CES 2019. Lo me­jor, lo peor y lo más cu­rio­so de la fe­ria de Las Ve­gas

Una vez más, lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía tu­vo el ám­bi­to ade­cua­do pa­ra lu­cir. En­tre la uti­li­dad y los pro­to­ti­pos, es­to fue lo más des­ta­ca­do del Consumer Electronics Show. La TV en­ro­lla­ble y la má­qui­na pa­ra pro­du­cir cer­ve­za.

Los Andes - - Opinión Tecnología - Juan Bro­der­sen Es­pe­cial

La fe­ria CES de tec­no­lo­gía 2019 tu­vo su cie­rre. Se tra­tó de un even­to ma­si­vo que tu­vo lu­gar en Las Ve­gas y por el que pa­sa­ron unas 180 mil per­so­nas, en­tre más de 4.500 com­pa­ñías que lle­na­ron la ciu­dad del jue­go du­ran­te casi una se­ma­na.

Las prin­ci­pa­les em­pre­sas hi­cie­ron ga­la de sus avan­ces, in­no­va­cio­nes e in­ten­tos por que­brar las re­glas del mer­ca­do. Pe­ro no só­lo es­tu­vie­ron Sam­sung, LG, In­tel o Phi­lips, sino tam­bién pe­que­ñas star­tups que mues­tran que con po­co se pue­de sa­lir a com­pe­tir­le a los gi­gan­tes.

Nues­tra co­ber­tu­ra es­tu­vo en las pre­sen­ta­cio­nes prin­ci­pa­les que se lle­va­ron a ca­bo en di­ver­sos ho­te­les y el LVCC (el Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Las Ve­gas, don­de es la fe­ria con los mi­les de stands).

Es­to es lo me­jor, lo peor y lo más cu­rio­so que de­jó la fe­ria.

LO ME­JOR Te­le­vi­so­res in­creí­bles, hor­nos in­te­li­gen­tes y au­ri­cu­la­res ro­bots ado­ra­bles.

Los pri­me­ros días Sam­sung y LG dis­pa­ra­ron mu­ni­ción fuer­te. Las dos em­pre­sas co­rea­nas lí­de­res en tec­no­lo­gía de pun­ta en te­le­vi­so­res y elec­tro­do­més­ti­cos pre­sen­ta­ron la TV en­ro­lla­ble, el OLED TV R (65R9) de LG, y la de 98 pul­ga­das de Sam­sung, su QLED en 8K, co­mo con­ta­mos acá.

La pregunta es qué fun­cio­na­li­dad po­dría te­ner una TV que se en­ro­lla. Pe­ro la tec­no­lo­gía es­tá dis­po­ni­ble y, en la en­tra­da del stand de LG, un set de pan­ta­llas que si­mu­la­ban dis­tin­tos es­ce­na­rios na­tu­ra­les se lle­vó to­das las mi­ra­das. Real­men­te im­pre­sio­nan­te.

Sam­sung dio a co­no­cer ade­más su pro­to­ti­po de pan­ta­lla de 280 pul­ga­das, “li­bre de re­so­lu­ción”: fun­cio­na en cual­quie­ra. Se ve in­creí­ble y se la pu­do tes­tear en el stand.

Otro de los in­ven­tos que lla­mó la aten­ción es el horno de Whirl­pool con pan­ta­lla in­te­li­gen­te. Ex­pli­can que tie­ne “reali­dad” au­men­ta­da y sir­ve pa­ra re­ci­bir pa­so a pa­so de re­ce­tas o pa­ra no abrir el horno pa­ra ver los pun­tos de coc­ción de lo que es­tá den­tro, que pue­de no lle­gar­se a ver bien.

Tam­bién pro­ba­mos los nue­vos au­ri­cu­la­res noi­se can­ce­ling de Sony (al usar­los, no se es­cu­cha ab­so­lu­ta­men­te na­da de afue­ra).

Tie­nen un sis­te­ma me­dian­te el cual, al apre­tar un au­ri­cu­lar con­tra el oí­do, se de­tie­ne la música en ca­so de que se ne­ce­si­te es­cu­char qué es­tá pa­san­do. Las can­cio­nes y el vo­lu­men se con­tro­lan con un swi­pe. Son los WH-1000XM3 Wi­re­less Noi­seCan­ce­ling.

Y en el stand de Sony tam­bién pro­ba­mos As­tro Bot, un jue­go de pla­ta­for­mas pe­ro en Reali­dad Vir­tual di­ver­ti­dí­si­mo. Sin du­das a la lista de lo me­jor del CES.

Pá­rra­fo apar­te pa­ra la Ho­me­Brew, la má­qui­na pa­ra ha­cer cer­ve­za en casa de LG que fun­cio­na co­mo una má­qui­na de ca­fé ex­pres­so.

Tam­bién hu­bo gad­gets in­tere­san­tes, aque­llos ob­je­tos pe­que­ños que nos vie­nen a fa­ci­li­tar la vi­da, de una u otra for­ma.

Hay uno pa­ra de­cir­nos qué co­mer. En ca­sos de die­tas es­pe­cia­les (no ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra ba­jar de pe­so), es­ta apli­ca­ción su­gie­re, con só­lo so­plar so­bre un dis­po­si­ti­vo, qué nu­trien­tes es­tán fal­tan­do. ¿O so­bran­do?.

Den­tro del seg­men­to ro­bots, por lo bien he­cho que es­tá, hay que dar­le el premio a Lo­vot: un ro­bot “pa­ra cu­rar la so­le­dad”. Ex­tra­ña idea, pe­ro es ab­so­lu­ta­men­te irre­sis­ti­ble.

