Con nue­vo dis­co es­ta no­che can­ta en el Bus­te­lo

El can­tan­te vuel­ve a Men­do­za con nue­vos ai­res pa­ra an­ti­ci­par su pró­xi­mo dis­co, “Un­do­tre­cua”. En es­ta char­la, ex­pli­ca de qué se tra­ta el ál­bum y ha­bla del rock ac­tual, des­pués de ha­ber­le de­cla­ra­do una “gue­rra me­ta­fí­si­ca” al re­gue­tón. A las 22, en el au­di­to

Los Andes - - Portada - DA­NIEL ARIAS FUENZALIDA da­rias@lo­san­des.com.ar

“Me ale­gra que las nue­vas ban­das se co­lo­reen más y no ten­gan mie­do a eso”

En la Pla­za de la Re­pú­bli­ca (Mé­xi­co DF), al pie de pró­ce­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, él lo di­jo a los cua­tro vien­tos: “De­cla­ro mi gue­rra me­ta­fí­si­ca con­tra el re­gue­tón”. Con­tra el ma­chis­mo, la mi­so­gi­nia. Con­tra el pe­rreo en­lo­que­ci­do y la va­cui­dad.

Di­ce Mi­guel Ma­teos que lo di­jo un po­co en gra­cia, sin nin­gún ti­po de vio­len­cia. “Na­da de so­pa­pos”. Su gue­rra se pe­lea con las ar­mas del ar­te: una gui­ta­rra, y más de 15 dis­cos a cues­tas. Su fra­se lla­mó la aten­ción en to­das par­tes, y dis­pa­ró des­pués fra­ses co­mo es­tas: “El rock es­tá per­dien­do 3-0 con­tra el re­gue­tón”.

Pe­ro siem­pre se pue­de de­fen­der el rock: él, ha­ce po­co, lo ha he­cho a lo lar­go de 70 shows en to­do el con­ti­nen­te, cuan­do fes­te­jó los 30 años de “So­los en Amé­ri­ca”. Ape­nas de­ja­da atrás esa gi­ra, quie­re se­guir la cru­za­da con un nue­vo dis­co. “Un­do­tre­cua” ( léa­se co­mo mar­can­do el com­pás an­tes de em­pe­zar a to­car: un-dos-tres-cuá) es un dis­co atra­ve­sa­do por el rock des­de la mé­du­la, y al­gu­nas can­cio­nes po­drán es­cu­char­se hoy.

Por­que Mi­guel Ma­teos es­tá de nue­vo en Men­do­za, en el mar­co de la gi­ra “Roc an

Es­te nue­vo show tie­ne que ver con una se­lec­ción de las can­cio­nes más fuer­tes tan­to de Zas co­mo de la eta­pa de Ma­teos so­lis­ta.

Rol”, que quie­re ade­lan­tar al­go de su pró­xi­mo ál­bum. Al te­lé­fono con Los An­des, y a pun­to de ir a de­gus­tar un mal­bec a Va­lle de Uco, re­co­no­ce: “En­tre los men­do­ci­nos me sien­to par­te de la fa­mi­lia”.

-¿Có­mo or­ga­ni­zas­te es­te nue­vo show?

-Se lla­ma “Roc and rol” y tie­ne que ver con una se­lec­ción de las can­cio­nes más fuer­tes que tie­nen que ver con el gé­ne­ro, tan­to de Zas co­mo del Mi­guel Ma­teos so­lis­ta. Apro­ve­cha­mos pa­ra in­ser­tar unas can­cio­nes nue­vas ( una de ellas es­tá so­nan­do: “Na­cio­nal”). Un show muy fuer­te, muy po­ten­te, muy es­pe­cial.

-“Un­do­tre­cua” su­gie­re el co­mien­zo de al­go, ¿có­mo con­si­de­rás es­te dis­co, un quie­bre o una con­ti­nua­ción?

-Es la se­gun­da y ter­ce­ra pa­ta de una tri­lo­gía que em­pe­zó con “Elec­tro­pop” en 2016. Yo avi­sé que iba a ter­mi­nar ha­cien­do un dis­co do­ble, uno más roc­ke­ro y otro más acús­ti­co. Eso es “Un­do­tre­cua”, una co­sa me­dio bi­za­rra des­de el nom­bre, pe­ro es un dis­co to­tal­men­te or­gá­ni­co.

El 2 de no­viem­bre en el Tea­tro Ópe­ra de Bue­nos Ai­res, el mú­si­co co­men­zó su gi­ra na­cio­nal “Roc an Rol”, pe­ro an­tes lan­zó su nue­vo sin­gle y vi­deo “Na­cio­nal”, un te­ma que rin­de tri­bu­to a sus raí­ces, con­me­mo­ran­do los cin­cuen­ta años del rock ar­gen­tino y en el que ci­ta fra­ses icó­ni­cas.

