La le­yen­da del “Des­ta­pa­di­to”

Nie­ve, co­lo­res e his­to­ria

Los Andes - Rumbos - - GUSTOS -

Una vez de­ja­do atrás el pa­ra­je Ja­güé, el ca­mino se ha­ce un po­co más di­fí­cil, pe­ro si se­gui­mos las in­di­ca­cio­nes de los guías, to­do sa­le se­gún lo pla­nea­do. La nie­ve em­pie­za a ser una cons­tan­te, ti­ñen­do las mon­ta­ñas de blan­co y ador­nan­do la paleta de co­lo­res. Tam­bién co­mien­zan a di­vi­sar­se al­gu­nos de los re­fu­gios de pie­dra cons­truí­dos en el si­glo XIX pa­ra los arrie­ros que iban y ve­nían de Chi­le. Al la­do de uno de es­tos re­fu­gios, cer­ca de la laguna, se en­cuen­tran des­can­san­do los res­tos del fa­mo­so “Des­ta­pa­di­to”, quien, se­gún la le­yen­da, ha­bría si­do un arrie­ro, un pró­fu­go o un via­je­ro que su­cum­bió a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Los que hi­cie­ron el ha­llaz­go lo cu­brie­ron con pie­dras, ya que la tie­rra es du­ra y di­fí­cil de ex­ca­var. Pe­ro lo curioso es que, ca­da vez que al­guien pa­sa­ba, el cuer­po apa­re­cía des­cu­bier­to; y ocu­rrió tan­tas ve­ces, que la gen­te de­jó de cu­brir­lo y co­men­zó a lla­mar­lo “Des­ta­pa­di­to”. Hoy, al­gu­nos de los que pa­san le re­zan, de­jan ofren­das o le pi­den co­sas con la creen­cia de que su pre­sen­cia sigue en la mon­ta­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.