Y tam­bién Ai­bo, el pe­rri­to ro­bot de Sony que ya co­no­cía­mos que vol­vió re­car­ga­do.

LO PEOR Una app que avi­sa cuán­do hay que cam­biar pa­ña­les y has­ta un inodo­ro “in­te­li­gen­te” de 6 mil dó­la­res.

No to­do es in­no­va­ción útil en el CES, cla­ro. Den­tro de lo peor hu­bo un dis­po­si­ti­vo que es, bá­si­ca­men­te, un ex­trac­tor de co­ci­na con un te­le­vi­sor. Pa­ra ver Net­flix mien­tras se co­ci­na en lu­gar de mi­rar por dón­de es­tá ba­jan­do el cu­chi­llo cuan­do se cor­ta una ce­bo­lla.

No pa­re­ce del to­do se­gu­ro, ade­más, te­ner to­do un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co en­ci­ma de las hor­na­llas.

Tam­bién hay un dis­po­si­ti­vo que avi­sa cuán­do cam­biar los pa­ña­les. Co­mo si tal co­sa fue­se ne­ce­sa­ria.

Y, sin du­das, el más in­ne­ce­sa­rio pa­re­ce ser un “inodo­ro in­te­li­gen­te”. El Koh­ler Nu­mi 2.0 vie­ne con Ale­xa in­cor­po­ra­do pa­ra “ha­blar­le”.

LO MÁS CU­RIO­SO Re­tro­ga­ming, cal­zon­ci­llos pa­ra lap­tops y el ce­lu­lar ple­ga­ble

Di­gá­mos­lo sin vuel­tas: to­dos apo­ya­mos nues­tras lap­tops so­bre nues­tros re­ga­zos. Y no siem­pre te­ne­mos los pan­ta­lo­nes pues­tos. Se sa­be que es­to pue­de ser tre­men­da­men­te per­ju­di­cial pa­ra la fer­ti­li­dad mas­cu­li­na y por eso la mar­ca Spar­tan di­se­ñó unos cal­zon­ci­llos pa­ra po­der co­lo­car la lap­top so­bre la ro­pa in­te­rior sin que eso afec­te a la sa­lud. ¿Ra­ro? Sí. ¿Útil? Tam­bién.

La al­moha­da ro­bó­ti­ca de Som­nox fue otro de los in­ven­tos cu­rio­sos que se pre­sen­ta­ron. Entra en la ca­te­go­ría de “ayu­da te­ra­péu­ti­ca” pa­ra dor­mir y lo que ha­ce es re­pli­car las sen­sa­cio­nes que ge­ne­ran abra­zar a un hu­mano.

Es, a fin de cuen­tas, un al­moha­dón con sen­so­res y un sis­te­ma me­cá­ni­co que lo ha­ce mo­ver­se. Es una idea ex­tra­ña pe­ro se sien­te bien al tac­to.

Al­go que fue muy lla­ma­ti­vo fue el te­ma ga­ming. Por lo ge­ne­ral, el CES no sue­le ser el lu­gar más fuer­te en es­te ru­bro (aun­que pue­de ocu­rrir que ha­ya anun­cios im­por­tan­tes, co­mo los de Nvi­dia y de AMD), pe­ro lo que fue tre­men­da­men­te lla­ma­ti­vo fue el enor­me lu­gar pa­ra el re­tro­ga­ming: los vi­deo­jue­gos vie­jos.

Pa­ra de­jar de pen­sar en la hi­per­rea­li­dad de los grá­fi­cos ac­tua­les: una fe­ria de lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía tam­bién pue­de traer una nue­va for­ma de ju­gar al Pac-Man o al Te­tris. Den­tro del ru­bro de las compu­tado­ras, Gi­gaby­te pre­sen­tó un ser­ver en­fria­do com­ple­ta­men­te con lí­qui­do. Se tra­ta de un fluí­do que no es con­duc­tor de la elec­tri­ci­dad y que per­mi­te a sis­te­mas tre­men­da­men­te po­ten­tes en­friar­se. Tam­bién se pu­do ver el Fle­xiPai de la com­pa­ñía chi­na Ro­yo­le, un ce­lu­lar que se plie­ga y cu­ya fun­ción no se en­tien­de del to­do, pe­ro no de­ja de ser una tec­no­lo­gía atrac­ti­va. Sam­sung, de he­cho, lo pre­sen­tó el año pa­sa­do, pe­ro nun­ca lo lan­zó.

Un año más, el CES de­mos­tró que Las Ve­gas pue­de ser ex­tra­va­gan­te con sus do­bles de El­vis, sus ca­si­nos la­be­rín­ti­cos y las re­crea­cio­nes de Ve­ne­cia o la To­rre Eif­fel. Pe­ro que con los in­ven­tos de las gran­des com­pa­ñías y las star­tups, la ciu­dad pue­de ser mu­chí­si­mo más bi­za­rra aún.

Las Ve­gas pue­de ser ex­tra­va­gan­te con sus ca­si­nos y re­crea­cio­nes. Pe­ro con los in­ven­tos de las gran­des fir­mas mun­dia­les, pue­de ser una ciu­dad mu­cho más bi­za­rra aún.

VE­LO­CI­DAD MÁ­XI­MA. El Hyun­dai Ele­va­te, otra de las gran­des atrac­cio­nes de la mues­tra.

UN PE­RRO ELEC­TRÓ­NI­CO. El stand de Sony irra­dió ter­nu­ra en­tre los cu­rio­sos que se acer­ca­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.