El cu­co que ace­cha en la web

Aun­que na­cie­ron con la ta­blet ba­jo el bra­zo, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ne­nas y ne­nes se en­fren­tan a me­nu­do a ries­gos –cy­ber­bu­lling, vi­deos vio­len­tos y pa­ra adul­tos– que no pue­den men­su­rar ni con­tro­lar. ¿Có­mo los pro­te­ge­mos sin vul­ne­rar su in­ti­mi­dad?

Los Andes - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - POR LEILA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

In­ter­net es la ni­ñe­ra y me­jor ami­ga de mi­llo­nes de chi­cos. Mu­chas ve­ces, los pa­dres lle­gan can­sa­dos o con tra­ba­jo pen­dien­te y, fren­te a los re­cla­mos de aten­ción y las de­man­das de sus hi­jos, op­tan por de­jar­los fren­te a la pan­ta­lla. Otras, son los mis­mos ni­ños los que su­pli­can un ra­to más de compu­tado­ra o se en­cie­rran en sus ha­bi­ta­cio­nes a na­ve­gar con sus smartp­ho­nes.

Se­gún UNICEF, en la Ar­gen­ti­na hay más de 13 mi­llo­nes de ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes. Seis de ca­da 10 se co­mu­ni­can usan­do ce­lu­lar y ocho de ca­da 10 usan in­ter­net. “La tec­no­lo­gía atra­vie­sa su exis­ten­cia, im­pac­ta en sus mo­dos de co­no­cer, apren­der, ex­pre­sar­se, di­ver­tir­se y co­mu­ni­car­se”, di­ce Ma­ría Jo­sé Ra­va­lli, es­pe­cia­lis­ta en Co­mu­ni­ca­ción de UNICEF. “Pa­ra los chi­cos y chi­cas, los me­dios di­gi­ta­les son un mo­do ha­bi­tual de in­ter­ac­ción con el mun­do. Cha­tear, ju­gar en lí­nea, bus­car y com­par­tir in­for­ma­ción y con­te­ni­dos, son ac­cio­nes co­ti­dia­nas en sus vi­das y, en de­fi­ni­ti­va, del ejer­ci­cio de su ciu­da­da­nía di­gi­tal”.

Pe­ro no to­do es co­lor de ro­sas. Na­ve­gar por la web no es só­lo una ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se y apren­der co­sas nue­vas: tam­bién im­pli­ca aden­trar­se en un uni­ver­so don­de el flu­jo de in­for­ma­ción es ili­mi­ta­do y, en mu­chos ca­sos, pe­li­gro­so. El es­tu­dio

“Kids On­li­ne/ Chic@s Co­nec­ta­dos. In­ves­ti­ga­ción so­bre per­cep­cio­nes y há­bi­tos de ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes en in­ter­net y re­des so­cia­les”, de­ter­mi­nó que 8 de ca­da 10 ni­ños vi­vió una si­tua­ción per­tur­ba­do­ra en in­ter­net. El 37% de los en­tre­vis­ta­dos ha­bló de ex­po­si­ción a imá­ge­nes obs­ce­nas o por­no­grá­fi­cas, el 24% de vio­len­cia, el 20% de bull­ying y el 13% de dis­cri­mi­na­ción. Por otro la­do, 1 de ca­da 3 chi­cos ad­mi­tió ha­ber re­ci­bi­do men­sa­jes des­agra­da­bles por in­ter­net en el úl­ti­mo año.

“Lo que se pue­de vi­sua­li­zar, com­pren­der e in­ter­pre­tar es muy dis­tin­to se­gún la edad”, di­ce el Dr. Clau­dio Wais­burg, di­rec­tor me­di­co del Ins­ti­tu­to SOMA. “Es un ries­go que los ni­ños es­tén ex­pues­tos a pe­lí­cu­las o vi­deos cu­yo con­te­ni­do no es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra pro­ce­sar. Por otro la­do, los ado­les­cen­tes no to­man con­cien­cia de que te­ner un ce­lu­lar en sus ma­nos y ha­cer pú­bli­cas fo­tos in­si­nuan­tes es co­mo ma­ne­jar un au­to­mó­vil sin li­cen­cia. Por eso es cla­ve la co­mu­ni­ca­ción en las fa­mi­lias: que se ha­ble de in­ter­net, sus ries­gos y con­se­cuen­cias”.

Ar­gen­ti­na Ci­ber­se­gu­ra y ESET LA aca­ban de pu­bli­car un in­for­me en La­ti­noa­mé­ri­ca don­de ase­gu­ran que el 60% de los ni­ños re­ci­bió al me­nos una so­li­ci­tud de con­tac­to en las re­des so­cia­les por par­te de un des­co­no­ci­do y un ter­cio vi­vió al­gún ti­po de si­tua­ción in­có­mo­da.

¿QUE­RÉS SER MI AMI­GO?

“Violeta usa la compu­tado­ra des­de que tie­ne cin­co años, hoy tie­ne on­ce y ma­ne­ja la ta­blet y su smartp­ho­ne me­jor que yo”, cuen­ta Ma­ria­na, em­plea­da ad­mi­nis­tra­ti­va. “Siem­pre le ha­bla­mos con el pa­pá pa­ra que no acep­te con­tac­tos des­co­no­ci­dos y no cha­tee en gru­pos anó­ni­mos, pe­ro igual es un te­ma di­fí­cil. Ha­ce un tiem­po, la en­con­tré an­gus­tia­da en

Nun­ca las mu­je­res cam­bia­mos tan­to co­mo en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da, que jus­ta­men­te son los ocho años en los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.