Una ma­ra­vi­lla mé­di­ca

En tiem­pos de pos­ver­dad, amar al otro tam­bién es cui­dar­lo de pe­li­gro­sas en­fer­me­da­des.

Los Andes - Rumbos - - FUTURO IMPERFECTO - POR VIC­TOR T. LAURENCENA

“VACUNARSE SIR­VE PA­RA PRO­TE­GER A LOS MÁS VUL­NE­RA­BLES, CO­MO NI­ÑOS Y AN­CIA­NOS. ES UN AC­TO DE AMOR HA­CIA EL PRÓ­JI­MO”.

Pa­re­cie­ra ser que hoy, más que nun­ca, las creen­cias per­so­na­les y las emo­cio­nes son más im­por­tan­tes que los he­chos. Ha­ce 2.300 años que los grie­gos com­pro­ba­ron que la Tie­rra era “re­don­da”, y sin em­bar­go, to­da­vía hoy hay te­rra­pla­nis­tas que creen que eso es al­go que in­ven­tó la NASA. O que las va­cu­nas, pe­se a sal­var las vi­das de más de dos mi­llo­nes de per­so­nas ca­da año, po­drían ser una cons­pi­ra­ción de la in­dus­tria far­ma­ceú­ti­ca. “Siem­pre exis­tie­ron es­te ti­po de ideas y per­so­nas dis­pues­tas a creer­las”, ex­pli­ca Gua­da­lu­pe No­gués, doc­to­ra en bio­lo­gía, do­cen­te y autora de Pen­sar con otros : una guía de su­per­vi­ven­cia en tiem­pos de pos­ver­dad. Pe­ro la no­ve­dad ac­tual es que es­tán las re­des so­cia­les. “Los que an­tes eran un pu­ña­do de per­so­nas que se reunía en la ca­sa de uno, hoy es un club de gen­te dis­per­so glo­bal­men­te y que no ne­ce­si­ta co­no­cer­se en per­so­na”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta, y agre­ga que con in­ter­net “es más sen­ci­llo caer en la con­fu­sión y pen­sar que hay al­go dis­cu­ti­ble, cuan­do en la reali­dad tal con­tro­ver­sia no exis­te. Es­tos son los es­tra­gos que ha­ce la pos­ver­dad”. El con­cep­to de las va­cu­nas se re­mon­ta a la Chi­na del si­glo XI, pe­ro su ver­sión mo­der­na se la de­be­mos a Ed­ward Jen­ner (17491823), un mé­di­co rural in­glés con un po­der de ob­ser­va­ción ex­tra­or­di­na­rio que lo con­vi­ri­tió en la per­so­na que más vi­das hu­ma­nas sal­vó en to­da la his­to­ria. “Las va­cu­nas son una ma­ra­vi­lla mé­di­ca que apro­ve­cha có­mo fun­cio­na nues­tro sis­te­ma in­mu­ne (SI)”, abun­da No­gués y ejem­pli­fi­ca: “Si no es­ta­mos va­cu­na­dos y lle­ga a no­so­tros el vi­rus del sa­ram­pión, en­fer­ma­re­mos. Si so­bre­vi­vi­mos, es por­que nues­tro SI apren­dió a com­ba­tir­lo. En el ca­so del sa­ram­pión, esa pro­tec­ción du­ra to­da la vi­da, por lo que si el vi­rus nos lle­ga otra vez, la res­pues­ta es mu­cho más rá­pi­da y po­de­ro­sa, y no en­fer­ma­mos”. Las va­cu­nas son ver­sio­nes más dé­bi­les de los pa­tó­ge­nos, que no nos en­fer­man, pe­ro que al­can­zan pa­ra en­tre­nar a nues­tro SI. “Y sin el ries­go de mo­rir —aco­ta—. Las va­cu­nas son, en un pun­to, muy ‘na­tu­ra­les’. Si con­ta­mos con va­cu­nas efec­ti­vas y se­gu­ras, ele­gir no usar­las es de al­gu­na ma­ne­ra co­mo ju­gar a la ru­le­ta ru­sa”. Por otro la­do, a ni­vel so­cial, exis­te al­go que se lla­ma “in­mu­ni­dad de re­ba­ño”, que “se ob­ser­va so­lo a al­tí­si­mas co­ber­tu­ras de va­cu­na­ción, cer­ca­nas al 95% de la po­bla­ción”. Lo que ocu­rre es que el vi­rus no pue­de “pa­sar” a tra­vés de los va­cu­na­dos, se fre­na su cir­cu­la­ción y en­ton­ces no ac­ce­de a los no va­cu­na­dos. Por eso, al de­ci­dir no vacunarse, tam­bién se po­ne en pe­li­gro a la so­cie­dad, “en es­pe­cial a los más vul­ne­ra­bles, co­mo los muy pe­que­ños, los an­cia­nos o las per­so­nas in­mu­no­com­pro­me­ti­das, que no pue­den ser va­cu­na­dos por ra­zo­nes mé­di­cas es­pe­cí­fi­cas”, en­fa­ti­za No­gués y con­clu­ye: “Vacunarse es un ac­to de amor ha­cia el pró­ji­mo”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.