“Es­te es un año muy es­pe­cial pa­ra las mu­je­res”

Los Andes - Rumbos - - ENTREVISTA - TEX­TO JAVIER FIRPO FO­TOS FEDERICO LO­PEZ CLA­RO

Con 30 años re­cién cum­pli­dos, ya no es só­lo “la hi­ja de Ara­ce­li”. En ci­ne, tea­tro y te­le­vi­sión, atra­vie­sa un gran pre­sen­te la­bo­ral, ade­más de una eta­pa de mi­li­tan­cia y com­pro­mi­so por el país que des­cu­bre una per­so­na­li­dad con­tes­ta­ta­ria ocul­ta. Re­ve­la que tras un ataque de pá­ni­co des­cu­brió una cu­ra mi­la­gro­sa: la me­di­ta­ción.

Por cul­pa del dis­pen­ser, el ma­te se­rá pa­ra otra opor­tu­ni­dad. Se ape­na Flor To­rren­te, quien te­nía ga­nas de ma­tear al com­pás de la char­la con Rum­bos en el ca­ma­rín del tea­tro don­de pro­ta­go­ni­za la co­me­dia “Men­ti­ras in­te­li­gen­tes”. Cuen­ta la ac­triz, can­tan­te y em­pre­sa­ria que de­co­ra el es­pa­cio co­mo si fue­ra su ca­sa: ve­li­tas, sahu­me­rios, col­gan­tes, fo­tos, una lám­pa­ra de sal, to­do en ar­mo­nía. Y co­mo siem­pre lle­ga mu­cho an­tes de la fun­ción, nun­ca fal­ta ese ra­ti­to in­dis­pen­sa­ble que le de­di­ca a me­di­tar, “a res­pi­rar”, acla­ra, ac­ción que des­de ha­ce dos años –ase­gu­ra- le cam­bió la vi­da y la cu­ró de un preo­cu­pan­te ataque de pá­ni­co. “No sa­bés lo fun­da­men­tal que es sa­ber res­pi­rar a par­tir de la me­di­ta­ción”, des­li­za con eu­fo­ria.

¿A qué te re­fe­rís?

A que la me­di­ta­ción me sal­vó la vi­da… Me­di­tar y res­pi­rar me res­ca­ta­ron de un ataque de pá­ni­co que su­frí en 2016.

¿Me­di­tás a dia­rio?

Voy a me­di­tar a un cen­tro hin­dú, don­de to­mo cur­sos que se lla­man “Des­per­tar”, y allí me su­gi­rie­ron, apar­te, ba­jar­me tres aplicaciones en el te­lé­fono –una de ellas se lla­ma “Men­te se­re­na”-, de tres mi­nu­tos a me­dia ho­ra, que uti­li­zo se­gún la dis­po­ni­bi­li­dad que ten­ga ca­da día. Y de ver­dad que mi vi­da cam­bió ra­di­cal­men­te, sim­ple­men­te por­que aho­ra pue­do sa­ber bien có­mo me en­cuen­tro emo­cio­nal­men­te.

Pa­ra “des­per­tar”, ¿hay que es­tar dor­mi­da?

Yo me en­con­tra­ba en una si­tua­ción me­dio aco­rra­la­da, en la que no en­con­tra­ba una sa­li­da por las mías, en­ton­ces fui a in­ten­tar bus­car la cal­ma. Y la en­con­tré me­di­tan­do, res­pi­ran­do y no te das una idea del ali­vio y la tran­qui­li­dad que sig­ni­fi­ca sa­ber que pue­do so­la…sin de­pen­der de na­die.

Exis­te un pre­jui­cio en torno a la me­di­ta­ción...

To­tal­men­te. El día que en­ten­da­mos que esos es­pa­cios de tres o de quin­ce mi­nu­tos, só­lo pa­ra no­so­tros, nos ha­cen bien, va­mos a cam­biar la men­ta­li­dad.

¿La me­di­ta­ción te ayu­dó más que la te­ra­pia?

Sí, cla­ro, y eso que yo ha­go psi­co­lo­gía bio­ener­gé­ti­ca, que tra­ba­ja las emo­cio­nes pe­ro des­de el cuer­po. Pe­ro esos cur­sos de me­di­ta­ción ini­cial, que hi­ce en tres días, fue­ron co­mo quin­ce años de psi­coa­ná­li­sis. No de­be­ría de­cir es­to… pe­ro es mi vi­ven­cia.

¿En qué lo vas ad­vir­tien­do?

