Ge­ne­ran du­das las con­tra­dic­cio­nes del ga­bi­ne­te de Bol­so­na­ro

A so­lo unas se­ma­nas de su to­ma de po­se­sión, el pre­si­den­te elec­to es­tá for­man­do su ga­bi­ne­te con mi­nis­tros que tie­nen pun­tos de vis­ta to­tal­men­te dis­tin­tos en asun­tos cla­ve.

Los Andes - - Portada - Dia­ne Jean­tet

Río de Ja­nei­ro. A so­lo unas se­ma­nas de su to­ma de po­se­sión, el pre­si­den­te elec­to de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro es­tá for­man­do un equi­po de gobierno con mi­nis­tros que tie­nen pun­tos de vis­ta to­tal­men­te dis­tin­tos en asun­tos cla­ve co­mo el cam­bio cli­má­ti­co, la eco­no­mía y Chi­na, que plan­tea du­das so­bre la di­rec­ción que to­ma­rá el lí­der de ul­tra­de­re­cha.

Des­de su elec­ción en oc­tu­bre, Bol­so­na­ro ha nom­bra­do a un mi­nis­tro de Fi­nan­zas de cor­te neo­li­be­ral, a uno de Ex­te­rio­res que des­cri­be la glo­ba­li­za­ción co­mo “un sis­te­ma an­ti­hu­mano y an­ti­cris­tiano”, a par­ti­da­rios y crí­ti­cos del pa­pel de Chi­na en la re­gión, a va­rios mi­li­ta­res re­ti­ra­dos y a un mi­nis­tro de Justicia que es po­si­ble­men­te el aban­de­ra­do de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción más co­no­ci­do del mun­do.

Los ana­lis­tas di­cen que las ecléc­ti­cas de­ci­sio­nes to­ma­das por el ex­ca­pi­tán del ejér­ci­to an­tes de su to­ma de po­se­sión el 1 de enero po­drían ge­ne­rar en­fren­ta­mien­tos no so­lo den­tro del eje­cu­ti­vo sino con el pro­pio Bol­so­na­ro, ya que al­gu­nas de sus opi­nio­nes es­tán en las an­tí­po­das de sus pro­me­sas elec­to­ra­les.

“Es­ta­mos vien­do ya se­ña­les cla­ras de ten­sión”, afir­mó Oli­ver Stuen­kel, pro­fe­sor de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en la uni­ver­si­dad y cen­tro de es­tu­dios Fun­daçao Ge­tu­lio Var­gas.

Las nu­me­ro­sas so­li­ci­tu­des de co­men­ta­rios de Bol­so­na­ro y sus pró­xi­mos mi­nis­tros no fue­ron aten­di­das.

Po­si­ble­men­te la figura más an­ta­gó­ni­ca del pró­xi­mo gobierno bra­si­le­ño sea la del mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Er­nes­to Arau­jo, que nun­ca fun­gió co­mo em­ba­ja­dor ni ocu­pó un al­to car­go en la can­ci­lle­ría en sus ca­si 30 años de ser­vi­cio pú­bli­co.

En su blog, Arau­jo es­cri­bió que que­ría “ayu­dar a Bra­sil y al mun­do a li­be­rar­se de la ideo­lo­gía glo­ba­lis­ta”, y que el glo­ba­lis­mo era “un sis­te­ma an­ti­hu­mano y an­ti­cris­tiano” con­tro­la­do por el “mar­xis­mo cul­tu­ral” pa­ra pro­mo­cio­nar a Chi­na.

Co­mo Bol­so­na­ro, quien hi- zo una cam­pa­ña ba­sa­da en un pro­gra­ma na­cio­na­lis­ta, con­tra la de­lin­cuen­cia y el so­cia­lis­mo y a fa­vor de los “va­lo­res tra­di­cio­na­les bra­si­le­ños”, Arau­jo con­si­de­ra que Chi­na y los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res in­ver­ti­dos por Bei­jing en ener­gía, in­fra­es­truc­tu­ras y pe­tró­leo y gas en el país son una ame­na­za a su so­be­ra­nía.

