Ren­cor, mi vie­jo ren­cor

Los Andes - Rumbos - - PSICOLOGÍA - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ

Mu­chas ve­ces, el pa­sa­do pue­de obrar co­mo un an­cla que fi­ja nues­tra mi­ra­da en un tiem­po ya vi­vi­do, que no pue­de ser mo­di­fi­ca­do. En oca­sio­nes, los lo­gros y ale­grías de ese pa­sa­do nos lle­van a re­go­dear­nos por de­más, im­pi­dien­do que pla­ni­fi­que­mos nue­vos ob­je­ti­vos. ¿Pe­ro de qué pue­de ser­vir­nos vi­vir ad­mi­ran­do el tro­feo con­se­gui­do años atrás? Evi­den­te­men­te, se­ría mu­cho más pro­duc­ti­vo que hi­cié­ra­mos un lu­gar en la re­pi­sa pa­ra de­po­si­tar los tro­feos que po­dre­mos ga­nar orien­tán­do­nos al fu­tu­ro.

Bu­cean­do un po­co más en es­te uni­ver­so de per­so­nas que mi­ran só­lo pa­ra atrás, tam­bién ha­lla­re­mos a quie­nes, le­jos de afe­rrar­se a pa­sa­dos fe­li­ces, per­ma­ne­cen an­cla­dos en el su­fri­mien­to de si­tua­cio­nes an­ti­guas y ata­dos a uno de los sen­ti­mien­tos más da­ñi­nos que exis­ten: el ren­cor. Una do­lo­ro­sa emo­ción que hun­de en el ma­les­tar a quien la ex­pe­ri­men­ta.

Co­mo ocu­rre con las man­za­nas (cuan­do una se pu­dre, las de­más se contaminan), lo mis­mo su­ce­de con nues­tra men­te cuan­do no lo­gra­mos des­pe­gar­nos de las emo­cio­nes no­ci­vas del pa­sa­do, cuan­do no de­ja­mos de evo­car cons­cien­te­men­te nues­tros ma­los re­cuer­dos, cuan­do re­me­mo­ra­mos la an­gus­tia pa­de­ci­da y reavi­va­mos nues­tro ren­cor una y otra vez.

Si nues­tra man­za­na pu­tre­fac­ta es el da­ño ya vi­vi­do, las emo­cio­nes tó-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.