Pu­ra fic­ción

Los Andes - - Opinión -

¿Por qué, ve­cino, a us­ted no le ro­ban y a no­so­tros sí?

Por­que siem­pre es­ta­mos en ca­sa, por­que us­te­des tie­nen, son al­gu­nas de las ex­pre­sio­nes que, al pa­re­cer, se es­cu­chan.

Que yo ten­go mi fa­mi­lia aquí y mi hi­ja va por allí y qué se yo si el jo­ven que días pa­sa­dos me di­jo que era un so­plón por­que me preo­cu­pé por un ilí­ci­to, aho­ra se las to­ma con ellos (des­de en­ton­ces hay ve­ci­nos que no oyen si­re­nas ni rui­dos rom­pe puer­tas).

Los que tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de ac­tuar no acep­tan mi co­la­bo­ra­ción, no pue­do ha­cer na­da, es­cu­cha­mos de­cir, de voz del ges­tor de la nue­va Giol, por el al­ta­voz del mó­vil de un ve­cino, en una con­ver­sa­ción re­fe­ri­da a la in­se­gu­ri­dad.

Que el Fabián, Amaya, Sil­ves­tre, Man­cu­so, Ca­pa­rrós, Prin­gles; va­ya a saber qué es eso.

Pu­ra fic­ción. Ni si­quie­ra el pon­cho apa­re­ce y pa­ra col­mo na­die pa­ga por él.

Aun­que sí, qui­zás en la fic­ción al­guien ga­na, pues ha­brá re­du­ci­do­res y gen­te bien en la ca­de­na. Va­ya, si has­ta po­de­mos ha­blar de 'Ro­bin Hoods' que fa­vo­re­cen a los an­te­rio­res. To­da una proeza.

En la fic­ción cla­ro.

Que a mi me pa­só más de una do­ce­na de ve­ces, que has­ta los sa­ni­ta­rios des­apa­re­cie­ron, que los ins­truc­to­res que re­gis­tran los he­chos, agre­gan sus pro­pias fic­cio­nes y tam­bién les pa­só, y la lis­ta si­gue y es mu­cha.

Ar­te de ma­gia, pues ni las hue­llas de­ja­das sir­ven pa­ra en­ca­mi­nar­nos ha­cia los ma­gos, y ma­gas, pues, cues­tión de gé­ne­ro, tam­bién pres­ti­di­gi­tan ellas.

Que por ar­ti­lu­gio no tu­ve más la si­lla de mon­tar di­ce al­gún ve­cino, que de ma­gia en zo­na ru­ral se tra­ta, y vie­ra us­ted, el arre­gla­dor de bom­bas -no de las que de­to­nan- me pro­pu­so, cuen­ta, ha­cer de in­ter­me­dia­rio pa­ra que el ob­je­to se ma­te­ria­li­za­ra nue­va­men­te, eso sí pre­vio cá­non.

Ya ve­rán esos pres­ti­di­gi­ta­do­res cuan­do es­tén a ti­ro, se es­cu­cha por allí.

Va­ya, no se arries­guen con­tra ma­gos, no sea que cor­ten la ca­de­na y bus­quen otros nue­vos, mien­tras us­te­des lo mi­ran tras las re­jas que, cla­ro es­tá, es­ta­rán pron­tas y no se­rán las de sus ca­sas.

En es­ta fic­ción, cual­quier ana­lo­gía con Al­ga­rro­bo Gran­de, Giag­no­ni o Ju­nín de Men­do­za es eso, pu­ra coin­ci­den­cia.

J. Ro­ber­to Bár­ce­na DNI: 6.905.783

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.