Tér­mi­nos de ca­ren­cia y com­pa­ñía

Los Andes - - Opinión - Ma­ría del Ro­sa­rio Ra­ma­llo Pro­fe­so­ra y Li­cen­cia­da en Le­tras

Cuan­do es­tu­dia­mos la lis­ta de pre­po­si­cio­nes, en­con­tra­mos que hay una pa­ra in­di­car ca­ren­cia y otra pa­ra se­ña­lar com­pa­ñía, ins­tru­men­to o mo­do; en el pri­mer ca­so, re­gis­tra­mos la pre­po­si­ción 'sin'; en el se­gun­do, 'con'. Am­bas son de ori­gen clá­si­co y po­de­mos es­tu­diar su evo­lu­ción y apli­ca­cio­nes.

En el ca­so de 'sin', ella se ori­gi­nó en la pre­po­si­ción la­ti­na "si­ne", que se usa en es­pa­ñol en tres si­tua­cio­nes: si se desea de­no­tar ca­ren­cia o fal­ta de al­go, co­mo en "Lle­gué a ese lu­gar, sin ti­tu­beos". En otros con­tex­tos, 'sin' pue­de sig­ni­fi­car "fue­ra de, ade­más de": "Sin los li­bros, la va­li­ja ya es­ta­ba ex­ce­di­da de pe­so". El ter­cer uso de es­ta pre­po­si­ción se da an­te un ver­bo en in­fi­ni­ti­vo; en es­te ca­so, equi­va­le a 'no', se­gui­do de par­ti­ci­pio o ge­run­dio: "Me voy sin en­ten­der el te­ma" (es­to es, "me voy no ha­bien­do en­ten­di­do el te­ma").

Ade­más de ha­ber en­gen­dra­do es­ta pre­po­si­ción, la pa­la­bra la­ti­na dio ori­gen al pre­fi­jo 'sin-' que, co­mo to­do pre­fi­jo, se fun­de con una pa­la­bra ba­se pa­ra su­mar­le la idea de pri­va­ción o ca­ren­cia: "Ha do­mi­na­do la sin- ra­zón en es­te des­bor­de po­pu­lar" y "Hu­bo un sin­fín de he­chos des­afor­tu­na­dos". La sor­pre­sa se da an­te una se­rie de vo­ca­blos que, re­cien­te­men­te, se han in­cor­po­ra­do y acep­ta­do, en los que el pre­fi­jo ya apa­re­ce sol­da­do a un tér­mino ba­se; vea­mos al­gu­nos: 'sin­te­cho', 'sim­pa­pe­les', 'sin­voz', 'sin­tie­rra'. Al res­pec­to, la Fun­déu nos ex­pli­ca que, al igual que vo­ces asen­ta­das co­mo 'sin­sen­ti­do' o 'sin­fín', exis­ten en la ac­tua­li­dad otras lo­cu­cio­nes sus­tan­ti­vas, co­mo las que men­cio­na­mos, con gra­fía uni­ta­ria. Nos di­ce tam­bién que esa es­cri­tu­ra es to­da­vía mi­no­ri­ta­ria, pe­ro per­fec­ta­men­te vá­li­da.

¿Cuál es el valor de es­tos tér­mi­nos? En el ca­so de 'sin­te­cho', no en­con­tra­mos el vo­ca­blo re­gis­tra­do en una so­la voz en el dic­cio­na­rio aca­dé­mi­co, pe­ro si va­mos a la Or­to­gra­fía de la len­gua es­pa­ño­la en­con­tra­mos las si­guien­tes afir­ma­cio­nes: "Es­tas vo­ces sue­len ser el re­sul­ta­do de la fu­sión grá­fi­ca de lo­cu­cio­nes ori­gi­na­ria­men­te es­cri­tas en dos pa­la­bras, for­ma­das con la pre­po­si­ción 'sin' y el sus­tan­ti­vo co­rres­pon­dien­te. [… ] Ocu­rre en las lo­cu­cio­nes sus­tan­ti­vas 'sin te­cho' ("per­so­na que vi­ve en la ca­lle"), 'sin tie­rra' (en Pa­ra­guay, "in­te­gran­te de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co­so­cial que bus­ca el ac­ce­so a la tie­rra co­mo me­dio de sub­sis­ten­cia) y 'sin pa­pe­les' (co­lo­quial­men­te, en Es­pa­ña, "in­mi­gran­te que ca­re­ce de la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra re­si­dir le­gal­men­te en el país"), pa­ra las que tam­bién se do­cu­men­tan ya las gra­fías uni­ta­rias, asi­mis­mo vá­li­das, 'sin­te­cho', 'sin­tie­rra' y 'sim­pa­pe­les'". Se con­sig­nan ejem­plos co­mo "De­ce­nas de mi­les sin­te­chos", "Pro­pie­dad pre­ten­di­da por los sin­tie­rras" y "Hay in­mi­gran­tes ile­ga­les, mi­llo­nes de sim­pa­pe­les". Es­tas vo­ces uni­ta­rias no in­va­li­dan la sub­sis­ten­cia de las res­pec­ti­vas lo­cu­cio­nes con 'sin' más el sus­tan­ti­vo, en con­tex­tos que no ad­mi­ten la fu­sión en un so­lo tér­mino: "Des­pués de las llu­vias, mu­chos po­bla­do­res se que­da­ron sin te­cho"; "An­tes, los tra­tos eran de pa­la­bra, sin pa­pe­les" y "En la he­ren­cia, se que­dó sin vehícu­los y sin tie­rras".

