Hi­tos ol­vi­da­dos en la mon­ta­ña

La cor­di­lle­ra men­do­ci­na, en el eje del Co­rre­dor Bio­ceá­ni­co o ru­ta na­cio­nal 7, no pue­de se­guir per­dien­do hi­tos. Ya lle­va cin­co años ce­rra­da la hos­te­ría de Puen­te del In­ca y aho­ra el cen­tro de es­quí Los Pe­ni­ten­tes se en­cuen­tra en li­ti­gio y sin con­ce­sión a

Los Andes - - Portada -

Ce­rra­dos o en li­ti­gio, po­cos pa­re­cen preo­cu­par­se por el fu­tu­ro de la hos­te­ría de Puen­te del In­ca y el cen­tro de es­quí Los Pe­ni­ten­tes .

Re­cien­te­men­te nos re­fe­ría­mos en es­te es­pa­cio a la ne­ce­si­dad de po­ten­ciar las vi­llas cor­di­lle­ra­nas de nues­tra zo­na de fron­te­ra con Chi­le, so­bre el eje de la ru­ta na­cio­nal 7.

De­cía­mos en­ton­ces que ha­bía que pro­veer de ser­vi­cios e in­fra­es­truc­tu­ra bá­si­ca a las dis­tin­tas lo­ca­li­da­des que se agru­pan al cos­ta­do del ca­mino in­ter­na­cio­nal, prin­ci­pal­men­te en­tre Us­pa­lla­ta y Las Cue­vas. Re­qui­si­to que es­ti­má­ba­mos ur­gen­te no so­lo por los ha­bi­tan­tes que vi­ven en esas la­ti­tu­des, sino tam­bién por la co­mo­di­dad y el dis­fru­te que de­be ofre­cer­se a los vi­si­tan­tes y via­je­ros, sean de nues­tra pro­vin­cia, de des­ti­nos na­cio­na­les o del extranjero.

Vol­ve­mos en­ton­ces a ocu­par­nos de las po­bla­cio­nes de mon­ta­ña pa­ra co­men­tar que re­sul­ta un con­tra­sen­ti­do, en aten­ción a la ofer­ta tu­rís­ti­ca que po­ten­cia Men­do­za, que la hos­te­ría de Puen­te del In­ca si­ga in­ha­bi­li­ta­da y ce­rra­da y que el cen­tro de es- quí Los Pe­ni­ten­tes no ten­ga un con­ce­sio­na­rio es­ta­ble­ci­do y por en­de tam­bién su pres­ta­ción no sea ple­na ni efec­ti­va.

La hos­te­ría ya ha­bría su­pe­ra­do los cin­co años des­de que su­frie­ra la ex­plo­sión de una de las cal­de­ras, gra­ve emer­gen­cia que afor­tu­na­da­men­te no cau­só víc­ti­mas, pe­ro de­ter­mi­nó que el es­ta­ble­ci­mien­to clau­su­ra­ra sus puer­tas y de esa ma­ne­ra se per­die­ra una pres­ta­ción gas­tro­nó­mi­ca y de per­noc­te que era muy re­que­ri­da por el via­je­ro.

No hay anun­cios de cuán­do tan pri­vi­le­gia­do lu­gar vol­ve­rá a brin­dar co­mi­das y ofre­cer ha­bi­ta­cio­nes al que via­ja a la mon­ta­ña co­mo des­tino, o que pa­sa por ahí en di­rec­ción a Chi­le o de re­gre­so del ve­cino país.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con el cen­tro de es­quí Los Pe­ni­ten­tes, has­ta ha­ce un tiem­po la me­jor ofer­ta pa­ra dis­fru­tar de los de­por­tes in­ver­na­les en la zo­na nor­te de la pro­vin­cia y tam­bién con muy bue­nas po­si­bi­li­da­des de ser usa­do y dis­fru­ta­do en el ve­rano. No es­tá ha­bi­li­ta­do a pleno, fun­cio- nan al­gu­nos es­pa­cios pa­ra co­mer, pe­ro el con­jun­to del com­ple­jo es­tá en li­ti­gio y no se sa­be si po­drá ofre­cer sus la­de­ras pa­ra los aman­tes del es­quí en el in­vierno pró­xi­mo.

Hay una de­man­da ju­di­cial pre­sen­ta­da por la fa­mi­lia Ló­pez Fru­go­ni, cons­truc­to­ra del cen­tro en 1979, con­tra me­di­das del Go­bierno pro­vin­cial que de­ter­mi­na­ron que no iba a ser pro­rro­ga­da la con­ce­sión a la em­pre­sa Los Pe­ni­ten­tes Cen­tro de Es­quí.

Si bien la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción pro­vin­cial, a tra­vés de la Sub­se­cre­ta­ría de Jus­ti­cia, to­mó po­se­sión de las ins­ta­la­cio­nes, no se ve con cla­ri­dad si en un pla­zo pru­den­te Los Pe­ni­ten­tes vol­ve­rá a tra­ba­jar co­mo en su épo­ca do­ra­da. Pa­re­ce di­fí­cil, oja­lá nos equi­vo­que­mos, y co­mo sos­tu­vo el sub­se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia, una vez que se cum­plan con me­di­das ju­di­cia­les y de in­ven­ta­rio, se pue­da otor­gar un per­mi­so de te­nen­cia pre­ca­ria que un in­ver­sio­nis­ta pri­va­do se ha­ga car­go de abrir nue­va­men­te el cen­tro.

Aun­que es otra reali­dad, el pú­bli­co es­pe­ra que se ha­gan bien las co­sas y que se adop­ten me­di­das con­du­cen­tes a la re­cu­pe­ra­ción del lu­gar, en con­di­cio­nes acep­ta­bles pa­ra el Es­ta­do y los po­ten­cia­les to­ma­do­res de la fu­tu­ra ad­mi­nis­tra­ción, imitando tal vez los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos con el Gran Ho­tel Po­tre­ri­llos.

Mien­tras tan­to, aguar­da­mos que se cui­den sus de­pen­den­cias y no se pro­duz­can ro­bos o ac­tos de van­da­lis­mo por im­pe­ri­cia o fal­ta de con­tro­les, co­mo la­men­ta­ble­men­te ocu­rrió en la hos­te­ría de Puen­te del In­ca, des­po­ja­da de mue­bles, úti­les y ma­qui­na­ria.

Se de­be pro­ce­der de ma­ne­ra efi­cien­te y rá­pi­da en la me­di­da de lo po­si­ble. De otra for­ma se­gui­re­mos ocu­pán­do­nos de la de­vas­ta­ción y aban­dono de si­tios em­ble­má­ti­cos. Son esos si­tios que otras pro­vin­cias de nues­tro país cuidan con es­pe­cial es­me­ro y apo­yan pa­ra agran­dar la cap­ta­ción de vi­si­tan­tes y sus be­ne­fi­cio­sas di­vi­sas. Es una cla­ra ma­te­ria pen­dien­te de los men­do­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.