Con la nu­be en la ca­be­za

Frus­tra­ción, enojo, cul­pa, de­man­da ex­ce­si­va, re­cha­zo... ¿Qué ha­ce­mos cuan­do des­cu­bri­mos que nues­tra vi­da se ti­ñó con es­tas sen­sa­cio­nes des­agra­da­bles? Dos psi­có­lo­gos apor­tan va­lio­sas re­fle­xio­nes pa­ra ayu­dar­nos a sa­nar vie­jos do­lo­res y ani­mar­nos a es­tar mej

Los Andes - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - POR PAO­LA FLO­RIO ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

En di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da, po­de­mos sen­tir que no da­mos más, que el ago­bio es enor­me y na­da sa­le co­mo es­pe­ra­mos. Pa­sa­mos de la ri­sa al llan­to, nos sen­ti­mos dé­bi­les, in­se­gu­ros y abu­rri­dos, per­de­mos rá­pi­da­men­te el en­tu­sias­mo por las co­sas pe­ro, so­bre to­do, es­ta­mos enoja­dos. Co­mo con un ca­ro­zo de ma­les­tar in­ten­so aden­tro. Las cau­sas son di­ver­sas, pue­de de­ber­se a al­gún epi­so­dio en par­ti­cu­lar, co­mo una si­tua­ción de pér­di­da mo­vi­li­za­do­ra (a par­tir de un des­pi­do, una se­pa­ra­ción, una muer­te), o co­mo re­sul­ta­do de un pro­ce­so es­tre­san­te en el tra­ba­jo o en el ám­bi­to fa­mi­liar. Una sen­sa­ción tó­xi­ca que nos nu­bla nues­tra mi­ra­da de la vi­da con un ha­lo enojo­so y pe­si­mis­ta. Pe­ro, ¿por qué lle­ga­mos a es­tar así?

“Mu­chas ve­ces, no nos da­mos cuen­ta de que cier­tas emo­cio­nes que nos las­ti­man, van ga­nan­do es­pa­cio en nues­tros pen­sa­mien­tos y es­ta­dos de áni­mo. Avan­zan de tal mo­do, que co­men­za­mos a convivir con sen­sa­cio­nes de des­con­cier­to y an­gus­tia con­ti­nuos, ideas pe­si­mis­tas, fal­ta de mo­ti­va­ción in­ter­na, un nu­do en la gar­gan­ta... Cuan­do nos ocu­rre es­to, cuan­do ve­mos que el tiem­po pa­sa y esa me­lan­co­lía o enojo per­ma­ne­cen, es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a un pro­fe­sio­nal que nos ayu­de”, ex­pli­ca Ber­nar­do Sta­ma­teas, psi­có­lo­go y au­tor de Cal­ma emo­cio­nal y Gen­te tó­xi­ca.

To­dos es­ta­mos ex­pues­tos a la po­si­bi­li­dad de atra­ve­sar una si­tua­ción com­ple­ja, y a ello hay que agre­gar­le la vi­da en so­cie­dad, con sus in­gre­dien­tes es­tre­san­tes. Pe­ro, sin du­da, la in­to­xi­ca­ción emo­cio­nal es, ade­más de los múl­ti­ples fac­to­res ex­ter­nos que pue­den afec­tar­nos, la con­se­cuen­cia de no otor­gar­nos a no­so­tros mis­mos un tiem­po dia­rio pa­ra nues­tro mun­do in­te­rior. Si uno ve que trans­cu­rre el tiem­po y es­tas emo­cio­nes tó­xi­cas no son sa­na­das y nos si­guen las­ti­man­do (por­que no nos per­mi­ten ser li­bres y dis­fru­tar ca­da día en ple­ni­tud), es im­por­tan­te re­cu­rrir a un ami­go o un pro­fe­sio­nal ca­pa­ci­ta­do pa­ra po­der ayu­dar­nos. Si to­do el tiem­po ha­bla­mos de do­lor y fracaso, se­rá di­fí­cil sa­lir de di­chas emo­cio­nes. Un pro­fe­sio­nal nos pue­de brin­dar ayu­da pa­ra me­jo­rar nues­tra sa­lud emo­cio­nal. Es im­por­tan­te ha­blar abier­ta­men­te con al­guien con sin­ce­ri­dad y con­fian­za. Es­to nos guia­rá en nues­tro pro­ce­so de cam­bio. Es nor­mal sen­tir­nos mal, pe­ro de­be­mos su­pe­rar­lo y se­guir avan­zan­do.

Con­ta­me tu emo­ción

“Las emo­cio­nes vi­ven en nues­tro in­te­rior y ne­ce­si­tan ser sen­ti­das y ex­pre­sa­das, pe­ro nun­ca de­be­rían te­ner do­mi­nio so­bre nues­tra vi­da ni qui­tar­nos nues­tros sue­ños o me­tas", acla­ra Sta­ma­teas. "Si nos ro­ba­ron o nos mal­tra­ta­ron, es nor­mal que ex­pe­ri­men­te­mos bronca, enojo o tristeza; pe­ro no po­de­mos sa­lir a ha­cer jus­ti­cia por mano pro­pia. De igual ma­ne­ra, si sufrimos una de­silu­sión, na­tu­ral­men­te to­ma­re­mos más re­cau­dos a fu­tu­ro, pe­ro es­to no im­pli­ca que no vol­va­mos a con­fiar en na­die. Las emo­cio­nes es­tán pa­ra que las ex­pe­ri­men­te­mos, pe­ro si no nos ocu­pa­mos de sa­nar aque­llas que nos las­ti­man, se con­ver­ti­rán en sen­sa­cio­nes tó­xi­cas y ne­ga­ti­vas pa­ra nues­tra vi­da”.

