¡No llo­res por la pri­ma­ve­ra!

Los Andes - Rumbos - - SALUD - POR DR. RO­GE­LIO RIBES ES­CU­DE­RO Mé­di­co of­tal­mó­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en cór­nea y su­per­fi­cie ocu­lar. Miem­bro del ser­vi­cio de Oftalmología del Hos­pi­tal Ale­mán.

En es­ta épo­ca del año, es fre­cuen­te que los ojos es­tén ro­jos, pi­quen e in­co­mo­den a una de ca­da cua­tro per­so­nas. Los pa­cien­tes se sue­len que­jar de que los ojos es­tán irri­ta­dos, más sen­si­bles a la luz, que no pue­de de­jar de la­gri­mear o que se sien­te una es­pe­cie de are­ni­lla ba­jo los pár­pa­dos. Si se es­tá fren­te a es­tos sín­to­mas, es pro­ba­ble que se pa­dez­ca una con­jun­ti­vi­tis alér­gi­ca. La con­jun­ti­vi­tis alér­gi­ca es una in­fla­ma­ción ocu­lar pro­du­ci­da por alér­ge­nos, es de­cir, sus­tan­cias ca­pa­ces de pro­vo­car una reac­ción en per­so­nas sen­si­bles. En otras pa­la­bras, hay mu­chas per­so­nas que pue­den es­tar ex­pues­tas a es­tas sus­tan­cias, pe­ro no to­das desa­rro­lla­rán el cua­dro. En pri­ma­ve­ra, au­men­tan los alér­ge­nos de ori­gen ve­ge­tal, es­pe­cial­men­te, los pó­le­nes, ra­zón por la cual son mu­chos los que no es­tán con­ten­tos du­ran­te es­ta es­ta­ción. La con­jun­ti­va es la piel que re­cu­bre el ojo por fue­ra. Es un te­ji­do con mu­chos va­sos san­guí­neos y, por en­de, cuan­do se in­fla­ma, se po­ne ro­jo. Por de­fi­ni­ción, la con­jun­ti­vi­tis es la in­fla­ma­ción de es­te te­ji­do. A pe­sar de que cuan­do se ha­bla de con­jun­ti­vi­tis la ma­yo­ría lo aso­cia con un ori­gen in­fec­cio­so, és­ta pue­de te­ner mu­chas cau­sas: mi­cro­or­ga­nis­mos (vi­rus y bac­te­rias), irri­ta­cio­nes alér­gi­cas, irri­ta­cio­nes tó­xi­cas pro­du­ci­das por ga­ses o sus­tan­cias quí­mi­cas e in­fla­ma­cio­nes trau­má­ti­cas. Los alér­ge­nos son par­tí­cu­las pre- sen­tes en el am­bien­te y no des­en­ca­de­nan pro­ble­mas en la ma­yo­ría de las per­so­nas. En pa­cien­tes alér­gi­cos, sin em­bar­go, ge­ne­ran una res­pues­ta in­fla­ma­to­ria. Los ojos son mu­co­sas ex­pues­tas to­do el tiem­po al me­dioam­bien­te, ra­zón por la cual son fre­cuen­tes las con­jun­ti­vi­tis alér­gi­cas. Afec­tan a ni­ños de en­tre 4 y 12 años y a los ma­yo­res de 60 años. El prin­ci­pal sín­to­ma es pi­ca­zón o pru­ri­to, aun­que se acom­pa­ña con ojos ro­jos y ede­ma pal­pe­bral. Es im­por­tan­te su co­rrec­to diag­nós­ti­co con es­tu­dios de san­gre, de la­bo­ra­to­rio ocu­lar y un exa­men of­tal­mo­ló­gi­co. Los alér­ge­nos más co­mu­nes que pro­du­cen es­tas reacciones son pol­vo, po­len, moho, pe­lo de ani­ma­les, plu­mas de aves y per­fu­mes. Ade­más, pue­den exis­tir otros fac­to­res co­mo los pro­duc­tos cos­mé­ti­cos pa­ra ojos (ri­mel, de­li­nea­dor, lá­pi­ces y som­bras pa­ra pár­pa­dos), la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal y el con­tac­to con agua de pis­ci­nas que con­ten­gan pro­duc­tos de­sin­fec­tan­tes co­mo clo­ro. El prin­ci­pal pro­ble­ma de las con­jun­ti­vi­tis alér­gi­cas es que es di­fí­cil evi­tar la ex­po­si­ción fren­te al alér­geno am­bien­tal. Por lo tan­to, la te­ra­pia se ba­sa en la in­mu­no­te­ra­pia, un tra­ta­mien­to que in­ten­ta dis­mi­nuir la res­pues­ta in­fla­ma­to­ria del pro­pio cuer­po fren­te a la ex­po­si­ción del alér­geno. Se em­plean cor­ti­coi­des o an­ti­his­ta­mí­ni­cos en las eta­pas agu­das, y dro­gas co­mo la ci­clos­po­ri­na y ta­cro­li­mus en go­tas, con los que se tra­ta de dis­mi­nuir las re­cu­rren­cias. Ca­da pa­cien­te alér­gi­co es di­fe­ren­te y, por tan­to, el tra­ta­mien­to es per­so­na­li­za­do, ba­sán­do­se en la res­pues­ta in­di­vi­dual fren­te al alér­geno. •

123RF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.