Uni­ver­so tu­cu­mano

Ob­ser­va­to­rio de Am­pim­pa

Los Andes - Rumbos - - GUSTOS | ESCAPADAS -

Ade­más de su cul­tu­ra y sus pai­sa­jes, Amai­cha cuen­ta con otro te­so­ro cer­cano: el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co Am­pim­pa, a 2560 msnm. En­fren­tan­do a las sie­rras de Quil­mes, Am­pim­pa es una suer­te de bal­cón na­tu­ral al va­lle de San­ta Ma­ría. La re­gión, que es se­mi­de­sér­ti­ca, atra­vie­sa ve­ra­nos tem­pla­dos e in­vier­nos se­cos, y tie­ne un pro­me­dio de ape­nas cin­co días de llu­via al año. Su cie­lo diá­fano no co­no­ce de po­lu­cio­nes am­bien­ta­les ni con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca, por lo que son po­si­bles ob­ser­va­cio­nes in­creí­bles. Aun­que fal­ta un tiem­po, allí ya es­tán organizando las ac­ti­vi­da­des pa­ra con­tem­plar el gran eclip­se so­lar del 2 de ju­lio pró­xi­mo. Hay dor­mis y cam­ping. www.as­tro­tuc.com.ar

Ana Su­sa­na Ca­rri­zo en­vía una fo­to­gra­fía y pre­gun­ta có­mo se lla­ma la plan­ta. Le han di­cho que es un pa­lo des­nu­do o un pa­lo ver­de, pe­ro des­co­no­ce su ver­da­de­ro nom­bre.

Ana, los nom­bres po­pu­la­res de las plan­tas va­rían de acuer­do a las re­gio­nes, pe­ro el nom­bre cien­tífi­co, en la­tín, es el que nos da la cer­te­za y es vá­li­do en cual­quier lu­gar del mun­do. Us­ted pi­da Eup­hor­bia ti­ru­ca­lli en el vi­ve­ro y le da­rán es­ta plan­ta que po­see, pues esa es su de­no­mi­na­ción cien­tífi­ca; el pri­mer nom­bre in­di­ca que per­te­ne­ce al gé­ne­ro Eup­hor­bia y el se­gun­do, que es de la va­rie­dad ti­ru­ca­lli.

Do­ris Pe­lo­zo, de Men­do­za, man­da una fo­to­gra­fía y tam­bién con­sul­ta cuál es el nom­bre de es­ta plan­ta que tie­ne en su ho­gar.

Do­ris, se tra­ta de una Eup­hor­bia cyat­hop­ho­ra, plan­ta si­mi­lar a la Eup­hor­bia pul­che­rri­ma, co­no­ci­da co­mo es­tre­lla federal. La pri­me­ra es de ci­clo anual o bi­a­nual –de acuer­do al cli­ma–, mien­tras que la se­gun­da es una plan­ta pe­ren­ne.

Ma­ría Isa­bel, de San­ta Fe, en­vía la foto de unos fru­tos de li­mo­ne­ro con man­chas cor­cho­sas.

Ma­ría Isa­bel, sus ci­trus tie­nen una bac­te­ria lla­ma­da Xant­ho­mo­nas ci­tri subsp. Ci­tri, que se mul­ti­pli­ca por me­dio del go­teo de una ra­ma a otra en lu­ga­res de gran hu­me­dad. Su cu­ra es com­ple­ja, ca­si im­po­si­ble pa­ra un afi­cio­na­do, pe­ro se pue­den dis­mi­nuir los efec­tos da­ñi­nos con una po­da, pa­ra que en­tre más vien­to en la co­pa del li­mo­ne­ro. Ade­más, hay que ro­ciar­le en pri­ma­ve­ra un pro­duc­to cú­pri­co (que con­tie­ne co­bre) pa­ra dis­mi­nuir es­tos efec­tos. Si la bac­te­ria con­vi­ve con la plan­ta y no afec­ta el sa­bor ni la ca­li­dad de fru­to, só­lo es­ta­re­mos an­te una cues­tión es­té­ti­ca.

Eduar­do Sosa, de Men­do­za ca­pi­tal, en­vía la ima­gen de un fru­to de to­ma­te pe­ri­ta con su ex­tre­mo ne­cro­sa­do y pre­gun­ta cuál pue­de ser la cau­sa.

Eduar­do, es­ta ma­ni­fes­ta­ción es tí­pi­ca de una defi­cien­cia de cal­cio en el sue­lo: dis­tri­bu­ya un po­ci­llo de cal hi­dra­ta­da en la tie­rra de la ma­ce­ta y el año en­tran­te ten­drá una ex­ce­len­te cosecha de to­ma­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.