La pu­na: co­ne­xión an­ces­tral

Ce­rros de co­lo­res, atar­de­ce­res en­cen­di­dos, un tren que via­je en­tre las nu­bes... Pa­ra res­pi­rar pro­fun­do y pa­sar­la muy bien, na­da me­jor que una es­ca­pa­da a es­te te­so­ro ar­gen­tino.

Los Andes - Rumbos - - GUSTOS -

La pu­na es un te­rri­to­rio ás­pe­ro. Sus pai­sa­jes son geo­gra­fías de be­lle­za ex­tre­ma, con ce­rros de to­nos ocres, ro­jos y ama­ri­llos en for­ma de co­nos, pi­rá­mi­des o trián­gu­los cin­ce­la­dos por el ím­pe­tu de la na­tu­ra­le­za. Ce­rros car­ga­dos de mi­ne­ra­les, vol­ca­nes dor­mi­dos y sa­gra­dos co­mo el LLu­llai­lla­co, don­de se ha­lla­ron las mo­mias de tres ni­ños in­cas, a más de 6.000 m de al­tu­ra. Ce­rros que cons­ti­tu­yen al­gu­nas de las mon­ta­ñas más al­tas de la Cor­di­lle­ra de los An­des y que cambian de co­lor por efec­to del sol, que tam­bién se sien­te ex­tre­mo. Pa­ra­jes co­mo San An­to­nio de los Co­bres, el pue­blo más gran­de de la pu­na sal­te­ña, o To­lar Gran­de, que es el co­ra­zón mis­mo del de­sier­to. Ca­se­ríos ca­ta­mar­que­ños co­mo La­gu­na Bra­va, don­de se rea­li­za una an­ces­tral es­qui­la de vi­cu­ñas; o Ca­sa­bin­do, en me­dio de la pu­na ju­je­ña, don­de se lle­va a ca­bo el To­reo de la vin­cha. Si­tios le­ja­nos, a ve­ces de di­fí­cil ac­ce­so, que va­le la pe­na des­cu­brir. •

Por es­tos días se pue­den sem­brar se­mi­llas de ma­món (Ca­ri­ca pa­pa­ya): sá­que­las de un fru­to ma­du­ro, lá­ve­las qui­tan­do la par­te mu­ci­la­gi­no­sa y dé­je­las dos se­ma­nas en la he­la­de­ra. Co­ló­que­las en ma­ce­ti­tas de 20 cm con sus­tra­to de man­ti­llo y cuan­do ten­gan 20 cm de al­tu­ra, ubí­que­las en lu­ga­res pro­te­gi­dos de heladas.

Si no lo hi­zo, aún es­tá a tiem­po de sem­brar bul­bos de flo­ra­ción pri­ma­ve­ral co­mo ja­cin­tos, li­lium, ma­ri­mo­ñas, nar­ci­sos y fre­sias Pro­cu­re no en­te­rrar­los a una pro­fun­di­dad ma­yor del do­ble de la al­tu­ra del bul­bo.

Se ave­ci­nan épo­cas hú­me­das, en las que se pro­du­ce el pi­co de ro­ya (co­mo pol­vi­llo co­lor óxi­do), so­bre to­do, en plan­tas de fram­bue­sa. Pa­ra pre­ve­nir es­te pa­tó­geno, al her­vir pa­pas o re­mo­la­chas há­ga­lo sin sal, y con el agua que que­da, ya fría, ro­cíe las plan­tas por la ma­ña­na.

— Por Gui­ller­mo Gri­mol­di

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.