Amai­cha, tan­to cie­lo pa­ra mí

En el no­roes­te tu­cu­mano, es­te an­ti­guo pue­blo in­dí­ge­na com­bi­na las mejores ofer­tas tu­rís­ti­cas con el res­pe­to por su cul­tu­ra an­ces­tral. Su ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co es la puer­ta a otro mun­do.

Los Andes - Rumbos - - GUSTOS | ESCAPADAS -

Cuen­tan los ma­yo­res que los car­do­nes que pue­blan los va­lles tu­cu­ma­nos–es­pe­cial­men­te los de Amai­cha– son en reali­dad in­dios con­ver­ti­dos en plan­tas que vi­gi­lan aten­tos los ce­rros. En­cla­va­do en el man­to in­fi­ni­to de los Va­lles Cal­cha­quíes, y a 165 km de San Mi­guel de Tu­cu­mán, el pue­blo de Amai­cha del Va­lle des­plie­ga su be­lle­za y su va­lio­sa cul­tu­ra con el or­gu­llo de ser una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na au­tó­no­ma, cu­yo go­bierno co­mu­nal es­tá pre­si­di­do por una asam­blea, un con­se­jo de an­cia­nos y un ca­ci­que, des­de que los es­pa­ño­les se vie­ron obli­ga­dos a pac­tar con los amai­chas (una de las et­nias que for­ma­ron par­te de la na­ción dia­gui­ta), y les otor­ga­ron en 1716 una cé­du­la real que acre­di­ta­ba que eran due­ños de las tie­rras que ha­bi­ta­ban de ma­ne­ra an­ces­tral. En es­te pue­blo don­de las tra­di­cio­nes go­zan de bue­na sa­lud, se ce­le­bra una de las fies­tas de la Pa- cha­ma­ma más tras­cen­den­tes del no­roes­te del país. Si es­ta­mos por la zo­na, apro­ve­che­mos pa­ra vi­si­tar las Rui­nas de Quil­mes, la vi­lla tu­rís­ti­ca de El Mo­llar y el Mu­seo de la Pa­cha­ma­ma. ¿Otra per­li­ta que no nos po­de­mos per­der? Sin du­da, el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co de Am­pim­pa -hay dor­mis y cam­ping-, don­de po­dre­mos es­piar de la mano de as­tró­no­mos el in­fi­ni­to uni­ver­so es­tre­lla­do que aso­ma so­bre nues­tras ca­be­zas.

El 80% de las con­sul­tas que re­ci­bo en Rum­bos es­tá re­la­cio­na­da con pro­ble­mas en ci­trus. Al plan­tar­los, su­gie­ro no ha­cer­lo des­de se­mi­llas, ya que tar­da­rán ocho años en pro­du­cir fru­ta y son su­cep­ti­bles a vi­rus. En cam­bio, los que se pro­du­cen en vi­ve­ros son in­jer­ta­dos e in­mu­nes a en­fer­me­da­des, y pro­du­ci­rán fru­ta de in­me­dia­to. Plan­te los ci­trus le­jos de mu­ros, ya que por las ra­mas que to­can esas pa­re­des in­gre­san hor­mi­gas que pro­pa­gan co­chi­ni­llas, pul­go­nes y lar­vas de mos­ca blan­ca. Por úl­ti­mo, pro­cu­re ad­qui­rir­los siem­pre en su re­gión, pues los vi­ve­ris­tas de ca­da zo­na sa­ben cuá­les son las mejores va­rie­da­des. Por ejem­plo, San Pe­dro pro­du­ce las más ap­tas pa­ra el sur de San­ta Fe, Cór­do­ba, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y La Pam­pa; En­tre Ríos pro­du­ce pa­ra el Li­to­ral, San­tia­go del Es­te­ro, Cha­co y For­mo­sa; los vi­ve­ros de Tu­cu­mán pro­du­cen pa­ra el NOA, mien­tras que los vi­ve­ros de San Juan tie­nen ex­ce­len­tes va­rie­da­des pa­ra Cu­yo.

TIPS PA­RA TO­DO EL PAÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.