¿Se­ten­ta años de de­ca­den­cia?

Los Andes - - Opinión - Ro­ber­to Aza­ret­to

Se ha ins­ta­la­do en nu­me­ro­sos sec­to­res la idea que el país lle­va se­ten­ta años de de­ca­den­cia. ¿Es es­to cier­to, o se tra­ta de uno de los cli­sés, a que tan afec­tos, so­mos los ar­gen­ti­nos?

Si nos in­tro­du­ci­mos en la his­to­ria eco­nó­mi­ca, com­pro­ba­re­mos, que en 1948 cul­mi­na el ci­clo de cre­ci­mien­to ini­cia­do a fi­nes de 1933, cuan­do, las me­di­das im­ple­men­ta­das por Fe­de­ri­co Pi­ne­do con­clu­yen con los efec­tos de la cri­sis mun­dial ini­cia­da en 1929.

A par­tir de 1948, los pro­ble­mas de es­ca­sez de di­vi­sas por la ba­ja de ex­por­ta­cio­nes y la au­sen­cia de in­ver­sio­nes ex­ter­nas, ini­cian una eta­pa de se­rru­cho, es de­cir, un año de cre­ci­mien­to se­gui­do por otro de re­ce­sión.

A és­to se agre­gó el des­alien­to a la pro­duc­ción agrí­co­la, la se­quía de 1951, una re­duc­ción en la in­ver­sión que lle­va al de­te­rio­ro de la in­fraes­truc­tu­ra y las cre­cien­tes im­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo.

Sin em­bar­go, es­te pro­ce­so se in- te­rrum­pe a me­dia­dos de 1963 y tie­ne co­mien­zo un ci­clo de cre­ci­mien­to inin­te­rrum­pi­do de on­ce años que cul­mi­na en 1974. La ta­sa pro­me­dio fue del 4% anual, con años que al­can­za­ron el 10%, co­mo 1965. De ha­ber­se man­te­ni­do ese rit­mo, hoy nues­tra eco­no­mía se­ría ma­yor que la me­xi­ca­na y el PBI por ha­bi­tan­te, su­pe­rior al de Es­pa­ña.

Es­to fue, en gran par­te, mé­ri­to del gobierno de Ar­tu­ro Fron­di­zi, pues ade­más de lo­grar una co­rrien­te in­ver­so­ra im­por­tan­te, cua­dri­pli­có en cua­tro años la deu­da ex­ter­na que de al­re­de­dor de mil mi­llo­nes de dó­la­res, a la que as­cen­día cuan­do asu­mió el gobierno lle­gó a más de cua­tro mil mi­llo­nes cuan­do fue de­rro­ca­do.

La di­fe­ren­cia con en­deu­da­mien­tos pos­te­rio­res, co­mo el de los 90 o el ac­tual, es que esos fon­dos fue­ron des­ti­na­dos a equi­par el país tri­pli­can­do la pro­duc­ción de pe­tró­leo, cons­tru­yen­do oleo­duc­tos y ga­so­duc­tos, mo­der­ni­zan­do la ma­qui­na­ria de la in­dus­tria y cons­tru­yen­do mi­les de ki­ló­me­tros de ca­mi­nos, so­lu­cio­nan­do el dé­fi­cit ener­gé­ti­co y re­equi­pan­do a los fe­rro­ca­rri­les.

Ese ci­clo am­plió la cla­se me­dia, por­que se crea­ron nu­me­ro­sas em­pre­sas y hu­bo ofer­ta de em­pleos con salarios re­la­ti­va­men­te al­tos. La po­bre­za era de un 5%, la de­socu­pa­ción in­fe­rior al 4% y se consolidaba un pro­ce­so de as­cen­so social. Sin em­bar­go, si se re­vi­sa el dis­cur­so po­lí­ti­co de la cam­pa­ña de 1973, ve­re­mos que se in­sis­tía en la ne­ce­si­dad de re­cons­truir el país. Era la cons­tan­te de las aren­gas de los can­di­da­tos que triun­fa­ron en ese año. To­do era ne­ga­ti­vo, to­do es­ta­ba des­trui­do; es­to mis­mo lo ve­mos en ese do­cu­men­tal fac­cio­so uti­li­za­do pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral­de 1983: "La Re­pú­bli­ca Per­di­da".

Sin em­bar­go, no es ob­je­to de es­ta no­ta re­fe­rir­se al desas­tre que hi­cie­ron los que ve­nían a re­cons­truir.