“El año pa­sa­do sur­gió la idea. Te­nía la

mú­si­ca, ya es­ta­ba ar­ma­da, pe­ro es­tá­ba­mos bus­can­do el con­te­ni­do. Jus­ta­men­te me in­vi­ta­ron al even­to de los 50 años y me pre­gun­té: ‘¿Por qué no? ¿Por qué no tri­bu­tar una mo­vi­da de la cual yo mis­mo for­mo par­te?’. Hay mu­chas que que­da­ron afue­ra. Hi­ce una lis­ta de can­cio­nes y las fui en­he­bran­do, creo que que­dó bas­tan­te sim­pá­ti­co”. -El re­sul­ta­do tie­ne al­go de ca­dá­ver ex­qui­si­to...

-Es muy “ar­gen­to”. To­do el dis­co re­zu­ma una suer­te de ai­re de rock na­cio­nal. Lo con­tie­ne y nos en­car­ga­mos a pro­pó­si­to de dar­le ese ma­tiz.

Mi­guel Ma­teos es uno de los mú­si­cos ar­gen­ti­nos que con­quis­tó Amé­ri­ca. Ins­ta­ló, de he­cho, de­fi­ni­ti­va­men­te el éxi­to del “rock en es­pa­ñol” en Es­ta­dos Uni­dos. “Ata­do a un sen­ti­mien­to”, “Ob­se­sión”, “Kry­pto­ni­ta”, “Cóc­tel”, “Pi­san­lo­ve”, “Bar Im­pe­rio”, “Sa­lir vi­vo”, “Uno”, “La ale­gría ha vuel­to a la ciu­dad” son so­lo al­gu­nos de los gran­des éxi­tos que acu­mu­la.

-En tus úl­ti­mas en­tre­vis­tas, sa­le el te­ma de la vi­gen­cia del rock na­cio­nal. De he­cho, una de las can­cio­nes de es­te dis­co es “El ase­sino del rock and roll”, ¿es­bo­zás ahí al­gu­na hi­pó­te­sis de ese ase­si­na­to?

-No, la pon­go a con­si­de­ra­ción del pú­bli­co y de quien lo bus­ca. Lo ven­go di­cien­do en Cór­do­ba, Ro­sa­rio, Bue­nos Ai-

res... Tie­ne que ver con po­ner en con­si­de­ra­ción una bús­que­da me­dio me­ta­fí­si­ca, pe­ro bús­que­da al fin, si es que hu­bie­re un ase­sino del rock and roll.

-Al­gu­nas de las lla­ma­das “pro­me­sas” del rock na­cio­nal han sur­gi­do aquí. ¿Has es­cu­cha­do a Us­ted Se­ña­le­me­lo?

-No he te­ni­do opor­tu­ni­dad. Si Dios quie­re, va­mos a ha­cer al­go en una es­cue­la pú­bli­ca de mú­si­ca ma­ña­na (por hoy) y me han pro­me­ti­do “ag­gior­nar­me” un po­co del asun­to (ríe). Es que es­te dis­co es­tá com­pues­to por 20 te­mas (can­cio­nes nue­vas, iné­di­tas), que en­tre la ma­que­ta­ción y la pro­duc­ción me han te­ni­do im­bui­do. En­tre otras co­sas, ven­go a ag­gior­nar­me. Ven­go a re­la­jar­me: me to­mo dos días y un mal­bec. Me voy a po­ner al tan­to.

-Lo cu­rio­so es que los elo­gios pa­ra es­tas ban­das sue­len ser muy si­mi­la­res: di­cen que sue­nan co­mo ban­das de los ‘80.

-Es que fue tan ri­ca, ¿no? Fue tre­men­do. Una pa­le­ta tan lle­na de co­lo­res. Un po­co lo di­ce mi can­ción, con to­das esas can­cio­nes que nom­bro. Es­cu­chás ca­da can­ción y ca­da una tie­ne su pro­pio co­lor, su pro­pia iden­ti­dad, su pro­pio con­te­ni­do. Eso fue lo ma­ra­vi­llo­so de los ‘80. Aho­ra es­tá un po­co más uni­for­ma­do el co­lor. Pe­ro me ale­gra que las nue­vas ban­das por lo me­nos se co­lo­reen más y no ten­gan mie­do a eso. Más ex­pec­ta­ti­va y an­sie­dad me da es­cu­char­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.