El oto­ño se vis­te de co­lo­res

Vio­le­tas, prí­mu­las, ca­lén­du­las... To­do lo que te­nés que sa­ber so­bre las flo­res de es­ta­ción.

Los Andes - Rumbos - - GUSTOS -

El jar­dín de­cae un po­co si no te­ne­mos plan­tas de co­lo­res oto­ña­les. En es­te ca­so, las flo­res son un ex­ce­len­te re­cur­so, y las de oto­ño-in­vierno son las más co­lo­ri­das. An­tes de plan­tar, in­cor­po­re al can­te­ro ma­te­ria or­gá­ni­ca (com­post, man­ti­llo o lom­bri­com­pues­to): es­to ase­gu­ra­rá una co­rrec­ta nu­tri­ción, no só­lo al mo­men­to de plan­ta­ción, sino tam­bién a fu­tu­ro. Al plan­tar es in­dis­pen­sa­ble pre­sio­nar bien con las ma­nos al­re­de­dor del plan­tín, así la tie­rra del can­te­ro se ad­hie­re a la de la plan­ta nue­va; sin po­ros en­tre los dos sus­tra­tos, el agua po­drá tran­si­tar en­tre ellos. Lue­go de plan­tar, es cen­tral co­lo­car en­tre los plan­ti­nes cor­te­za de pino, ya que es­ta ca­pa man­ten­drá la tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad del sue­lo, evi­tan­do que las raí­ces que­den ex­pues­tas al frío in­ten­so. En es­ta épo­ca, las más rús­ti­cas son co­que­tas, pen­sa­mien­tos, vio­las y ca­lén­du­las, si el can­te­ro es­tá al sol; y si tie­ne me­dio día de sol, Vio­le­tas de los Al­pes o prí­mu­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.