Re­cla­mo de ins­ti­tu­tos que asis­ten a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad

Las en­ti­da­des arras­tran fal­ta de pa­go des­de ha­ce años por par­te de las pres­ta­do­ras, por lo que se en­deu­dan o li­mi­tan ser­vi­cios. Preo­cu­pa­ción de fa­mi­lia­res.

Los Andes - - Portada - Ve­ró­ni­ca De Vi­ta vde­vi­[email protected]­san­des.com.ar

Las deu­das de las obras so­cia­les han pues­to en una di­fí­cil si­tua­ción fi­nan­cie­ra a los ins­ti­tu­tos que asis­ten a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. A es­to se su­ma la fal­ta de ac­tua­li­za­ción de lo que per­ci­ben por es­tos ser­vi­cios. La voz de aler­ta sur­gió en el IRID, a quien le adeu­dan 16 mi­llo­nes de pe­sos, pe­ro tam­bién afec­ta al Na­ran­ji­to y el res­to de los ins­ti­tu­tos.

Ins­ti­tu­tos que pres­tan ser­vi­cios de sa­lud y asis­ten­cia a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad atra­vie­san una si­tua­ción fi­nan­cie­ra crí­ti­ca y por ello ven afec­ta­dos sus ser­vi­cios o de­ben ape­lar a es­tra­te­gias de “su­per­vi­ven­cia” pa­ra evi­tar­lo.

Es­to se de­be fun­da­men­tal­men­te al atra­so en el pa­go de las pres­ta­cio­nes por par­te de las obras so­cia­les -lo que ya lle­va va­rios me­ses- y a la fal­ta de ac­tua­li­za­ción de los va­lo­res que re­ci­ben por los ser­vi­cios.

Mar­ti­na (14 años) es hi­poa­cú­si­ca, no pue­de ha­blar y ade­más tie­ne pa­rá­li­sis ce­re­bral que afec­ta su mo­vi­li­dad del la­do iz­quier­do. Des­de co­mien­zos de año le qui­ta­ron una de las dos se­sio­nes se­ma­na­les de fo­no­au­dio­lo­gía que re­ci­be en el Irid (Ins­ti­tu­to Reha­bi­li­ta­ción e In­te­gra­ción del Dis­ca­pa­ci­ta­do de Ri­va­da­via). Su ma­dre, Sil­via Par­do, ase­gu­ró a Los An­des que es­to la afec­ta ya que sus apren­di­za­jes ne­ce­si­tan prác­ti­ca per­ma­nen­te.

“Tie­ne un im­plan­te co­clear pe­ro si no re­ci­be es­ti­mu­la­ción no po­drá es­cu­char. Has­ta ju­nio no tu­vo la fo­no­au­dio­lo­gía fun­da­men­tal pa­ra su diag­nós­ti­co”, con­tó la mu­jer.

Men­cio­nó que es­ta mis­ma si­tua­ción afec­ta a prác­ti­ca­men­te to­dos los de­más chi­cos (172), que asis­ten a es­te cen­tro úni­co en to­do el Es­te men­do­cino, que ade­más de­ta­lló que es­ti­pu­la en el con­tra­to que no se pue­de bus­car asis­ten­cia pa­ra­le­la. Di­jo que la aten­ción co­men­zó a re­sen­tir­se ha­ce dos años pe­ro se agra­vó en 2019.

Su­ce­de que los pro­fe­sio­na­les y em­plea­dos re­nun­cian, y de­ben lla­mar a otros, lo que im­pli­ca una di­fí­cil readap­ta­ción. Des­ta­có que pa­ra re­ci­bir tra­ta­mien­to se acu­de va­rias ho­ras por se­ma­na, por lo que se ge­ne­ra un víncu­lo con la en­ti­dad. Por otra par­te sub­ra­yó: “es la úni­ca ins­ti­tu­ción en su ti­po en la zo­na Es­te. Ima­gi­na­te lo que se­ría que ce­rra­ra, hay otras pe­ro muy chi­qui­tas; es­ta es gran­de, mo­der­na, ac­tua­li­za­da, con mu­cho ma­te­rial pa­ra tra­ba­jar, buen man­te­ni­mien­to, es una idea ex­ce­len­te y bien pen­sa­da”.

La preo­cu­pa­ción los lle­vó a ha­cer un abra­zo so­li­da­rio al edi­fi­cio el jue­ves pa­sa­do.

Atra­sos

El pre­si­den­te del ins­ti­tu­to, Lean­dro Gar­gan­ti­ni, acep­tó que el atra­so en los pa­gos por par­te de las pres­ta­do­ras de sa­lud les ha im­pe­di­do pa­gar los suel­dos ade­cua­da­men­te y que por ello, pro­fe­sio­na­les que ve­nían de zo­nas ale­ja­das de­ja­ron de asis­tir.

“La ma­yo­ría de las obras so­cia­les em­pe­za­ron a de­jar de pa­gar ha­ce cin­co me­ses, aho­ra por las ges­tio­nes al­gu­nas es­tán pa­gan­do”, se­ña­ló. Las es­pe­cia­li­da­des más afec­ta­das son Fo­no­au­dio­lo­gía, Ki­ne­sio­lo­gía y Te­ra­pia Ocu­pa­cio­nal.

