Qué ha­cer con el cam­bio cli­má­ti­co

El cam­bio cli­má­ti­co na­tu­ral se ha he­cho más rá­pi­do en los úl­ti­mos se­sen­ta años. El cre­ci­mien­to des­me­su­ra­do de la po­bla­ción mun­dial ha for­za­do una ma­yor pre­sión so­bre los re­cur­sos na­tu­ra­les que dis­po­ne­mos.

Los Andes - - Ciencia - Hu­go Die­go Eber­le Es­pe­cia­lis­ta en te­mas am­bien­ta­les

El mo­vi­mien­to or­bi­tal del pla­ne­ta tie­rra y la pro­pia ro­ta­ción so­bre su eje in­di­can de por sí mo­vi­mien­tos in­fi­ni­tos a los cua­les de­ben adap­tar­se to­dos los se­res vi­vien­tes que la ha­bi­tan con el ob­vio pro­pó­si­to de lo­grar sus me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da.

Es­te es un pro­ce­so co­men­za­do ha­ce mi­llo­nes de años en don­de coha­bi­tan sis­te­mas in­fi­ni­tos co­mo el uni­ver­so con sis­te­mas fi­ni­tos co­mo la vi­da en nues­tro pla­ne­ta.

Des­de su apa­ri­ción en la tie­rra el co­no­ci­mien­to hu­mano fue apli­ca­do a las ac­ti­vi­da­des pri­ma­rias de sub­sis­ten­cia y pre­ser­va­ción. Re­cién en los úl­ti­mos si­glos el ser más de- sa­rro­lla­do ha de­di­ca­do a sus me­jo­res ex­po­nen­tes in­di­vi­dua­les a es­tu­diar los sis­te­mas y su di­ná­mi­ca, es de­cir có­mo in­ter­ac­túan en­tre sí y que efec­tos pro­du­cen en el pla­ne­ta en que vi­vi­mos.

Co­mo fue di­cho, la tie­rra es un cuer­po en mo­vi­mien­to o sea que a ca­da mo­men­to va ge­ne­ran­do si­tua­cio­nes di­fe­ren­tes so­bre su su­per­fi­cie, y en es­to in­vo­lu­cra­mos a sus ma­res, ríos y mon­ta­ñas a los que la vi­da de cual­quier for­ma que se ex­pre­se se va adap­tan­do pa­ra la so­bre­vi­ven­cia. Es­to es lo que co­mún­men­te lla­ma­mos cli­ma.

Di­ná­mi­ca es­pa­cial

Al­gu­nos cien­tí­fi­cos es­tán ha­blan­do de que el cam­bio cli­má­ti­co pue­de te­ner co­mo una de sus cau­sas la pro­pia di­ná­mi­ca es­pa­cial y en ella los cam­bios or­bi­ta­les de la tie­rra pue- den es­tar ge­ne­ran­do acer­ca­mien­tos y ale­ja­mien­tos se­gún las re­gio­nes res­pec­to del sol y tam­bién res­pec­to de su pro­pio eje. Es­to, se­gún di­cen, po­dría sig­ni­fi­car ma­yo­res tem­pe­ra­tu­ras en al­gu­nas re­gio­nes y me­no­res en otras. Es­te ra­zo­na­mien­to po­dría ve­ri­fi­car­se fá­cil­men­te en las zo­nas po­la­res por ser las más frías o en las tro­pi­ca­les que son las más cá­li­das.

No obs­tan­te es­ta pos­tu­ra, otros pien­san que el cam­bio cli­má­ti­co na­tu­ral se ha he­cho más rá­pi­do en los úl­ti­mos 60 años en los que el cre­ci­mien­to des­me­su­ra­do de la po­bla­ción ha for­za­do una ma­yor pre­sión so­bre los re­cur­sos na­tu­ra­les. Es­pe­cial­men­te en áreas ener­gé­ti­cas, y es­to ha pro­vo­ca­do el ca­len­ta­mien­to glo­bal que es tal vez el ma­yor cau­san­te del cam­bio cli­má­ti­co a juz­gar por even­tos meteorológicos ca­da vez más vio­len­tos y fre­cuen­tes, el de­rre­ti­mien­to ace­le­ra­do de nie­ves eter­nas y su con­se­cuen­te au­men­to en el ni­vel de los ma­res.