En có­mo me re­la­ciono con mis se­res que­ri­dos y con el tra­ba­jo. En lo par­ti­cu­lar, me sien­to co­nec­ta­da de otra ma­ne­ra, me in­ter­pre­to más cla­ra­men­te y en­tien­do que to­do tie­ne un principio y un fi­nal. A mí sa­ber res­pi­rar me apor­tó una he­rra­mien­ta esen­cial que me per­mi­tió dis­cer­nir un mon­tón de co­sas.

¿Por ejem­plo?

En sa­ber de­di­car mis ener­gías a la ac­tua­ción, fo­ca­li­zar­me en el tea­tro y en la mú­si­ca. Y es­tas co­ne­xio­nes es­tán en mi li­bro de intenciones.

No en­tien­do…¿Es­tás es­cri­bien­do un li­bro?

Ha­ce dos años ten­go mi cua­der­ni­to en el que es­cri­bo to­das mis intenciones, las co­sas que quie­ro ha­cer. Por ejem­plo: “In­ten­ción mes de oc­tu­bre”. Y pon­go lo que más quie­ro ha­cer y me con­cen­tro en lo­grar­la.

¿Y?

Bueno, ha­ce unos me­ses es­cri­bí: “Mi in­ten­ción es via­jar con mi tra­ba­jo…y que me pa­guen”. Creer o re­ven­tar, me sa­lió la po­si­bi­li­dad de fil­mar en Es­pa­ña la pe­lí­cu­la “Cuan- do de­jes de que­rer­me” y, des­pués, la chan­ce de con­du­cir “Hash­tag Via­je­ros” (Te­le­fé).

¿Ca­sua­li­dad o cau­sa­li­dad?

Am­bas. No es al­go ló­gi­co, na­die me ga­ran­ti­za na­da. Yo cuen­to lo que a mí me pa­só. Tam­po­co es­cri­bo en mi cua­derno vein­te intenciones, no; se tra­ta de al­go que real­men­te sien­to des­de aden­tro, una in­ten­ción es­pe­cí­fi­ca, no un de­seo pa­sa­je­ro. Por­que de­seos te­ne­mos to­dos.

¿Qué es más im­por­tan­te, la in­ten­ción o el de­seo?

La in­ten­ción, por­que es la que se sos­tie­ne con el tiem­po, es al­go que es­tá en­quis­ta­do in­ter­na­men­te y ne­ce­si­ta con­cre­tar­se. El de­seo es más cam­bian­te, frá­gil, ci­clo­tí­mi­co, y por lo ge­ne­ral es ma­te­rial: hoy me gus­ta es­to y ma­ña­na aque­llo.

En la obra en­car­nás a Jua­na, la mu­jer del per­so­na­je de Ma­riano Mar­tí­nez, fla­man­te ma­dre de un be­bé de tres me­ses y muy abo­ca­da a la ma­ter­ni­dad. ¿Có­mo te ima­gi­nás co­mo ma­dre?

Me ima­gino una ma­dre to­do­te­rreno, tra­ba­ja­do­ra, no po­dría ser­lo de otra ma­ne­ra. Creo que yo se­ría co­mo lo fue ma­má con­mi­go, que me tu­vo a los 19, pe­ro nun­ca de­jó su la­bu­ro. Te­ner un hi­jo de­be ser ma­ra­vi­llo­so, pe­ro no sig­ni­fi­ca fre­nar tu vi­da, sino acom­pa­ñar tu vi­da, al me­nos es lo que a mí me en­se­ña­ron. Yo qui­sie­ra criar a mi hi­jo de esa ma­ne­ra, con un mo­de­lo de ma­dre tra­ba­ja­do­ra.

¿Có­mo te lle­vás con las “men­ti­ras in­te­li­gen­tes”?

Na­da bien por­que soy una mu­jer que per­ci­be cuan­do al­guien me mien­te, ten­go un sex­to sen­ti­do muy agu­za­do. Ad­vier­to lo que me ha­ce “rui­di­to” y me doy cuen­ta al to­que cuan­do al­guien no me es­tá di­cien­do la ver­dad.

¿Y vos men­tís?

No, al con­tra­rio. Soy muy fron­tal pa­ra de­cir ver­da­des, a ve­ces de­ma­sia­do.

¿De­ma­sia­do?

Sí, me pue­do lle­gar a las­ti­mar yo, por eso le pres­to aten­ción a ese sex­to sen­ti­do que creo te­ner y que yo de­ci­do si apa­gar­lo o des­per­tar­lo.

