Cuan­do se apa­ga la luz... ¡se en­cien­den las se­ries!

Las ma­ra­to­nes de pe­lis y el strea­ming fue­ron co­lán­do­se en la vi­da de pa­re­ja has­ta zam­bu­llir­se en el col­chón y re­cla­mar amor eterno. ¿Có­mo rein­ven­ta­mos la pa­sión cuan­do las ga­nas de ver otro ca­pí­tu­lo nos ha­cen pal­pi­tar el co­ra­zón?

Los Andes - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - POR MA­RÍA GA­BRIE­LA PREVITERA

Se­xo o se­rie? Esa es la cues­tión. En la era de la tec­no­lo­gía, los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les nos han per­mi­ti­do es­tar hi­per­co­nec­ta­dos y te­ner atra­co­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Pe­ro en lu­gar de un “pla­na­zo” pa­ra ha­cer en pa­re­ja cuan­do cae la no­che, la mo­vi­da pue­de ter­mi­nar sien­do un aten­ta­do con­tra la vi­da se­xual.

Sí, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, el col­mo pa­ra una de las so­cie­da­des con ma­yor li­ber­tad se­xual de la his­to­ria, es que el uni­ver­so 2.0 dis­mi­nu­ya el de­seo de en­cuen­tros ín­ti­mos. Y lo más in­só­li­to es que pa­re­ce que es­ta­mos an­te la pre­sen­cia de un trián­gu­lo amo­ro­so lla­ma­do strea­ming, que nos obli­ga a acep­tar­lo o a es­ta­llar en ce­los que di­fí­cil­men­te

po­da­mos so­lu­cio­nar.

“Si una pa­re­ja es­tá en cri­sis, sue­le apa­re­cer un ter­ce­ro, que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser una per­so­na fí­si­ca, sino cual­quier ins­tru­men­to que ac­túe co­mo ter­ce­ro en dis­cor­dia. Se for­ma un trián­gu­lo amo­ro­so, en don­de el que ocu­pa el lu­gar de ‘el otro’ es la se­rie, Net­flix o la pla­ta­for­ma de strea­ming de turno.

Una es­pe­cie de in­fi­de­li­dad ba­sa­da en fan­ta­sías, te­mo­res y va­cíos”, afir­ma la psi­có­lo­ga Ve­ró­ni­ca Pos­te­ra­ro.

"Las ma­ra­to­nes amo­ro­sas de­ja­ron su lu­gar a las no­ches com­pul­si­vas de se­ries. ¿Dón­de que­da­ron la pa­sión y el jue­go en las pa­re­jas?"

Se­gún es­tu­dios re­cien­tes, las pa­re­jas tie­nen ca­da vez me­nos ga­nas de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les por­que pre­fie­ren apro­ve­char el tiem­po noc­turno pa­ra de­vo­rar se­ries o na­ve­gar por sus re­des so­cia­les has­ta tar­de.

Si se com­pa­ra la fre­cuen­cia con la que las pa­re­jas man­te­nían re­la­cio­nes se­xua­les en los 90, la ci­fra dis­mi­nu­yó un 40%. De cin­co ve­ces al mes, la asi­dui­dad ba­jó a tres, y los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que, con es­tos nú­me­ros, el pro­nós­ti­co pa­ra el 2030 es que ¡ya no exis­ti­rá el se­xo! Da la sen­sa­ción de que es­ta era Mi­llen­nial ha ten­ta­do in­clu­so a las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res y que la cues­tión puer­tas aden­tro es­tá cer­ca­da en­tre dos op­cio­nes: “PP” o “SS”, al­go así co­mo ¿se­rie o se­xo? ¿Po­cho­clos o pre­ser­va­ti­vos?

“De­fi­ni­ti­va­men­te Net­flix es­tá afec­tan­do la vi­da se­xual de las pa­re­jas, que ha­ce al­gu­nos años te­nían ma­ra­to­nes de se­xo los fi­nes de se­ma­na y aho­ra con­vir­tie­ron es­te ri­tual en ma­ra­to­nes de se­ries”, ase­gu­ra la li­cen­cia­da en psi­co­lo­gía y se­xó­lo­ga Ma­ria­na Kersz. “Es­to qui­ta lu­gar a la in­ti­mi­dad y a la pa­sión, pa­ra dar pa­so al se­den­ta­ris­mo y a la pa­si­vi­dad”. Kersz advierte que, si bien no se tra­ta de “un due­lo de elec­ción en­tre ver Net­flix o te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, con­su­mir las op­cio­nes que ofre­ce es­ta pla­ta­for­ma mul­ti­me­dia pue­de ser po­si­ti­vo pa­ra una pa­re­ja, aun­que hay que bus­car un equi­li­brio” y, so­bre to­do, “lo­grar man­te­ner el de­seo se­xual”.

