Se hi­zo la muer­ta pa­ra que su ex de­ja­ra de apu­ña­lar­la

Tras sa­lir del hos­pi­tal, de­cla­ró la san­car­li­na que fue ata­ca­da por su ex ma­ri­do y se sal­vó mi­la­gro­sa­men­te.

Los Andes - - Portada - Os­car Gui­llén ogui­[email protected]­san­des.com.ar

“De­jé de de­fen­der­me y le hi­ce creer que es­ta­ba muer­ta”, di­jo Pa­me­la Lu­ce­ro (26), una jo­ven ma­dre de San Car­los que, de es­ta for­ma, sal­vó su vi­da cuan­do era ata­ca­da bru­tal­men­te por su ex ma­ri­do, el 27 de di­ciem­bre pa­sa­do.

Tras pa­sar 10 días in­ter­na­da en el hos­pi­tal Sca­ra­ve­lli, re­cu­pe­rán­do­se de va­rias he­ri­das, una de las cua­les le com­pro­me­tió el hí­ga­do, la mu­jer de­cla­ró en se­de ju­di­cial y con­tó el cal­va­rio por el que pa­só des­de que se se­pa­ró, ha­ce tres años, y que ter­mi­nó en

cuan­do Da­niel Ahu­ma­da la apu­ña­ló bru­tal­men­te en una fin­ca de La Con­sul­ta.

El hom­bre fue de­te­ni­do y es­tá impu­tado por ten­ta­ti­va de fe­mi­ci­dio.

Acom­pa­ña­da por Lo­re­na Mar­tín, su abo­ga­da, la mu­jer se cons­ti­tu­yó en que­re­llan­te y de­cla­ró an­te el fis­cal Jor­ge Qui­ro­ga es­ta se­ma­na.

Le di­jo que, des­de que se se­pa­ró, fue ata­ca­da y agre­di­da por su pa­re­ja a la que de­nun­ció sie­te ve­ces. In­clu­so afir­mó que en 2017 ya la ha­bía ame­na­za­do con un cu­chi­llo, aun­que esa vez no lo de­nun­ció por mie­do.

Un ata­que sal­va­je

Se­gún Pa­me­la, el 27 de di­ciem­bre pa­sa­do, cuan­do sa­lía de tra­ba­jar, fue abor­da­da por su ex pa­re­ja, quien le di­jo que te­nía unas za­pa­ti­llas pa­ra su hi­jo de 4 años.

Se fue­ron ca­mi­nan­do jun­tos -vio­lan­do la prohi­bi­ción de acer­ca­mien­to- y co­men­zó una dis­cu­sión por­que él que­ría ir a bus­car al pe­que­ño pa­ra pa­sar jun­tos Año Nue­vo.

Ella le di­jo que no po­día acer­car­se a la ca­sa, que te­nía que en­viar a al­guien. En­ton­ces co­men­za­ron los in­sul­tos y las ame­na­zas por lo que ella se mar­chó rum­bo a su ca­sa.

En­ton­ces, el agre­sor cor­tó ca­mino por una fin­ca, es­pe­ró y la in­ter­cep­tó en un ca­lle­jón ubi­ca­do en­tre las ca­lles Jo­sé Za­pa­ta y San Mar­tín.

Siem­pre se­gún la ver­sión de la víc­ti­ma, es aquí don­de se pro­du­jo la agre­sión: el hom­bre le dio dos pu­ña­la­das en la zo­na ab­do­mi­nal, ella ca­yó y él la lle­vó ha­cia una vi­ña pa­ra ocul­tar la si­tua­ción.

“Voy a ir pre­so pe­ro vos vas a es­tar muer­ta”, le di­jo el agre­sor al tiem­po que vol­vió a apu­ña­lar­la por la es­pal­da y en el cue­llo, muy cer­ca de la aor­ta.

Ella, has­ta ese mo­men­to, tra­tó de re­sis­tir el ata­que. “De­jé de de­fen­der­me y le hi­ce creer que es­ta­ba muer­ta”, con­ta­ría lue­go la mu­jer al fis­cal. Es­ta de­ci­sión le sal­vó la vi­da por­que Ahu­ma­da se fue y ella co­mo pu­do -ha­bien­do re­ci­bi-

do 4 pu­ña­la­das y per­di­do mu­cha san­gre- sa­lió de las vi­ñas, vol­vió al ca­lle­jón y ca­mi­nó has­ta la ca­lle Vi­cen­te Za­pa­ta, don­de vol­vió a des­plo­mar­se.

Con las úl­ti­mas fuer­zas, pu­do gri­tar . Su her­ma­na que es­ta­ba en su ca­sa, es­cu­chó el pe­di­do de au­xi­lio y la so­co­rrió. Lue­go, en un au­to, la lle­va­ron a una sa­la de pri­me­ro au­xi­lios de La Con­sul­ta, des­de don­de fue de­ri­va­da al hos­pi­tal Sca­ra­ve­lli.

VÍC­TI­MA Y VIC­TI­MA­RIO. Pa­me­la de­cla­ró que su ex ma­ri­do la in­ter­cep­tó en la ca­lle y la ata­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.