El pa­pe­lón de Amé­ri­ca

La mi­ra­da de Ra­mi­ro Mar­tín, pe­rio­dis­ta ar­gen­tino ra­di­ca­do en Bar­ce­lo­na que co­men­tó la Li­ber­ta­do­res pa­ra la TV. Apren­der la lec­ción de­pen­de de no­so­tros.

Los Andes - - + Deportes -

Tras la pri­me­ra fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res en La Bom­bo­ne­ra, Eu­ro­pa en ge­ne­ral y Es­pa­ña en par­ti­cu­lar ca­ye­ron sub­yu­ga­dos al em­bru­jo de un par­ti­do que con­si­de­ra­ron ge­nuino, pro­pio de otros tiem­pos, fu­gi­ti­vo del cri­ti­ca­do “fút­bol mo­derno”.

Fue una his­to­ria be­llí­si­ma. Aca­so por pri­me­ra vez, el men­ta­do or­gu­llo ar­gen­tino de la pa­sión con que vi­ve el fút­bol en­con­tró ver­da­de­ras odas des­de la opinión pu­bli­ca­da eu­ro­pea. Se sub­ra­yó la au­ten­ti­ci­dad, se elo­gió la mís­ti­ca y se ce­le­bró, con es­pe­cial es­me­ro, la ca­pa­ci­dad pa­ra mos­trar al mun­do que el fút­bol to­da­vía po­día ser de la gen­te, el de­por­te del pue­blo.

Sin in­ci­den­tes re­se­ña­bles más allá del di­lu­vio que pos­pu­so el par­ti­do 24 ho­ras, el re­la­to se re­for­zó al punto de co­lo­car a la Cham­pions Lea­gue co­mo el re­ver­so inau­tén­ti­co de la fies­ta de la Bom­bo­ne­ra. Se ha­bló con frui­ción de la pro­fi­la­xia, el en- vol­to­rio hueco y el abu­rri­mien­to de un fút­bol de ri­cos pa­ra ri­cos. El vi­bran­te em­pa­te en La Bom­bo­ne­ra des­per­tó cier­ta for­ma de la en­vi­dia por un even­to evo­ca­dor, aca­so, de un mo­do atá­vi­co de vi­vir la fies­ta de la pe­lo­ta. Por te­le­vi­sión, des­de Eu­ro­pa (más de 300 mil es­pec­ta­do­res en Es­pa­ña, ci­fra ré­cord pa­ra la Li­ber­ta­do­res) mi­ra­ron la pri­me­ra fi­nal co­mo "los chi­cos ri­cos que tie­nen tris­te­za", que di­ría aquel. Na­da de eso que­da ya, por su­pues­to.

Los ver­gon­zo­sos su­ce­sos del no-par­ti­do del Mo­nu­men­tal ba­rrie­ron aque­llas in­ter­pre­ta­cio­nes elo­gio­sas. No que­dó lu­gar pa­ra la lí­ri­ca cuan­do la llu­via de pie­dras en­te­rró el es­pec­tácu­lo. Las lec­tu­ras que con­tra­po­nían la pa­sión ar­gen­ti­na a la in­sí­pi­da Cham­pions se di­lu­ye­ron en­tre con­de­nas y crí­ti­cas. El re­la­to vi­ró has­ta mo­di­fi­car­se to­tal­men­te.

La no­ti­cia de que Ma­drid al­ber­ga­ría la fi­nal su­pu­so un úl­ti­mo y sor­pren­den­te gi­ro de guión pa­ra es­ta his­to­ria in­ter­mi­na­ble. Es­pa­ña ex­pre­só dos sen­ti­mien­tos, aca­so an­ta­gó­ni­cos. Al pa­ter­na­lis­mo de­ri­va­do de la cer­te­za de que "aquí sí lo sa­bre­mos or­ga­ni­zar" le si­guie­ron las crí­ti­cas y el te­mor de alo­jar en ca­sa la le­ja­na bar­ba­rie vis­ta por te­le­vi­sión. Se han su­ce­di­do crí­ti­cas de to­do ti­po.

Se juz­gó te­me­ra­rio el em­pe­ci­na­mien­to de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de fút­bol por traer la fi­nal a Ma­drid; se in­ter­pe­ló al gobierno de Pe­dro Sán-

chez so­bre qué can­ti­dad de di­ne­ro pú­bli­co pa­ga­rá es­ta fies­ta aje­na; in­clu­so des­de Bar­ce­lo­na se iro­ni­zó so­bre el "sí" del Real Ma­drid a alo­jar el even­to tras ne­gar­se, sis­te­má­ti­ca­men­te y con ex­cu­sas in­só­li­tas, a ce­der el es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu pa­ra las fi­na­les de Co­pa del Rey que ju­gó el Bar­ce­lo­na en los úl­ti­mos años.

Des­de Es­pa­ña se per­mi­tían la mi­ra­da snob: pe­se a la bru­ta­li­dad sis­té­mi­ca, en­con­tra­ron al­go en­can­ta­dor en esa pa­sión ya per­di­da en Eu­ro­pa. Hay acá un pro­ce­so ca­rac­te­rís­ti­co de nues­tro tiem­po: plan­char la reali­dad has­ta que no que­de ni un plie­gue ru­go­so que in­co­mo­de. Una reali­dad li­sa y lis­ta pa­ra ser con­su­mi­da des­de al­gu­na pla­ta­for­ma de se­ries. Des­de cer­ca, en cam­bio, cuan­do lo real de­ja oír el rui­do de tam­bo­res des­de las ca­lles de tu pro­pia ciu­dad, la co­sa cam­bia.

La inefa­ble his­to­ria de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res ju­ga­da en Ma­drid ser­vi­rá, con la pers­pec­ti­va del tiem­po, pa­ra com­pren­der las lí­neas de fuer­za de un pro­ce­so his­tó­ri­co ver­gon­zo­so. Que el fút­bol ar­gen­tino apren­da la lec­ción de­pen­de de sí mis­mo.

CC

LOS AN­DES

CA­SA AJE­NA. El Ber­na­beu de Ma­drid se­rá testigo de un es­pec­tácu­lo que nos per­te­ne­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.