Quie­nes vi­ven en­ce­rra­dos en es­tas emo­cio­nes no­ci­vas sue­len dar se­ña­les de su ma­les­tar: a me­nu­do, ma­lin­ter­pre­tan las ac­cio­nes de los de­más o es­tán a la de­fen­si­va y con­si­de­ran cual­quier co­men­ta­rio co­mo un "ata­que". Per­so­nas que se mues­tran ner­vio­sas, im­pa­cien­tes e in­se­gu­ras, que de­man­dan mu­cha aten­ción. No pue­den des­pren­der­se de sus emo­cio­nes an­ti­guas.

Por lo pron­to, re­co­no­cer la si­tua­ción e in­ves­ti­gar su ori­gen, pa­ra avan­zar ha­cia una me­jo­ra, re-

sul­ta la es­tra­te­gia bá­si­ca pa­ra afron­tar es­tos cua­dros. “Siem­pre es re­co­men­da­ble ha­cer­lo ba­jo tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal, que pro­vee­rá los me­dios pa­ra tran­si­tar es­ta ex­pe­rien­cia y apren­der de ella”, acla­ra Ga­briel Ro­mano, li­cen­cia­do en psi­co­lo­gía y coor­di­na­dor de la Red Ar­gen­ti­na de Sa­lud Men­tal.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, has­ta que se lo­gre una me­jo­ría es im­por­tan­te que re­co­noz­ca­mos los tiem­pos del tra­ta­mien­to y se­pa­mos que nues­tra percepción pue­de es­tar al­te­ra­da. Es cen­tral fi­jar­se pe­que­ñas me­tas que no in­clu­yan gran­des exi­gen­cias y ha­gan el tra­ba­jo día a día po­si­ble. La idea es ha­cer un mo­vi­mien­to pau­la­tino ha­cia el bie­nes­tar, po­nien­do co­mo prio­ri­da­des el or­den y la es­ta­bi­li­dad.

Bus­can­do el hi­lo in­te­rior

“En es­ta bús­que­da, es fun­da­men­tal po­ner el cuer­po en mo­vi­mien­to en es­ce­na­rios que nos es­ti­mu­len: po­de­mos ca­mi­nar, bai­lar, co­rrer... La idea es que vayamos pa­so a pa­so, ya que lo im­por­tan­te es sos­te­ner­lo. Tam­bién hay que ir or­de­nan­do el sue­ño y la ali­men­ta­ción; si es­tán en cri­sis, lle­va­rá tiem­po y es­fuer­zo ar­mo­ni­zar­los, así co­mo tam­bién pa­cien­cia y com­pro­mi­so con el tra­ta­mien­to, pe­ro se pue­de re­ver­tir”, sos­tie­ne Ro­mano.

Pa­ra po­der re­la­cio­nar­nos con los de­más sa­na­men­te, en pri­mer lu­gar, de­be­mos es­tar sa­nos no­so­tros. De esa ma­ne­ra, po­dre­mos ele­gir y de­ci­dir quién en­tra­rá en nues­tra vi­da y quién no, con quién ten­dre­mos in­ti­mi­dad y con quién no.

“Si so­mos do­mi­na­dos por emo­cio­nes tó­xi­cas, se­gu­ra­men­te las­ti­ma­re­mos a quie­nes es­tén cer­ca y no ele­gi­re­mos debidamente el en­torno afec­ti­vo que nos ayu­da­rá a de­jar es­te es­ta­do atrás. Al­guien di­jo que, pa­ra te­ner éxi­to en un área, hay que te­ner equi­li­brio en to­das. ¡Es­to es muy im­por­tan­te! Si que­re­mos te­ner éxi­to en la sa­lud, ne­ce­si­ta­mos equi­li­brio en to­das las áreas de la vi­da. Es de­cir, que de­be­mos cui­dar la vi­da es­pi­ri­tual, men­tal y emo­cio­nal”, acla­ra Sta­ma­teas. El ex­per­to re­co­mien­da “dar­le a ca­da emo­ción el va­lor, el sig­ni­fi­ca­do y el lu­gar que se me­re­ce. Eso es lo fun­da­men­tal, de­be­mos ha­cer fo­co en nues­tro in­te­rior. Si que­re­mos es­ti­mu­lar nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra en­con­trar soluciones, no im­por­ta­rá tan­to lo que su­ce­da a nues­tro al­re­de­dor, sino den­tro de no­so­tros. Dé­mo­nos per­mi­so pa­ra errar al blan­co, pa­ra equi­vo­car­nos, pa­ra te­ner sen­sa­cio­nes y sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos... Pa­ra eno­jar­nos, pa­ra llo­rar. Pe­ro lue­go de li­be­rar esas emo­cio­nes, pro­cu­re­mos sa­nar­nos por com­ple­to pa­ra vol­ver a en­fo­car­nos en lo bueno y lo me­jor pa­ra nues­tra vi­da”. Es un lar­go ca­mino, pe­ro va­le la pe­na en­ca­rar­lo. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.