La ne­ce­si­dad de Chi­na

Pe­ro la ma­yor eco­no­mía de La­ti­noa­mé­ri­ca ne­ce­si­ta cla­ra­men­te a Chi­na por al­go más que sus in­ver­sio­nes: el gi­gan­te asiá­ti­co fue el prin­ci­pal des­tino de las ex­por­ta­cio­nes bra­si­le­ñas, por un im­por­te de 47.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún da­tos del eje­cu­ti­vo.

La po­si­ción de Arau­jo so­bre Chi­na se to­pa­rá no so­lo con la re­sis­ten­cia de las em­pre­sas bra­si­le­ñas, sino tam­bién con la de otros po­de­ro­sos mi­nis­tros que ven a Bei­jing con otra óp­ti­ca, es­pe­cial­men­te el fu­tu­ro mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Pau­lo Gue­des.

Gue­des, que tie­ne un doc­to- ra­do por la Uni­ver­si­dad de Chica­go, re­ca­bó el apo­yo de gran par­te de la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial pa­ra la cam­pa­ña de Bol­so­na­ro con la pro­me­sa de re­cor­tar el gas­to gu­ber­na­men­tal, pri­va­ti­zar mu­chas in­dus­trias e in­cre­men­tar la in­ver­sión ex­tran­je­ra. Al prin­ci­pio de la cam­pa­ña, el em­pre­sa­rio Wins­ton Ling, que es hi­jo de in­mi­gran­tes chi­nos, pre­sen­tó a Gue­des a Bol­so­na­ro.

Otra cues­tión que po­dría ge­ne­rar en­fren­ta­mien­tos es la po­si­ción de Bra­sil an­te el cam­bio cli­má­ti­co. El mun­do ob­ser­va­rá su pos­tu­ra ya que al­ber­ga gran par­te de la vi­tal sel­va tro­pi­cal del Ama­zo­nas.

Bol­so­na­ro ame­na­zó con re­ti­rar­se del Acuer­do del Cli­ma de Pa­rís y pro­me­tió ayu­dar a las gran­des em­pre­sas mi­ne­ras y agrí­co­las a ex­pan­dir sus ac­ti­vi­da­des en zo­nas pro­te­gi­das, in­clu­yen­do la Ama­zo­nía. Su mi­nis­tro de Ex­te­rio­res tam­bién mos­tró su es­cep­ti­cis­mo ha­cia el cam­bio cli­má­ti­co, ca­li­fi­cán­do­lo de “dog­ma” de la iz­quier­da pa­ra ali­men­tar el cre­ci­mien­to de Chi­na.

Pe­ro sa­car ade­lan­te su po­lí­ti­ca me­dioam­bien­tal y las opi­nio­nes pro­tec­cio­nis­tas de Arau­jo po­dría te­ner un cos­to ele­va­do. Se­gún los ob­ser­va­do­res, sa­lir del pac­to de Pa­rís po­dría ha­cer que los mer­ca­dos ex­tran­je­ros, co­mo la Unión Eu­ro­pea, boi­co­teen cier­tos pro­duc­tos bra­si­le­ños.

Es pro­ba­ble que Gue­des y la fu­tu­ra mi­nis­tra de Agri­cul­tu­ra, Te­re­za Cristina, se opon­gan a cual­quier me­di­da que pon­ga en pe­li­gro la re­la­ción de Bra­sil con so­cios co­mer­cia­les cla­ve.

“Un na­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do no pue­de jus­ti­fi­car­se en un mun­do glo­ba­li­za­do”, di­jo el con­gre­sis­ta Al­ceu Mo­rei­ra, que en­ca­be­za un po­de­ro­so gru­po de ca­bil­deo agrí­co­la que res­pal­dó la cam­pa­ña de Bol­so­na­ro.

Se­gún Mo­rei­ra, el pro­tec­cio­nis­mo ter­mi­na­rá afec­tan­do a la efi­cien­cia y com­pe­ti­ti­vi­dad de la in­dus­tria bra­si­le­ña.

“Que­re­mos que la gen­te que nos re­pre­sen­ta, en el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, sea la más cua­li­fi­ca­da”, aña­dió en una apa­ren­te re­fe­ren­cia a Arau­jo.

Jo­se Alfredo Graça Li­ma, ex cón­sul ge­ne­ral en Nue­va York y Los Án­ge­les, apun­tó que cree que la de Gue­des se­rá la voz pre­do­mi­nan­te.

