma­te­má­ti­cas, es­te as­tró­no­mo po­la­co se atre­vió a con­tra­de­cir la teo­ría rei­nan­te, he­re­da­da del pen­sa­mien­to clá­si­co y con­ser­va­da por el cris­tia­nis­mo me­die­val, de que la Tie­rra es­ta­ba en el cen­tro del uni­ver­so. Co­pér­ni­co mu­rió po­co tiem­po des­pués, pe­ro pa­ra mu­chos historiadores, con ese li­bro na­ció la cien­cia.

ES UNA FOR­MA DE PEN­SAR TAN PO­DE­RO­SA QUE CAM­BIÓ EL MUN­DO EN APE­NAS 500 AÑOS.

Se tra­ta de un ti­po de pen­sa­mien­to fle­xi­ble, que es­tá vi­vo, que evo­lu­cio­na y que no acep­ta el prin­ci­pio de au­to­ri­dad. O, co­mo di­jo el fa­mo­so fí­si­co Ri­chard Feyn­man, “no im­por­ta cuán her­mo­sa sea la hi­pó­te­sis, cómo se lla­me o qué tan in­te­li­gen­te sea el que la hi­zo. Si no es­tá de acuer­do con el ex­pe­ri­men­to, es­tá mal”. En de­fi­ni­ti­va, la cien­cia pro­po­ne una for­ma de pen­sar tan po­de­ro­sa que en ape­nas 500 años cam­bió por com­ple­to el mun­do y la for­ma en que vi­vi­mos en él.

Es gra­cias a la cien­cia que mien­tras es­cri­bo es­tas pa­la­bras hay seis per­so­nas a 400 ki­ló­me­tros de al­tu­ra, vi­vien­do en un la­bo­ra­to­rio del ta­ma­ño de una can­cha de fút­bol que or­bi­ta la Tie­rra a unos 28.800 ki­ló­me­tros por ho­ra. O que sa­be­mos que las es­tre­llas “hor­nea­ron” los áto­mos, des­de el car­bono del que es­tán he­chos nues­tros hue­sos hasta el ni­tró­geno que com­po­ne el pa­pel de es­ta re­vis- ta, pa­ra lue­go mo­rir y ex­plo­tar y per­mi­tir que to­do exis­ta. Pe­ro, así co­mo pu­so la vis­ta en el cos­mos, la cien­cia tam­bién nos re­ve­ló, gra­cias a los es­tu­dios de ADN, una reali­dad con la que nos re­sul­ta di­fí­cil ac­tuar en con­se­cuen­cia: que to­dos so­mos par­te de una mis­ma fa­mi­lia, aquel pe­que­ño gru­po de an­ces­tros que, ya er­gui­do en dos pier­nas y ar­ma­do con su in­te­lec­to, sa­lió de Áfri­ca ha­ce unos po­cos mi­les de años, con ese mis­mo afán ex­plo­ra­dor que nos lle­vó a ha­bi­tar to­dos los rin­co­nes del glo­bo.

Sin em­bar­go, la cien­cia no tie­ne que ver só­lo con eso. “Pen­sar cien­tí­fi­ca­men­te es la he­rra­mien­ta más po­de­ro­sa que in­ven­tó la hu­ma­ni­dad pa­ra co­no­cer el mun­do”, me di­jo en una en­tre­vis­ta el bió­lo­go y di­vul­ga­dor Die­go Go­lom­bek. “Y no es al­go que só­lo de­ba es­tar en po­der de los cien­tí­fi­cos, tie­ne que ser una he­rra­mien­ta de edu­ca­ción uni­ver­sal. Po­der pen­sar cien­tí­fi­ca­men­te pa­ra de­ci­dir me­jor, ser me­nos pre­jui­cio­sos y, en el fon­do, ser mejores per­so­nas”.

Por su­pues­to que la cien­cia no es per­fec­ta. En­tre el ideal y la reali­dad hay gen­te co­mún y co­rrien­te, con ma­las in­ten­cio­nes, que co­me­ten errores

o que caen víc­ti­mas de la ca­sua­li­dad.

La cien­cia se cons­tru­ye de a pe­que­ños —pe­ro ca­da vez más fre­cuen­tes— pa­sos. Por eso, cuan­to más gran­de sea el salto que pro­pon­ga, más du­das y sos­pe­chas de­be­ría des­per­tar.

De es­to va a tra­tar es­ta sec­ción. Es­tán in­vi­ta­dos a acom­pa­ñar­nos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.