[ BODA REAL BRI­TÁ­NI­CA] Éra­se una vez, una pa­re­ja mi­llen­nial

RUM­BOS VIA­JÓ A WIND­SOR, IN­GLA­TE­RRA, DON­DE SE CE­LE­BRA­RÁ LA BODA DEL PRÍN­CI­PE HARRY Y LA AC­TRIZ MEG­HAN MAR­KLE. LOS DE­TA­LLES DE UN EN­LA­CE QUE CAUTIVA LA ATEN­CIÓN DEL PÚ­BLI­CO JO­VEN Y PRE­TEN­DE RE­VI­TA­LI­ZAR LA RANCIA MO­NAR­QUÍA BRI­TÁ­NI­CA.

Los Andes - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - POR JI­ME­NA D’ ANNUNZIO

Las ca­ras del Prín­ci­pe Harry y su pro­me­ti­da, la ac­triz Meg­han Mar­kle, em­pa­pe­lan ca­da rin­cón de Wind­sor, un pe­que­ño pue­blo de 50 mil ha­bi­tan­tes a las afue­ras de Londres. Es allí don­de se rea­li­za­rá, el pró­xi­mo 19 de ma­yo, la boda real que des­pier­ta pa­sio­nes en­tre los bri­tá­ni­cos.

Él es el nie­to de Isabel II, la longeva reina de In­gla­te­rra. Pe­ro que es­te jo­ven de 33 años sea el cen­tro de las mi­ra­das no se ex­pli­ca so­la­men­te por te­ner una abue­la reina. Harry es tam­bién el hi­jo me­nor de Lady Di, la prin­ce­sa de Ga­les que fue ama­da por to­dos me­nos por su ma­ri­do.

Meg­han Mar­kle, en cam­bio, no tie­ne una go­ta de san­gre real en su ár­bol ge­nea­ló­gi­co. Sin lle­gar a ser una me­ga­es­tre­lla de Hollywood, la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se pro­ta­go­ni­zó Suits, una exi­to­sa se­rie de te­le­vi­sión ame­ri­ca­na. Y aun­que Ra­chel, su per­so­na­je, lu­cha­ba por for­jar­se una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal in­de­pen­dien­te del con­tro­ver­ti­do ape­lli­do de su pa­dre; Meg­han, la de la vi­da real, lo de­jó to­do pa­ra con­ver­tir­se en du­que­sa.

Es­te ro­man­ce, que ha­ce unas po­cas décadas hubiera si­do prohi­bi­do al me­jor es­ti­lo sha­kes­pe­riano, ten­drá su fi­nal (o al me­nos, prin­ci­pio) fe­liz. La pa­sión por la his­to­ria de amor de la pa­re­ja em­pe­zó en di­ciem­bre de 2017, cuan­do anun­cia­ron su com­pro­mi­so a tra­vés de las re­des so­cia­les del Pa­la­cio de Ken­sing­ton.

Lue­go, lle­gó la con­fir­ma­ción: el 19 de ma­yo pró­xi­mo se rea­li­za­rá en Wind­sor la boda real, de la cual mu­chos bri­tá­ni­cos quie­ren par­ti­ci­par y otros huir. El anun­cio des­per­tó un pre­vi­si­ble fu­ror me­diá­ti­co que pu­so en fo­co una vez más a la dis­cu­ti­da reale­za bri­tá­ni­ca y con­quis­tó el co­ra­zón de los mi­llen­nials.

La mo­nar­quía in­gle­sa tie­ne unos mil años de his­to­ria. An­ti­gua­men­te, los re­yes exi­gían leal­tad por ser quie­nes re­pre­sen­ta­ban a Dios en la tie­rra. En 2018 –ya li­be­ra­dos de me­nu­da res­pon­sa­bi­li­dad– ca­da hi­to en la vi­da de los miem­bros de la fa­mi­lia real si­gue des­per­tan­do una pa­sión equi­pa­ra­ble al lan­za­mien­to de un nue­vo te­ma de los Ro­lling Sto­nes o a una go­lea­da del

CUAN­DO HARRY CO­NO­CIÓ A MEG­HAN. El fle­cha­zo se dio en un even­to so­li­da­rio. Ella, una ac­triz de Hollywood mu­la­ta y di­vor­cia­da. Él, un miem­bro de la con­ser­va­do­ra reale­za bri­tá­ni­ca. Su unión se­rá un sím­bo­lo de aper­tu­ra e in­te­gra­ción so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.