La vi­da es el prin­ci­pal mo­di­fi­ca­dor del me­dio am­bien­te des­de el mo­men­to que ca­da ser vi­vien­te res­pi­ra oxí­geno y ex­pe­le an­hí­dri­do car­bó­ni­co, usa to­dos los re­cur­sos na­tu­ra­les a su al­can­ce pa­ra ge­ne­rar­se ali­men­to y con­fort, y con­ta­mi­na sus sue­los y ma­res con sus desechos. To­do es­to es­tá re­la­cio­na­do con las ne­ce­si­da­des pri­ma­rias de los se­res vi­vos y es­to ce­rra­ría ra­zo­na­ble­men­te bien si to­do el pro­ce­so se guia­ra por la ca­de­na na­tu­ral de vi­da, en la cual, ca­da ser se ali­men­ta de otros y sus pro­pios re­si­duos tam­bién son ali­men­to de otros más cu­yo úl­ti­mo es­la­bón po­dría ser la bac­te­ria.

Pe­ro ¿dón­de es­ta­ría en­ton­ces la ar­gu­men­ta­ción de los cam­bios da­ñi­nos pa­ra el me­dio am­bien­te? Por­que si un hu­mano se ali­men­ta de un cer­do y es­te de ce­rea­les o gra­mí­neas y los desechos de am­bos son co­mi­da de gu­sa­nos y es­tos de bac­te­rias to­do que­da­ría lim­pio co­mo al ini­cio del pro­ce­so.

Po­dría­mos en­sa­yar una res­pues­ta que con­sis­ti­ría en in­vo­lu­crar al hom­bre, su crea­ti­vi­dad y sus des­me­di­das am­bi­cio­nes de po­der y ri­que­zas. Son las ne­ce­si­da­des se­cun­da­rias las que pro­vo­can es­tos cam­bios. To­me­mos un ejem­plo a los efec­tos de en­ten­der me­jor lo que es­ta­mos di­cien­do: En la an­ti­güe­dad tras­la­dar­se de un la­do a otro sig­ni­fi­ca­ba ca­mi­nar. Más tar­de se usa­ron ca­ba­llos o bue­yes, des­pués vi­nie­ron los ca­rrua­jes ti­ra­dos por ani­ma­les, lue­go apa­ra­tos más com­ple­jos co­mo la bi­ci­cle­ta, la mo­to­ci­cle­ta o el au­to­mó­vil. A par­tir de allí el trans­por­te co­men­zó a tec­ni­fi­car­se de acuer­do con el me­dio de trán­si­to, mo­vi­dos por uti­li­za­ción de tec­no­lo­gías ba­sa­das en re­cur­sos na­tu­ra­les, prin­ci­pal­men­te hi­dro­car­bu­ros. Hoy te­ne­mos los más so- fis­ti­ca­dos sis­te­mas de na­ve­ga­ción aé­rea, ma­rí­ti­ma y te­rres­tre, así co­mo vec­to­res de lan­za­mien­to de na­ves es­pa­cia­les, tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad, na­víos de su­per­fi­cie o de pro­fun­di­dad y pro­pul­sa­dos por los más so­fis­ti­ca­dos com­bus­ti­bles, en su ma­yo­ría fó­si­les.