A es­tos tér­mi­nos de­ta­lla­dos en la obra aca­dé­mi­ca nom­bra­da, se su­ma la re­co­men­da­ción de la Fun­déu pa­ra alu­dir a quie­nes se les nie­ga el de­re­cho de ex­pre­sar sus opi­nio­nes: se tra­ta de los que no tie­nen voz, pa­ra lo cual es­ta en­ti­dad da co­mo ad­mi­si­bles las gra­fías 'sin voz' y 'sin­voz', es­ta úl­ti­ma de uso mi­no­ri­ta­rio. El ejem­plo que da la Fun­déu es "Yo pre­fe­ri­ría ha­blar más de es­cu­char los si­len­cios de los sin­voz que de dar voz a los ol­vi­da­dos". Nue­va­men­te, se da la po­si­bi­li­dad de la lo­cu­ción 'sin voz', no trans­for­ma­ble a una voz uni­ta­ria: "Gri­tó tan­to que hoy es­tá sin voz".

Hay tam­bién en nues­tra len­gua una se­rie de tér­mi­nos que co­mien­zan con 'sin-' y su va­rian­te 'sim-' an­te 'p' o 'b', de ori­gen grie­go, con el sig­ni­fi­ca­do de "en for­ma uni­da, con­jun­ta­men­te". Así, por ejem­plo, 'sin­cro­nía' sig­ni­fi­ca "coin­ci­den­cia en los tiem­pos"; 'sin­ta­xis' sig­ni­fi­ca "con or­den"; 'sim­pa­tía' se­rá "do­len­cia, su­fri­mien­to com­par­ti­do".

Por otro la­do, en­con­tra­mos la pre­po­si­ción 'con', de­ri­va­da di­rec­ta­men­te del la­tín "cum". Es­ta pre­po­si­ción pue­de in­di­car el me­dio o ins­tru­men­to con que se ha­ce al­go: "Po­dés es­cri­bir con tin­ta o con lá­piz" y "De­be pro­ce­der con ex­tre­mo cui­da­do". Si se an­te­po­ne 'con' a un in­fi­ni­ti­vo, pue­de en­gen­drar una ex­pre­sión equi­va­len­te a un ge­run­dio: "Con ha­blar cla­ro, con­ven­ció a to­dos" (ha­blan­do cla­ro, con­ven­ció a to­dos). A ve­ces pue­de ser equi­va­len­te a la lo­cu­ción "a pe­sar de": "Con ser tan in­te­li­gen­te, no ha po­di­do re­sol­ver el enig­ma" (A pe­sar de ser tan in­te­li­gen­te…). Otras ve­ces, sir­ve pa­ra con­tra­po­ner lo di­cho en una ex­cla­ma­ción con otra reali­dad, im­plí­ci­ta o ex­pre­sa: "¡Con la fal­ta que ha­ce el agua y la des­per­di­cian de ese mo­do!"; un uso per­ma­nen­te de 'con' es el que se da pa­ra in­di­car com­pa­ñía, con el valor de "jun­ta­men­te": "Lle­gó a ca­sa con Mi­guel".

La pre­po­si­ción 'con' pue­de tam­bién in­tro­du­cir una idea de con­di- ción: "Con ha­ber­se que­da­do ca­lla­da, no ha­bría pro­vo­ca­do esa dis­cu­sión", equi­va­len­te a "Si se hu­bie­ra que­da­do ca­lla­da, no ha­bría pro­vo­ca­do esa dis­cu­sión".

Ade­más de la pre­po­si­ción, exis­te el pre­fi­jo 'con-', que in­di­ca "al mis­mo tiem­po, en for­ma con­jun­ta"; así, 'con­fluir' se­rá la ac­ción de fluir jun­ta­men­te; 'con­so­cio' se­rá el aso­cia­do con­jun­ta­men­te; 'con­tem­po­rá­neo' se­rá el que vi­ve en el mis­mo tiem­po; 'con­cu­bino' mos­tra­rá en su eti­mo­lo­gía el pre­fi­jo 'con-' y un de­ri­va­do del ver­bo "cum­be­re", que sig­ni­fi­ca­ba "acos­tar­se": 'con­cu­bi­nos' se­rán, pues, los que se acues­tan con­jun­ta­men­te.

Co­mo los pre­fi­jos se suel­dan a la pa­la­bra ba­se, 'con-' al en­trar en con­tac­to con una 'p' o 'b', se trans­for­ma en ' com-': ' com­pa­trio­ta' (" que com­par­te la pa­tria"), 'com­pa­dre' ("que, por ac­ción del pa­dri­naz­go, com­par­te la pa­ter­ni­dad").

Si la pa­la­bra ba­se co­mien­za con 'r' o 'l', el pre­fi­jo 'con-' ve­rá mu­tar, res­pec­ti­va­men­te, su ' n' en otra ' r' o la ve­rá des­apa­re­cer: 'co­rres­pon­sa­ble' ("res­pon­sa­ble al mis­mo tiem­po"), 'co­rres­pon­der' (" res­pon­der en for­ma con­jun­ta"), 'co­lo­quio' ("con­ver­sa­ción con­jun­ta"), 'co­la­bo­rar' ("tra­ba­jar al mis­mo tiem­po"), 'co­li­ti­gan­te' ("per­so­na que li­ti­ga jun­to con otra"); 'co­lin­dar' ("te­ner una pro­pie­dad lí­mi­tes co­mu­nes con otra"). Tam­bién, si la pa­la­bra ba­se em­pie­za con vo­cal o con 'h', 'con-' se trans­for­ma­rá en 'co-': 'coau­tor' ("au­tor en con­jun­to"), 'coin­tér­pre­te' ("que com­par­te una in­ter­pre­ta­ción"), ' coha­bi­tar' (" ha­bi­tar si­mul­tá­nea­men­te").

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.