Los mo­ti­vos del juez (II)

Los Andes - Rumbos - - INTRO - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Les co­men­ta­ba la se­ma­na pa­sa­da so­bre un ca­so ocu­rri­do en Cór­do­ba en 1769: en Río Se­gun­do ha­bía apa­re­ci­do un “mé­di­co” que de­cía cu­rar los ma­le­fi­cios efec­tua­dos por Ma­ría Mu­rúa, quien te­nía al pue­blo asus­ta­do. El Ca­bil­do or­de­nó que se apre­sa­ra al “mé­di­co” San­tia­go Ace­ve­do, san­ta­fe­sino, 50 años, al­ba­ñil, me­dio car­pin­te­ro y anal­fa­be­to, quien de­cía ser una es­pe­cie de buen he­chi­ce­ro.

Fren­te al juez, Ace­ve­do acu­só a su com­pe­ten­cia de en­fer­mar a una jo­ven con unos pol­vos: al pa­re­cer, la Mu­rúa ha­bía ofi­cia­do de ca­sa­men­te­ra con un ga­lán que la mu­cha­cha re­cha­zó; co­mo a la jo­ven aquél “mal se le fue­ra a los hue­sos”, él tu­vo que cu­rar­la con su cien­cia. Tam­bién la acu­só de en­ve­ne­nar a la es­po­sa del Ca­pi­tán de Na­tu­ra­les con pol­vos de sa­pos se­cos y ma­cha­ca­dos; y de arro­jar otros pol­vos en el ca­mino del Ca­pi­tán quien, al pi­sar­los, en­fer­mó pues se le for­mó en la pan­za un pez que, co­mo mé­di­co de ma­le­fi­cios, Ace­ve­do con­si­guió ex­pul­sar… aun­que el ca­pi­tán que­dó li­sia­do.

Es in­tere­san­te que, al in­te­rro­gar­lo, le pre­gun­ta­ran si “te­nía li­cen­cia de los In­qui­si­do­res” pa­ra tra­tar esos ma­les, a lo que el acu­sa­do con­tes­tó que no, pues ha­bía apren­di­do de un hom­bre cu­yo nom­bre no re­cor­da­ba.

Cuan­do el Co­mi­sio­na­do pre­gun­tó a los ve­ci­nos so­bre la Mu­rúa, es­tos dijeron que era men­ti­ro­sa, mal ha­bla­da y la­dro­na; que so­lía hur­tar des­de res­tos de la­na has­ta ove­jas y ro­pa si se le da­ba la opor­tu­ni­dad; que la ha­bían pren­di­do por ha­ber hui­do con un mu­la­to al mon­te y que mal­quis­ta­ba a to­dos con sus chis­mes y ha­bla­du­rías, co­mo de­cir­le a un hom­bre que cuan­do él se iba de via­je, su mujer an­da­ba con otro, aun­que ne­ga­ron ter­mi­nan­te­men­te lo de bru­je­rías y en­sal­mos.

Pe­se a to­do, la de­tu­vie­ron por he­chi­ce­ra, la­dro­na y “re­vol­ta­ria”; y a Ace­ve­do tam­bién por no te­ner li­cen­cia ni del Pro­to­me­di­ca­to ni de la In­qui­si­ción pa­ra ejer­cer sus ar­tes.

An­te el juez, ella di­jo que la es­po-

En 1769, el fis­cal ex­cul­pó a Ma­ría Mu­rúa por los car­gos de he­chi­ce­ría y acu­só a Ace­ve­do por su pac­to con el Dia­blo.

sa del Ca­pi­tán de Na­tu­ra­les ha­bía muerto de go­ta, asis­ti­da por un chi­leno que vi­vía en la ciu­dad; re­co­no­ció ha­ber acon­se­ja­do a cier­ta jo­ven un ga­lán, pe­ro ju­ró no ha­ber­se enoja­do cuan­do lo re­cha­zó. Y, por cier­to, ¿quién era ese tal Ace­ve­do?

A su vez, és­te di­jo co­no­cer los ac­tos de la bru­ja pues él leía las aguas de los en­fer­mos y otro sig­nos, y por­que la ha­bía vis­to con bol­si­tas de hier­bas y pol­vos que, por el olor que des­pe­dían, eran ele­men­tos ma­lig- nos; que ha­bía apren­di­do el ofi­cio en Es­pa­ña, cuan­do era pa­je de un ca­ba­lle­ro que leía li­bros de ma­gia, quien mu­cho le en­se­ña­ra; y que sa­bía lo que ha­cía la Mu­rúa por­que él, co­mo bon­da­do­so he­chi­ce­ro, “te­nía el don de adi­vi­nar”.

El fis­cal ex­cul­pó a la Mu­rúa de es­tos car­gos –no de otros– y acu­só al reo de lo que él mis­mo ates­ti­gua­ba: to­dos los en­sal­mos y ac­tos de he­chi­ce­ría que re­co­no­cía, sin me­diar coac­cio­nes, ha­ber per­pe­tra­do. Sien­do desem­bo­za­do su ac­cio­nar y por tan­to, su pac­to con el Dia­blo, la In­qui­si­ción era quien de­bía juz­gar­lo.

Has­ta aquí, co­mo ex­pli­qué al prin­ci­pio, la his­to­ria si­gue las le­yes y cos­tum­bres de la épo­ca. Lo sor­pren­den­te es el fa­llo del juez: se­gún dic­ta, Ace­ve­do no era bru­jo, sino que pa­de­cía de de­li­rios, por lo tan­to, la Mu­rúa que­da­ba li­bre de sus acu­sa­cio­nes. Pa­ra Ace­ve­do dic­tó pri­sión por su du­do­so com­por­ta­mien­to y el da­ño he­cho (aun­que no adre­de) a sus pa­cien­tes, pues mu­chos ha­bían en­fer­ma­do con sus tra­ta­mien­tos, pe­ro des­car­tó la in­ter­ven­ción del San­to Ofi­cio pues –di­jo– era un in­vi­ta­do que se sen­ta­ba a la me­sa y no se sa­bía cuán­do se le­van­ta­ba.

Su­ge­ren­cias: 1) Leer Las sa­la­man­cas de Lo­ren­za, de Ju­dith Far­ber­man; tra­ta de he­chi­ce­ría y cu­ran­de­ris­mo en el Tu­cu­mán co­lo­nial y el rol de la In­qui­si­ción; 2) Bus­car en In­ter­net la no­ta “Aque­la­rre”, de So­le­dad Va­lle­jos so­bre es­te el li­bro. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.