De­ta­lló que la deu­da as­cien­de a $ 16.000.000por par­te de 33 obras so­cia­les. In­cluir Sa­lud es la que más les de­be, se­gún men­cio­nó, y se tra­ta de $ 9.000.000, ade­más de fac­tu­ras com­ple­men­ta­rias des­de 2015. En tan­to Osep, la obra de los em­plea­dos pú­bli­cos de Mendoza, de­bía $ 5.000.000 y aca­ba de pa­gar $ 1.300.000 de ellos.

Juan Ma­nuel Gar­cía, ti­tu­lar de In­cluir Sa­lud Mendoza, di­jo que en el ca­so de es­ta ins­ti­tu­ción los re­cla­mos son a In­cluir Sa­lud Na­ción, y que lo que a es­ta ofi­ci­na com­pe­te es­tán al día.

Es el mis­mo ca­so de otras or­ga­ni­za­cio­nes que re­cla­man por pa­gos an­ti­guos o des­cuen­tos que con­si­de­ran no co­rres­pon­día que se hi­cie­ran. “Se ha pa­ga­do has­ta ma­yo, lo que re­cla­man es una deu­da an­te­rior que nun­ca pu­die­ron acor­dar y es­tán en ese in­trín­gu­lis, es­ta se­ma­na man­da­ron di­ne­ro de com­pen­sa­ción del año 2018 y en es­tos días en­via­rán otra par­te”, ex­pli­có.

Pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do

Otros con­sul­ta­dos de­ja­ron en­tre­ver que se tra­ta de al­go que afec­ta a mu­chas ins­ti­tu­cio­nes. Una de ellas es el Ins­ti­tu­to Te­ra­péu­ti­co Na­ran­ji­to, des­de don­de ase­gu­ran que ape­lan a di­fe­ren­tes es­tra­te­gias pa­ra cum­plir con los pa­gos esen­cia­les.

“Lo más gra­ve es que no po­de­mos pa­gar los suel­dos ni los im­pues­tos y es­ta­mos ha­cien­do ma­la­ba­res con los pro­vee­do­res”, des­ta­có Gus­ta­vo Kretsch­mar, di­rec­tor de es­ta or­ga­ni­za­ción que tie­ne 30 años y quien ade­más es vo­cal de la Aso­cia­ción de Ins­ti­tu­tos Especiales Ar­gen­ti­nos.

Ad­vir­tió que la si­tua­ción es caó­ti­ca en to­do el país, y opi­nó: “Hay un aban­dono por par­te de la ges­tión es­tos úl­ti­mos dos años de la aten­ción pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”.

Men­cio­nó que esa aten­ción es una po­lí­ti­ca de Es­ta­do des­de el año 1996 a par­tir de la ley 24.901. Sin em­bar­go, “lo que ha ve­ni­do ocu­rrien­do sis­te­má­ti­ca­men­te des­de 2016 es que el sis­te­ma se ha de­ja­do de fi­nan­ciar, el pro­gra­ma es­tá des­fi­nan­cia­do en es­te mo­men­to”, des­ta­có.

Di­jo que las es­ti­ma­cio­nes apun­tan a que son al­re­de­dor de 35 mil las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad que de­pen­den del sis­te­ma pú­bli­co y con­si­de­ró que cu­brir­lo es al­go ín­fi­mo pa­ra el pre­su­pues­to to­tal. Agre­gó que In­cluir Sa­lud no ha pa­ga­do des­de abril.

Co­men­tó ade­más que en la es­truc­tu­ra de cos­tos 70% se lo lle­va la ma­sa sa­la­rial, la cual ha te­ni­do in­cre­men­tos por en­ci­ma de lo que au­men­tó el va­lor de las pres­ta­cio­nes, lo mis­mo que su­ce­de con el res­to, de la mano de la in­fla­ción.

En tan­to, Juan Car­los Gon­zá­lez Ol­si­na, de­fen­sor de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad re­co­no­ció que hay una si­tua­ción crí­ti­ca y que efec­ti­va­men­te los úl­ti­mos me­ses han re­ci­bi­do más re­cla­mos por fal­ta de pres­ta­ción de ser­vi­cios. De to­das for­mas, se­ña­ló que es­to es una pe­que­ña mues­tra por­que las ins­ti­tu­cio­nes no quie­ren de­jar de pres­tar los ser­vi­cios y por ello ape­lan a sos­te­ner­los co­mo pue­den.

De­ta­lló que 54% de los re­cla­mos en la de­fen­so­ría son por co­ber­tu­ras de sa­lud y que es­te no es un pro­ble­ma nue­vo.

GUS­TA­VO ROGÉ / LOS AN­DES

NA­RAN­JI­TO. Uno de los ins­ti­tuos mo­de­lo de Mendoza es­tá con di­fi­cul­ta­des pa­ra pa­gar suel­dos e im­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.