Ope­ran den­tro del úte­ro a la be­bé en ges­ta­ción de una men­do­ci­na

Se reali­zó en Bue­nos Ai­res y la ra­zón es que te­nía mal­for­ma­ción del tu­bo neu­ral, más co­no­ci­da co­mo “es­pi­na bí­fi­da”. Por la gran di­fi­cul­tad del pro­ce­di­mien­to, só­lo se han rea­li­za­do 35 ci­ru­gías de es­te ti­po en nues­tro país.

Los Andes - - Mendoza - Ve­ró­ni­ca De Vi­ta vde­vi­[email protected]­san­des.com.ar

Por pri­me­ra vez se reali­zó una ope­ra­ción de un be­bé en ges­ta­ción en el úte­ro de una pa­cien­te men­do­ci­na. La in­ter­ve­ni­da fue una ni­ña que se es­tá ges­tan­do y pre­sen­ta­ba una mal­for­ma­ción del tu­bo neu­ral (“es­pi­na bí­fi­da”) y, lue­go de la in­ter­ven­ción, que im­pli­có abrir el úte­ro, la be­bé con­ti­nua­rá el de­sa­rro­llo na­tu­ral in­tra­ute­ri­no has­ta su na­ci­mien­to.

La ci­ru­gía se reali­zó el mar­tes 27 de no­viem­bre en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Aus­tral de Bue­nos Ai­res, lue­go de que la mu­jer, que cur­sa­ba un em­ba­ra­zo de 26 se­ma­nas, fue­ra de­ri­va­da des­de Men­do­za.

El ti­po de mal­for­ma­ción que su­fría la be­bé en ges­ta­ción pue­de te­ner con­se­cuen­cias mo­tri­ces, neu­ro­ló­gi­cas y otras, ries­go que se dis­mi­nu­ye rea­li­zan­do es­te pro­ce­di­mien­to. Has­ta que se desa­rro­lló es­ta téc­ni­ca, es­ta ope­ra­ción, de ser ne­ce­sa­ria, se ha­cía des­pués del na­ci­mien­to.

Se tra­ta de la pri­me­ra que se rea­li­za a una men­do­ci­na y es una de las ape­nas 35 ope­ra­cio­nes de es­te ti­po que ya se han con­cre­ta­do en el país con es­ta téc­ni­ca –ver­da­de­ra­men­te in­no­va­do­ra– que se ha uti­li­za­do só­lo pa­ra es­tos ca­sos.

El pro­ce­di­mien­to im­pli­ca “ex­te­rio­ri­zar” el úte­ro a tra­vés de una in­ci­sión co­mo la de una ce­sá­rea y ac­ce­der a la ca­vi­dad ute­ri­na don­de se en­cuen­tra el be­bé pa­ra, de esa ma­ne­ra, po­der re­pa­rar la le­sión en la co­lum­na.

De al­ta

El lu­nes pa­sa­do la pa­cien­te re­ci­bió el al­ta hos­pi­ta­la­ria, aun­que con­ti­nua­rá con in­ter­na­ción do­mi­ci­lia­ria en Bue­nos Ai­res has­ta la ce­sá­rea, que ha si­do pro­gra­ma­da pa­ra la se­ma­na 37. De es­ta ma­ne­ra el equi­po mé­di­co es­pe­cia­li­za­do le ha­rá con­tro­les se­ma­na­les.

El doc­tor An­to­nio Sa­rra Pis­to­ne (di­rec­tor mé­di­co del Ins­ti­tu­to Vi­ta, de nues­tra pro­vin­cia), ex­pli­có que la men­do­ci­na fue de­ri­va­da lue­go de que el pro­fe­sio­nal que la aten­día, Cristian Pa­lom­ba, de­tec­ta­ra el pro­ble­ma.

La de­ri­va­ción se hi­zo al Hos­pi­tal Aus­tral, ya que se­gún ex­pli­có el mé­di­co, es el úni­co cen­tro que rea­li­za es­tas ci­ru­gías.

Allí con­cre­tó la in­ter­ven­ción, jun­to a su equi­po, el doc­tor Adol­fo Et­che­ga­ray, co-di- rec­tor del Pro­gra­ma de Ci­ru­gía Fe­tal de esa ins­ti­tu­ción.