¿En­ton­ces, qué ha­cés?

Si lo des­pier­to es inevitable que ca­da vez vea más co­sas… En­ton­ces voy aten­ta por la vi­da y lo que ape­nas me ha­ce rui­do, me lo sa­co de en­ci­ma, lo ex­te­rio­ri­zo, no me lo atra­gan­to.

¿Ser “muy fron­tal” te pue­de ju­gar en con­tra?

Si se tra­ta de una pa­re­ja, me gus­ta la sin­ce­ri­dad, la fran­que­za, pe­ro to­do tie­ne un lí­mi­te, no ha­blo de sin­ce­ri­ci­dio. Yo soy per­cep­ti­va y creo sa­ber has­ta dón­de pue­de el otro, mi pa­re­ja, re­ci­bir. En­ton­ces ahí yo de­ci­do si lle­gar has­ta ese pun­to o avan­zar. A par­tir de ahí soy yo la que de­ci­de ha­cer­me la bo­lu­da y se­guir con cier­ta in­co­mo­di­dad, o man­dar­me a mu­dar. Soy una per­so­na fron­tal, pe­ro no me in­mo­lo.

¿En una re­la­ción se sa­be has­ta dón­de se pue­de es­car­bar en el otro?

Des­de el amor, cla­ro que se pue­de avan­zar a par­tir de la co­ne­xión que se su­po­ne que hay... Tam­po­co se tra­ta de de­cir­lo to­do, de vo­mi­tar­lo to­do só­lo por­que ne­ce­si­to sa­cár­me­lo de en­ci­ma. To­rren­te, que aca­ba de cum­plir 30 años, se ca­rac­te­ri­za por ser mul­ti­tas­king, una per­so­na afín a mu­chas ta­reas. Ella pin­ta, di­bu­ja, can­ta, lle­va ade­lan­te un em­pren­di­mien­to y ac­túa, cla­ro. En el úl­ti­mo tiem­po se des­ta­có en ci­ne con pe­lí­cu­las co­mo “Hi­per­som­nia” y “Sol­da­do ar­gen­tino só­lo co­no­ci­do por Dios”, es­te año fil­mó en Es­pa­ña “Cuan­do de­jes de que­rer­me”, for­mó par­te del ho­me-

“ME EN­CON­TRA­BA EN UNA SI­TUA­CIÓN ME­DIO ACO­RRA­LA­DA. FUI A IN­TEN­TAR BUS­CAR LA CAL­MA. Y LA EN­CON­TRÉ ME­DI­TAN­DO.”

na­je a Ma­ría Ele­na Walsh en el Tea­tro Colón, con­du­ce por Te­le­fé el ci­clo tu­rís­ti­co “Hash­tag Via­je­ros” y se lu­ce en “Men­ti­ras in­te­li­gen­tes”, des­pués de plau­si­bles la­bo­res en las pie­zas “Ber­nar­da Alba” y “Gi­go­ló”

¿La ac­tua­ción se es­tá im­po­nien­do a tus otras ac­ti­vi­da­des?

No me pa­re­ce. Co­mo yo soy un to­do, mis otras fa­ce­tas se com­ple­men­tan en es­te ca­so pa­ra ayu­dar a la ac­triz, que hoy es­tá más vi­si­ble. Qui­zás pin­to con me­nos fre­cuen­cia, pe­ro di­bu­jo, mi­rá lo que hi­ce hoy –sa­ca de la car­te­ra un cua­derno y mues­tra bo­ce­tos-, es­cri­bo tam­bién por­que co­mo lle­go tem­prano al tea­tro es­toy siem­pre aten­ta a ocu­rren­cias. Y ha­ce po­co le di­bu­jé a mi no­vio –Joaquín Vi­to­la, lí­der de la banda In­dios- una po­si­ble ta­pa pa­ra su pró­xi­mo dis­co. El ar­te es­tá siem­pre co­nec­ta­do con­mi­go.

¿Pue­de que tu re­la­ción sen­ti­men­tal po­ten­cie tu fa­ce­ta mu­si­cal?

Ab­so­lu­ta­men­te. De he­cho es­ta­mos gra­ban­do al­gu­nas can­cio­nes mías y otras de Joa­co, en el es­tu­dio que tie­ne en su ca­sa, pa­ra un po­si­ble pro­yec­to jun­tos, al­gu­na otra pre­sen­ta­ción des­pués del show que di­mos ha­ce unas se­ma­nas en un bar­ci­to. Ve­re­mos qué on­da…

¿Cam­bia tu per­so­na­li­dad es­tan­do de no­via?