POCHOCLO MA­TA GA­LÁN

La adic­ción que ge­ne­ra mi­rar se­ries on­li­ne es la prin­ci­pal cau­sa de la fal­ta de de­seo. La ne­ce­si­dad de ver un ca­pí­tu­lo tras otro y el pla­cer de pre­sio­nar “Play” en el con­trol re­mo­to su­pe­ra el pla­cer se­xual. Pe­ro, aun­que pa­re­ce una ten­den­cia que lle­ga pa­ra que­dar­se, Pos­te­ra­ro cree que pue­de tra­tar­se de una cri­sis pa­sa­je­ra que la pro­pia pa­re­ja de­be re­sol­ver. “Ca­da in­te­gran­te es­tá en­si­mis­ma­do con su ce­lu­lar y ais­la­do del otro. Ha­bría que pre­gun­tar­se qué es lo que es­tá pa­san­do en la pa­re­ja, qué ha pa­sa­do con el diá­lo­go, el jue­go y la di­ver­sión en­tre am­bos”. SE­XO 2.0

A di­fe­ren­cia de años atrás, en los que la pro­gra­ma­ción en los ca­na­les de te­le­vi­sión ter­mi­na­ba en­tre las 22 y la me­dia­no­che, en la ac­tua­li­dad la ofer­ta es múl­ti­ple: pe­lí­cu­las, se­ries en las nue­vas pla­ta­for­mas de strea­ming, apli­ca­cio­nes mó­vi­les pa­ra ce­lu­la­res, ta­blets o compu­tado­ras. Y esa múl­ti­ple ofer­ta tec­no­ló­gi­ca de en­tre­te­ni­mien­to cons­pi­ra con­tra el amor y la pa­sión.

Un re­cien­te tra­ba­jo rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos de los Es­ta­dos Uni­dos mues­tra que la in­fluen­cia que ha ge­ne­ra­do la tec­no­lo­gía en la se­xua- li­dad es sig­ni­fi­ca­ti­va. “La tec­no­lo­gía es una gran he­rra­mien­ta que ag­gior­na y re­edi­ta los vie­jos mo­de­los de se­xua­li­dad. Pe­ro, al igual que los cam­bios cul­tu­ra­les, so­cia­les y eco­nó­mi­cos, su avan­ce ha ge­ne­ra­do im­pac­to en la se­xua­li­dad y el de­seo en las pa­re­jas”, afir­ma Kersz.

“Si bien los ce­lu­la­res, las ta­blets, no­te­books y los otros dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, al igual que las re­des so­cia­les, fa­ci­li­tan los en­cuen­tros en las re­la­cio­nes a dis­tan­cia y per­mi­ten has­ta te­ner se­xo on­li­ne, mu­chas ve­ces es­to jue­ga en con­tra. El de­seo fluc­túa a lo lar­go de to­da la vi­da, es vul­ne­ra­ble a las di­fe­ren­tes cri­sis vi­ta­les y al­gu­nas ha­cen que dis­mi­nu­ya, si no se lo ac­ti­va re­gu­lar­men­te. Pa­ra re­cu­pe­rar­lo, hay que ir a bus­car­lo”, sos­tie­ne.

Aun­que sue­ne gra­cio­so, la so­lu­ción más a mano pa­ra es­ta fal­ta de ape­ti­to se­xual pue­de es­tar en el con­trol re­mo­to. Es que las pla­ta­for­mas de con­te­ni­do mul­ti­me­dia ba­jo de­man­da o vía strea­ming, son ver­sá­ti­les y tie­nen con­te­ni­do de en­tre­te­ni­mien­to ap­to pa­ra to­do pú­bli­co y pa­ra to­dos los gus­tos. Es de­cir, que en­tre tan­ta se­rie y pe­lí­cu­la po­cho­cle­ra, pue­den ele­gir al­go que des­pier­te la pa­sión, las fan­ta­sías y el de­seo se­xual. Al me­nos, pa­ra tra­tar de ha­cer­le fren­te a es­ta adic­ción ci­ber­né­ti­ca que pa­re­ce es­tar ins­ta­la­da en la pan­ta­lla de ini­cio de las ca­mas del mun­do.

Aten­ción: cual­quier si­mi­li­tud con su vi­da dia­ria es me­ra coin­ci­den­cia. Si se sin­tie­ron iden­ti­fi­ca­dos al leer es­ta no­ta, de­be­rían asis­tir a un es­pe­cia­lis­ta. ¡No se asus­ten! No es gra­ve, só­lo po­drían es­tar su­cum­bien­do an­te un cla­ro ca­so de adic­ción al strea­ming. Por las du­das, man­den los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les a la “pa­pe­le­ra de re­ci­cla­je”. •

123RF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.