Oji­to con la dia­be­tes

Los Andes - Rumbos - - SALUD - POR DR. MA­TÍAS IGLICKI

MN 114.165, mé­di­co of­tal­mó­lo­go, do­cen­te ads­cri­to de Of­tal­mo­lo­gía, Facultad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. La dia­be­tes es un tras­torno me­ta­bó­li­co fre­cuen­te, ca­rac­te­ri­za­do por ele­va­dos ni­ve­les de glu­co­sa (azú­car) en san­gre, de for­ma sos­te­ni­da en el tiem­po. Es­to pro­vo­ca da­ños a ni­vel de los va­sos san­guí­neos y de los ner­vios y, en oca­sio­nes, pue­de con­du­cir a pa­to­lo­gías ocu­la­res co­mo la re­ti­no­pa­tía y el ede­ma ma­cu­lar dia­bé­ti­co. Se cal­cu­la que el 25% de los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos pue­den desa­rro­llar pro­ble­mas vi­sua­les. La re­ti­no­pa­tía es la en­fer­me­dad ocu­lar dia­bé­ti­ca más co­mún. Ocu­rre cuan­do hay cam­bios en los va­sos san­guí­neos en la re­ti­na. A ve­ces, es­tos pue­den hin­char­se y de­jar es­ca­par flui­dos (ede­ma ma­cu­lar) o in­clu­si­ve ta­par­se completamente. En otros ca­sos, nue­vos va­sos san­guí­neos anor­ma­les crecen en la su­per­fi­cie de la re­ti­na. En el ede­ma ma­cu­lar, en tan­to, au­men­ta la per­mea­bi­li­dad de los va­sos san­guí­neos del ojo, un de­te­rio­ro que pro­vo­ca la fil­tra­ción de flui­dos y san­gre a la re­ti­na, hin­cha­zón en la má­cu­la (res­pon­sa­ble por la vi­sión cen­tral y de­ta­lla­da) y un im­pe­di­men­to pa­ra que el pa­cien­te pue­da ver co­rrec­ta­men­te. Es­ta fil­tra­ción es con­se­cuen­cia de la li­be­ra­ción de sus­tan­cias in­fla­ma­to­rias de­bi­do al da­ño cau­sa­do por el avan­ce de la dia­be­tes, por lo cual, el desa­rro­llo del ede­ma es­tá aso­cia­do con la fal­ta de con­trol de la pa­to­lo­gía de ba­se. El ede­ma ma­cu­lar dia­bé­ti­co es la prin­ci­pal cau­sa de ce­gue­ra en el mun­do in­dus­tria­li­za­do. Se pre­sen­ta du­ran­te la edad ac­ti­va, es de­cir, en­tre los 40 y 60 años, en pa­cien­tes que se en­cuen­tran en una eta­pa ple­na de la vi­da. Lo pri­me­ro que se ob­ser­va es una ba­ja en la ca­li­dad de vi­da, da­do que dis­mi­nu­ye la vi­sión. La pri­me­ra al­te­ra­ción que se re­gis­tra es en la ma­ne­ra de apre­ciar las for­mas. Si es­te cua­dro evo­lu­cio­na sin tra­ta­mien­to, es irre­ver­si­ble. Por ello, cuan­to an­tes se con­sul­te al mé­di­co, me­jor se­rá el pro­nós­ti­co. La en­fer­me­dad se desa­rro­lla de ma­ne­ra más agre­si­va cuan­do se pre­sen­ta en jó­ve­nes, mien­tras que en per­so­nas adul­tas es co­mún que avan­ce sin ser re­gis­tra­da; por lo tan­to, cuan­do se diag­nos­ti­ca al­gún ti­po de dia­be­tes, po­si­ble­men­te ya ha­ya con­se­cuen­cias of­tal­mo­ló­gi­cas. Si bien la pér­di­da de la agu­de­za vi­sual es irre­ver­si­ble, cuan­do el pa­cien­te rea­li­za el tra­ta­mien­to co­rrec­to pa­ra la dia­be­tes tie­ne un 95% de po­si­bi­li­dad de es­ta­bi­li­zar la vi­sión e im­pe­dir el avan­ce. La pri­me­ra op­ción de tra­ta­mien­to es la apli­ca­ción del agen­te an­ti-VEGF (an­ti-fac­tor de cre­ci­mien­to en­do­te­lial vas­cu­lar), cu­yo ob­je­ti­vo es fre­nar las sus­tan­cias que pro­du­cen las fil­tra­cio­nes en el ojo. Sin em­bar­go, al­gu­nos pa­cien­tes no res­pon­den a los an­ti VEGF y, en esos ca­sos, se uti­li­zan im­plan­tes de es­te­roi­des. Pa­ra ade­lan­tar­nos a es­tos po­si­bles pro­ble­mas, es fun­da­men­tal rea­li­zar con­tro­les pe­rió­di­cos con el mé­di­co of­tal­mó­lo­go. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.