Mi per­so­na­li­dad es­tá más sen­si­ble a las emo­cio­nes, lo que hi­zo que cam­bie mi pers­pec­ti­va en mu­chos as­pec­tos. Yo es­toy me­jor in­te­gral­men­te, más allá de es­tar o no en pa­re­ja, es­ta­do que por su­pues­to es ele­gi­do y que in­du­da­ble­men­te me ha­ce bien.

Vol­vien­do a tu cua­derno de intenciones… ¿Cuál fue la úl­ti­ma que es­cri­bis­te?

Ha­ce unos me­ses es­cri­bí: “Can­tar con una or­ques­ta”. Y, otra vez, se me dio: can­té en agos­to na­da me­nos que en el Tea­tro Colón, en el es­pec­tácu­lo “Va­rie­té Walsh”, en ho­me­na­je a Ma­ría Ele­na Walsh. Una vi­ven­cia inol­vi­da­ble.

¿Te ima­gi­na­bas pi­sar el es­ce­na­rio del Colón?

Ni en mis sue­ños. Se me do­bla­ban las ro­di­llas de los ner­vios. Es­tar allí, can­tan­do una can­ción iné­di­ta de Ma­ría Ele­na, en uno de los tea­tros más im­por­tan­tes del mun­do fue lo má­xi­mo en mi ca­rre­ra.

¿Es el año más im­por­tan­te…?

Es un gran año, co­mo el 2017. Pe­ro pa­ra lle­gar a es­te es­plen­dor –ha­ce el ges­to de las co­mi­llas- tu­ve que to­car fon­do.

No es una épo­ca sen­ci­lla pa­ra ofre­cer en­tre­vis­tas. Se re­pli­ca to­do en las re­des y los fur­cios son es­pe­ra­dos con ma­li­cia. ¿Lo pen­sás dos ve­ces an­tes de acep­tar?

De­pen­de del me­dio, cla­ro, pe­ro sue­lo acep­tar por­que tra­to de in­terio­ri­zar­me de to­do, de es­tu­diar lo que no sé y apren­der lo que no en­tien­do. Y si no lo sé, pre­gun­to… Pe­ro no pa­ra ha­cer­me la per­fec­ti­ta, sino pa­ra no de­cir al­go que no pien­se o no sien­ta,

o pa­ra no ha­blar de más so­bre al­go que des­co­noz­co. Co­mo ciu­da­da­na que vo­ta me sien­to bien in­terio­ri­zán­do­me.

¿Te gus­ta vo­tar?

No sa­bés con las ga­nas que es­pe­ro ir a las ur­nas. Creo que nun­ca an­tes me ha­bía pa­sa­do. Ne­ce­si­to ejer­cer mi de­re­cho a ele­gir a quien quie­ro que me go­bier­ne. Creo que el vo­to es al­go que de­be­ría in­cul­car­se más en las es­cue­las pa­ra que se en­tien­da lo im­por­tan­te que es emi­tir­lo.

¿No es fá­cil lle­gar­le a los jó­ve­nes?

No me im­por­ta, pe­ro tie­ne que ha­ber una ma­ne­ra de que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en­tien­dan que hay que ir a vo­tar, no pue­de dar lo mis­mo, ni re­sul­tar in­di­fe­ren­te. El fu­tu­ro de to­dos de­pen­de de eso.

Aca­bás de cum­plir 30 años… ¿Có­mo te ca­ye­ron?

Ra­ra, con mu­chas pre­gun­tas, no sé, el cam­bio de dé­ca­da no me re­sul­tó tan di­ge­ri­ble co­mo hu­bie­ra que­ri­do. Es fuer­te, ya no soy la chi­qui­ta de vein­ti, se fue el “2” de ade­lan­te, ¿y aho­ra? ¿Qué me es­pe­ra?

¿La ma­ter­ni­dad?

Ve­re­mos, no lo des­car­to, ni ten­go apu­ro. Igual, así co­mo te di­go que me dan vér­ti­go los trein­ta, ni lo­ca qui­sie­ra vol­ver a los vein­te. Amo don­de es­toy, la edad que ten­go y el mo­men­to que atra­vie­so, con más ex­pe­rien­cia, sa­bi­du­ría y la ca­be­za más tran­qui­la y do­mi­na­da. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.