“Pe­ro si­go pre­gun­tán­do­me quién ma­ne­ja­rá, quién desem­pe­ña­rá el pa­pel prin­ci­pal (en la di­plo­ma­cia bra­si­le­ña)”, de­cla­ró Graça Li­ma.

Di­fe­ren­te al je­fe

Y al­gu­nos mi­nis­tros po­drían in­clu­so en­fren­tar­se a su je­fe. La vi­sión de li­bre mer­ca­do y a fa­vor de la pri­va­ti­za­ción de Gue­des pa­re­ce es­tar en­fren­ta­da a ve­ces con la de Bol­so­na­ro, un nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra mi­li­tar que go­ber­nó el país en­tre 1964 y 1985, una épo­ca en la que el es­ta­do ju­gó un pa­pel des­ta­ca­do en la eco­no­mía.

Ser­gio Mo­ro, el juez que su­per­vi­só el La­va Ja­to, una de las ma­yo­res ope­ra­cio­nes con­tra la co­rrup­ción de la his­to­ria, tam­bién po­dría cho­car con el pre­si­den­te elec­to pe­se a la pro­me­sa de Bol­so­na­ro de no in­ter­fe­rir en sus de­ci­sio­nes.

Con el te­lón de fon­do de los 63.880 ho­mi­ci­dios re­gis­tra­dos en el país en 2017, Bol­so­na­ro fue ele­gi­do con la pro­me­sa de me­jo­rar la de­ca­den­te se­gu­ri­dad pa­ra lu­char con­tra las ban­das ca­lle­je­ras: pro­pu­so ali­viar las le­yes de te­nen­cia de ar­mas, re­ins­tau­rar la pe­na de muer­te y re­ba­jar la edad de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de los 18 años ac­tua­les a 16 o 17.

Es po­co pro­ba­ble que Mo­ro es­té de acuer­do con es­tas pro­pues­tas, y ya ex­pre­só sus re­ser­vas acer­ca la le­gis­la­ción de ar­mas de fue­go. Des­de su de­sig­na­ción co­mo un su­per­mi­nis­tro al fren­te de Jus­ti­ca y Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, el ex­juez ha ex­pli­ca­do sus pla­nes pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia de guan­te blan­co pe­ro no ofre­ció pro­pues­tas so­bre se­gu­ri­dad.

Por el mo­men­to, sie­te ex­mi­li­ta­res nom­bra­dos por Bol­so­na­ro se es­tán po­si­cio­nan­do co­mo co­mo­di­nes en el fu­tu­ro eje­cu­ti­vo.

El vi­ce­pre­si­den­te elec­to, Ha­mil­ton Mou­rao, un ge­ne­ral re­ti­ra­do, reali­zó de­cla­ra­cio­nes po­lé­mi­cas, co­mo su de­fen­sa de la tor­tu­ra du­ran­te la dic­ta­du­ra. Sin em­bar­go, mu­chos ob­ser­va­do­res con­si­de­ran que po­dría apor­tar equi­li­brio.

En va­rias oca­sio­nes, Mou­rao ha mo­de­ra­do las po­si­cio­nes más po­lé­mi­cas de Bol­so­na­ro, co­mo tras­la­dar la em­ba­ja­da de Bra­sil en Is­rael de Tel Aviv a Jerusalén si­guien­do los pa­sos del pre­si­den­te de Do­nald Trump.

Bra­sil es uno de los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de car­ne ha­lal del mun­do, e Irán y Egip­to son su ter­cer y cuar­to ma­yor mer­ca­do, res­pec­ti­va­men­te, se­gún da­tos ofi­cia­les.

“Ob­via­men­te, es­ta es una cues­tión que ten­dre­mos que pen­sar muy bien”, de­cla­ró Mou­rao a Fol­ha de S. Pau­lo. “Te­ne­mos una im­por­tan­te re­la­ción co­mer­cial con el mun­do ára­be”, acla­ró.

TWIT­TER

APO­YO A IS­RAEL. Días atrás, Bol­so­na­ro posteó es­ta fo­to su­ya fren­te a la Puer­ta Do­ra­da de Jerusalén en un via­je de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.