“Es­tas ci­ru­gías son muy no­ve­do­sas y se ha­cen en otros paí­ses des­de ha­ce al­gu­nos años”, ex­pli­có Sa­rra Pis­to­ne, y des­ta­có que la in­ten­ción es que el ins­ti­tu­to se trans­for­me en un cen­tro de de­ri­va­ción pa­ra es­te ti­po de ca­sos.

A úte­ro abier­to

“La gran ven­ta­ja de rea­li­zar es­ta ci­ru­gía den­tro del úte­ro de la ma­má es que esa le­sión se va de­te­rio­ran­do con el pa­so de las se­ma­nas y se ha com­pro­ba­do que las se­cue­las mo­to­ras son más ex­ten­sas cuan­to más tiem­po pa­sa el be­bé con esa le­sión den­tro del úte­ro”, de­ta­lló Pa­lom­ba a Los An­des.

Se ha­bla de “es­pi­na bí­fi­da” cuan­do hay una mal­for­ma­ción con­gé­ni­ta por la cual los ar­cos de las vér­te­bras pos­te­rio­res no ter­mi­nan de de­sa- rro­llar­se y por lo que la mé­du­la es­pi­nal que­da ex­pues­ta. Pue­de fal­tar par­te de la co­lum­na y de la piel y es­tar la mé­du­la en con­tac­to con el lí­qui­do am­nió­ti­co.

Sa­rra Pis­to­ne de­ta­lló que par­te de la rá­pi­da ma­la evo­lu­ción de la si­tua­ción es­tá vin­cu­la­da a los mo­vi­mien­tos del be­bé, que con la es­pal­da to­ca las pa­re­des del úte­ro.

La in­di­ca­ción es rea­li­zar la ope­ra­ción en­tre las se­ma­nas 24 y 26 de em­ba­ra­zo, por­que en ese mo­men­to to­da­vía no se for­ma la her­nia que pue­de oca­sio­nar da­ños neu­ro­ló­gi­cos.

Las con­se­cuen­cias de la “es­pi­na bí­fi­da”

La gran ven­ta­ja de rea­li­zar es­ta ci­ru­gía den­tro del úte­ro de la mam­pa es que la le­sión se va de­te­rio­ran­do” Cristian Pa­lom­ba, mé­di­co que de­tec­tó el pro­ble­ma.

La mal­for­ma­ción pue­de pro­vo­car que los ni­ños naz­can con tras­tor­nos mo­to­res e in­con­ti­nen­cia de ori­na, ries­gos que se ate­núan con es­ta ci­ru­gía.

Pa­ra te­ner no­ción de las con­se­cuen­cias Pa­lom­ba re­fi­rió que por la aber­tu­ra se pier­de lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo que se ge­ne­ra en el ce­re­bro.

“Las es­truc­tu­ras ce­re­bra­les se suc­cio­nan por allí. La par­te pos­te­rior del ce­re­bro y el ce­re­be­lo se me­ten den­tro del ca­nal óseo de la co­lum­na cer­vi­cal y eso ge­ne­ra da­ños neu­ro­ló­gi­cos cen­tra­les, por­que es­tán en rá­pi­da for­ma­ción a es­ta al­tu­ra. Si ade­más es­tán pre­sio­na­dos en ese ca­nal, no ter­mi­nan de desa­rro­llar­se”, ex­pli­có.

Es­to pue­de traer con­se­cuen­cias co­mo tras­tor­nos mo­to­res de los miem­bros in­fe­rio­res, in­con­ti­nen­cia de ori­na y tras­tor­nos en la mar­cha “por­que al es­tar abier­ta la co­lum­na no se desa­rro­llan los ner­vios de la co­lum­na ver­te­bral aso­cia­dos a mo­vi­mien­tos”, di­jo Sa­rra Pis­to­ne.

Los ries­gos de que se pre­sen­ten es­tas com­pli­ca­cio­nes se ate­núan con es­ta ci­ru­gía. “No se pue­de ase­gu­rar que no ten­drá nin­gu­na se­cue­la, la ci­ru­gía se ha­ce pa­ra que el pro­nós­ti­co sea mu­cho me­jor que si se es­pe­ra al na­ci­mien­to”, acla­ró Pa­lom­ba.

GENTILEZA / INS­TI­TU­TO VI­TA

LOS MÉ­DI­COS DEL CA­SO. Cristian Pa­lom­ba, Adol­fo Et­che­ga­ray y An­to­nio Sa­rra Pis­to­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.