To­da es­ta crea­ción tec­no­ló­gi­ca de­di­ca­da a pro­du­cir una me­jor ca­li­dad de vi­da del hom­bre en la tie­rra ha pro­du­ci­do des­de su na­ci­mien­to a fi­nes del si­glo XVIII en Eu­ro­pa, pe­ro prin­ci­pal­men­te en In­gla­te­rra du­ran­te el pro­ce­so co­no­ci­do co­mo Re­vo­lu­ción In­dus­trial, un do­ble efec­to con­tra­pues­to. Por un la­do, se fue­ron con­si­guien­do avan­ces cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos que mejoraron la ca­li­dad de vi­da y por otro un empeoramiento del me­dio am­bien­te re­fle­ja­do por la dis­mi­nu­ción de la ca­li­dad del ai­re que res­pi­ra­mos o la con­ta­mi­na­ción del agua te­rres­tre, de los sue­los y de los ma­res.

El te­ma de la sus­ten­ta­bi­li­dad

La hu­ma­ni­dad se ha vis­to, en con­se­cuen­cia, en la ne­ce­si­dad de de­ba­tir el con­cep­to de sus­ten­ta­bi­li­dad que tien­de a crear un equi­li­brio en­tre el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co del mun­do o de sus prin­ci­pa­les paí­ses al mis­mo tiem­po que ha­cer uso ra­cio­nal de los re­cur­sos na­tu­ra­les pro­mo­vien­do su re­no­va­ción. Es­te prin­ci­pio de sus­ten­ta­bi­li­dad no tien­de a cor­tar el uso de es­tos re­cur­sos, sino que pro­mue­ve, co­mo di­ji­mos, su uti­li­za­ción ra­cio­nal, or­de­na­da y ad­mi­nis­tra­da ten­dien­do sí, al ca­da vez ma­yor uso de otros al­ter­na­ti­vos que sean re­no­va­bles y has­ta más efi­cien­tes en el me­jo­ra­mien­to de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos.

La preo­cu­pa­ción so­bre to­dos es­tos te­mas es tan gran­de que cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do y ór­ga­nos de di­fu­sión tra­ba­jan per­ma­nen­te­men­te en nue­vos pro­yec­tos de me­di­cio­nes, prue­bas y pro­pues­tas por lo cual la po­bla­ción mun­dial es­tá sien­do ca­da vez más ad­ver­ti­da de los ries­gos que to­dos es­ta­mos co­rrien­do si no co­rre­gi­mos el rum­bo.

¿Qué se­ría co­rre­gir el rum­bo? To­mar mu­chas ac­cio­nes co­men­zan­do de­fi­ni­da­men­te por la prin­ci­pal, que es la re­duc­ción drás­ti­ca del uso de los com­bus­ti­bles fó­si­les apli­ca­bles a la pro­duc­ción de ener­gía en for­ma ge­ne­ral y en el uso de los trans­por­tes en par­ti­cu­lar.

De to­dos mo­dos, las du­das sub­sis­ten aún en­tre los cien­tí­fi­cos, ya que mu­chos fe­nó­me­nos vis­tos y o su­fri­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das no tie­nen aun su­fi­cien­te­men­te pro­ba­da su re­la­ción con la ac­ción del hom­bre.

Es­to úl­ti­mo nos ha­ce pen­sar que la ma­dre tie­rra es al­go muy di­fí­cil de en­ten­der ya que per­ma­nen­te­men­te nos pre­sen­ta si­tua­cio­nes im­pre­vi­si­bles.

EN LAS ÚL­TI­MAS DÉ­CA­DAS SE FUE­RON CON­SI­GUIEN­DO AVAN­CES CIEN­TÍ­FI­COS Y TEC­NO­LÓ­GI­COS QUE MEJORARON LA CA­LI­DAD DE VI­DA Y POR OTRO, HU­BO UN EMPEORAMIENTO DEL ME­DIO AM­BIEN­TE RE­FLE­JA­DO POR LA DIS­MI­NU­CIÓN DE LA CA­LI­DAD DEL AI­RE QUE RES­PI­RA­MOS O LA CON­TA­MI­NA­CIÓN DEL AGUA TE­RRES­TRE, DE LOS SUE­LOS Y LOS MA­RES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.