Por cier­to que ha­bía pro­ble­mas, al­gu­nos que ve­nían de le­jos co­mo la in­ca­pa­ci­dad pa­ra ob­te­ner es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, evi­tan­do los he­ge­mo­nis­mos, acep­tan­do la al­ter­nan­cia en el po­der y evi­tan­do el gol­pis­mo. Tam- bién ha­bía grie­tas e in­ca­pa­ci­dad pa­ra la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca y ci­vi­li­za­da. La au­sen­cia de una po­lí­ti­ca, que po­si­bi­li­ta­ra, la re­in­cor­po­ra­ción del peronismo a la po­lí­ti­ca na­cio­nal fue una de las deu­das de los se­sen­ta.

Otra de las ta­ras de ese tiem­po fue la con­so­li­da­ción de es­truc­tu­ras cor­po­ra­ti­vas, so­bre to­do a par­tir de la dic­ta­du­ra de On­ga­nía, que ade­más, in­ten­tó cam­biar el sis­te­ma po­lí­ti­co de la Cons­ti­tu­ción por uno cor­po­ra­ti­vo, imi­tan­do al fran­quis­mo. La ley de obras so­cia­les y el Fo­na­vi, fue­ron me­di­das cu­yas con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas fue­ron los ne­go­cia­dos de los sin­di­ca­lis­tas y la pa­tria con­tra­tis­ta, la de los cua­der­nos, que aún so­por­ta­mos.

Al co­men­zar los se­ten­ta tu­vi­mos la lo­cu­ra gue­rri­lle­ra, la inep­ti­tud po­lí­ti­ca pa­ra en­fren­tar­la, jun­to a la cri­sis pe­tro­le­ra re­sul­tan­te de la gue­rra del Yom Ki­pur, que cua­dri­pli­có los pre­cios del pe­tró­leo y la in­ca­pa­ci­dad pa­ra reaco­mo­dar la eco­no­mía de acuer­do a las nue­vas reali­da­des in­ter­na­cio­na­les.

El es­que­ma que im­pe­ró en los se- sen­ta fue el de pro­fun­di­zar la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, mien­tras co­men­za­ba en otras re­gio­nes co­mo el Asia, po­lí­ti­cas in­dus­tria­les ex­por­ta­do­ras.

Nues­tro país no su­po in­ser­tar­se en el mun­do. Pu­do fun­cio­nar, gra­cias al au­to­abas­te­ci­mien­to de pe­tró­leo que per­mi­tió des­ti­nar di­vi­sas a me­jo­ras en la in­fraes­truc­tu­ra y la im­por­ta­ción de bie­nes de ca­pi­tal, a la aper­tu­ra de la in­ver­sión, ex­ter­na y a un in­cre­men­to de las ex­por­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias.

El sis­te­ma que per­mi­tió el cre­ci­mien­to de los se­sen­ta, que lo­gró, me­jo­rar el ni­vel de vi­da de am­plias ca­pas de la po­bla­ción co­lap­só en 1974 y ter­mi­nó con el es­ta­lli­do del Ro­dri­ga­zo.

Des­de en­ton­ces no se ha lo­gra­do ini­ciar una eta­pa de cre­ci­mien­to sus­ten­ta­ble y con dis­tri­bu­ción de la ri­que­za.Va­rios in­ten­tos se han frus­tra­do, a pe­sar de la ba­ja de la ta­sa de in­te­rés en los no­ven­ta y la com­bi­na­ción de pre­cios ex­cep­cio­na­les, con ta­sas aún más ba­jas, en la pri­me­ra dé­ca­da de ese si­glo.

No es ca­sual te­ner a un ter­cio de per­so­nas en la po­bre­za, que se ele­va al 50 % en los me­no­res de 14 años. La in­ca­pa­ci­dad pa­ra es­ta­ble­cer con­sen­sos, que po­si­bi­li­ten, las re­for­mas mo­ne­ta­rias, fis­ca­les, edu­ca­ti­vas y la­bo­ra­les que ha­cen fal­ta nos es­tán con­de­nan­do a la me­dio­cri­dad, la frus­tra­ción y el des­con­ten­to social.

EN LOS AÑOS 60 DEL SI­GLO XX SE AM­PLIÓ LA CLA­SE ME­DIA, LA PO­BRE­ZA ERA DE UN 5% Y LA DE­SOCU­PA­CIÓN IN­FE­RIOR AL 4%. SE CONSOLIDABA UN PRO­CE­SO DE AS­CEN­SO SOCIAL QUE SE TRUNCÓ A ME­DIA­DOS DE LOS 70.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.